miércoles, 24 de abril de 2024

Y no aparece el podio

Los judocas cubanos no han encontrado el camino en el Campeonato Mundial, pero… les pasa también a campeones mundiales...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 30/08/2019
0 comentarios
Iván Silva
Iván Silva ha sido lo mejor por los cubanos, con su séptimo lugar

No son agradables las noticias que han estado llegando desde Tokio. Los judocas cubanos, cinco días después, no habían encontrado el camino hacia las medallas en el Campeonato Mundial. Pero sonemos las alarmas solo a mitad de su volumen. Eso mismo le ha ocurrido incluso a campeones mundiales. Ah… y seamos optimistas: todavía nos quedan tres balas (Kaliema Antomarchi, Andy Granda y la súper laureada Idalys Ortiz).

Y, sin demora, para entenderlo todo mejor, debemos recordar que en Japón tienen 13 horas más que en Cuba…

En los primeros días de lo ocurrido sobre los dos tatamis montados en el Nippon Budokan las preocupaciones resultaron incluso mayores porque fueron eliminados en su combate inicial los primeros tres primeros cubanos que pudieron competir (hubo una, como veremos más adelante, que no pudo hacerlo). Y eso, sin alarmismos, era algo tan llamativo como sorprendente.

Estamos hablando de un Campeonato Mundial en el que se reunieron récords de 841 judocas de 147 naciones.

Ah… en el Nippon Budokan se pueden reunir con facilidad unos 10 mil aficionados, muy conocedores, algo muy lógico si tenemos en cuenta que los japoneses fueron los inventores del judo, y el país con los mejores resultados.

MALAS NOTICIAS

La primera señal de que le habíamos entrado con el pie izquierdo se evidenció el domingo: Vanessa Godínez (división de los 48 kilogramos) no pudo competir debido a una fuerte gripe le impidió hacer el peso.

El lunes Osniel Solís (66), un poco aunque sea de forma indirecta con la misión de enterrar la gripe de Godínez, no sobrevivió en su primer combate, y cayó por Ippon ante el chino Duanbien, quien le pegó la espalda al tatami a los 2:14 minutos.

¿Podrá ser diferente el martes, como era de esperar, con un hombre como Magdiel Estrada (73), campeón en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015 y en los de Lima 2019? Bueno, podría pensarse así. Pero con los pies sobre la tierra. Sin olvidar que tiene asignaturas pendientes en los campeonatos mundiales. Y esa deuda no la pudo resolver en el de Tokio 2019, antesala de la celebración ahí de los Juegos Olímpicos 2020.

Es verdad que dio pelea contra Behruzi Khojazoda, de Tayikistán: el desenlace llegó por tres amonestaciones a una (shidos), en Regla de Oro, al no tener decisión el combate en el tiempo reglamentario, y cuando el reloj marcaba ya 7:14 minutos.

Un par de curiosidades a propósito de lo que acabamos de escribir dos párrafos atrás: en el Nippon Budokan se celebraron las competencias de judo de los Juegos Olímpicos de Tokio 1964. Y esa fue la primera vez que en ese tipo de citas hubo ippones.

LOS OTROS

No fue muy diferente la suerte el miércoles de Maylín del Toro (63), quien había dicho que viajó hasta el Sol Naciente buscando una medalla, la cual también le quedó pendiente. La campeona de los Juegos Panamericanos de Lima 2019 (26 de julio-11 de agosto) sufrió un revés sorpresivo ante la israelita Gili Sharir.

La mayor probabilidad cubana hasta ese momento llegó el jueves. Al tatami iba a entrar Iván Silva (90), subcampeón mundial en Bakú 2018. Y claro que con menos chaces lo haría también Onix Cortés (70), medallista de bronce en el mundial de Chelíabinsk 2014.

¿Podría Silva volver a repetir su presencia en el podio, y alejar un poco el fantasma que ha rondado a los judocas cubanos en Tokio? No fue así: pese a mostrarse bien hasta cuartos de final, con tres victorias, no pudo concretar sus deseos y terminó séptimo. Lo detuvo ahí el japonés Schoichiro Mukai, en definitiva subcampeón, vencido por el holandés Noël van´tEnd.

Cortés perdió en su segunda presentación, contra la holandesa Sanne van DjIjke, a quien había derrotado hace cuatro años, en el único combate que las puso frente a frente hasta este jueves. La europea al final no pudo incluirse en un podio liderado por la francesa Marie Eve Gahié, y en el que hubo otra gala con medalla: Margaux Pinot (bronce). Ah… ¡y ninguna japonesa!

No se olvida, y en ello existe una base científica, que se pudiera alegar que la preparación de nuestros judocas estuvo dirigida a que alcanzaran el punto más alto en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 (26 julio-11 de agosto). Pero siempre se debe tratar de mirar más lejos. Y no quedarnos nada más ahí.

Vamos a recordarlo. Nos quedan tres balas entre viernes (Kaliema Antomarchi) y sábado (Kaliema Antomarchi, Andy Granda e Idalys Ortiz), sin olvidar la competencia por equipos del domingo. Y hasta quienes no saben de judo saben muy bien que los reflectores enfocarán a Idalys Ortiz.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos