lunes, 22 de abril de 2024

¿Volvemos a escribir de un tirador campeón olímpico?

El cubano Leuris Pupo merece otro acercamiento...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 14/10/2016
0 comentarios

El ajetreo periodístico, incluido el cúmulo de noticias o de temas, dejó pendientes estas líneas. El primer capítulo lo habíamos empezado con un anuncio publicado aquí en Cubahora (La pistola de Pupo vuelve a disparar). Hoy queremos cerrarlo…

Y deseamos comenzar escribiendo que no siempre, por muy bueno que sea el tirador, “donde se pone el ojo se pone la bala”. Eso le ocurrió ahora al cubano Leuris Pupo, campeón olímpico en Londres 2012, en la final de la Copa del Mundo, celebrada en la ciudad de Bolonia (en italiano Bologna).

Quizás no pueda considerarse pálido su desempeño, noveno lugar entre 12 tiradores, por la altísima calidad de los rivales reunidos. Pero no es algo que en realidad deja conforme a un campeón olímpico. Un recordatorio: se trató del momento supremo del circuito antes mencionado.

Antes de seguir camino sobre la pantalla, valga otro recordatorio: Pupo terminó quinto hace unas semanas en los Juegos Olímpicos de Río 2016 (del 5 al 21 de agosto). Ese resultado fue considerado como muy bueno por la prensa, porque no llegó igual que en Londres 2012. Habían existido dificultades con su preparación. Pero él no creyó en justificaciones: “Me faltó concentración”, dijo.

FUERA DE LOS FINALISTAS

En Bolonia, el holguinero disparó en el evento de pistola tiro rápido 25 metros, junto a, como ya escribimos, otros 11 competidores. Y sus 579 puntos, como es lógico, no le alcanzaron. Lo decimos porque… ¡quedó fuera de incluirse entre los seis finalistas! La primera fase lo dejó con 290. Y la segunda bajó a 289.

La sonrisa mayor la pudo esbozar, con una final de 34 disparos validados, el alemán Christian Reitz, campeón también en los Juegos Olímpicos de Río 2016, quien sí lleva dos meses cumpliendo eso de que “donde pone el ojo pone la bala”.

Esa faena de los 34 de Reitz dejó en plata a los 31 del chino Yuehong Li, quien había finalizado en la urbe brasileña con bronce. Ahora la de bronce terminó en el cuello del ruso Alexei Klimov (26). Los otros tres finalistas resultaron el chino Fusheng Zhang (22), el italiano Riccardo Mazzetti (17) y el español Jorge Llames (11).
Vamos a seguir disparando ahora un poco más junto a nuestro compatriota…

SE PUEDE

¿Quiere recordar el lector como disparó en los dos últimos Juegos Olímpicos? En Río 2016 lo hizo para 583 (290 y 293) con lo cual finalizó quinto. En Londres 2012: 293 (99-98-96) en la clasificatoria, lo que lo dejó segundo en ese momento. Luego acumuló 586, y en la final por el título 34 (3-5-5-5-4-4-4-4), récord olímpico y mundial.

Y hablando de Juegos Olímpicos: los de Río 2016 parece que no serán los últimos para él, pues ha anunciado que esperara disparar en los de Tokio 2020, entonces con solo 38 años de edad (luego vamos a explicar eso de “solo 38 años de edad”).

Es por esa noticia, de que pretende disparar también en la capital nipona, que nos parece bueno detenernos en algunos detalles importantes sobre él y las llamadas citas de los cinco aros.

El ahora capitalino, pues vive cerca de la redacción de Cubahora, situada a unas tres cuadras de la Plaza de la Revolución, ha participado en cinco Juegos Olímpicos, honor que comparte con la exjudoca Driulis González, ganadora en ellos de cuatro medallas (una de oro, una de plata, dos de bronce). El rey en ese tema de la longevidad entre los cubanos es el también tirador Guillermo Alfredo Torres, de skeet, quien acumula… ¡seis participaciones!

Queremos recordar que, antes de convertirse en campeón olímpico, el crecimiento de Leuris Pupo había ido en ascenso: noveno en Sídney 2000, octavo en Atenas 2004, séptimo en Beijing 2008, primero en Londres 2012… Y recordar también que su quinto lugar ahora en los de Río 2016 lo mantuvo en la élite del tiro.

Vamos a aportar tres elementos, entre varios, que seguro le levantan el ánimo ante los duros retos del deporte…

Uno: Su compañero Guillermo Alfredo Torres dice que quiere disparar en Tokio 2020… ¡con 61 años de edad!

Dos: El deportista de más participaciones es el canadiense Ian Millar, de equitación, quien tiene diez citas, que podían haber sido ya doce, de no haber sido por el boicot de su país a los de Moscú 1980, y porque antes de Río 2016 hubo que operar a su yegua.

Tres: Un buen ejemplo le llega del propio tiro. El sueco Oscar Swahn es el campeón olímpico que compitió con más edad (64 años), cuando ganó en Estocolmo 1912. Hay más: es también el medallista de más edad: plata en Amberes 1920 (72 años). Y el participante de más edad que haya competido en unos Juegos Olímpicos (72).
¿Entonces? ¡Suerte para Guillermo Alfredo Torres y para Leuris Pupo!


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos