viernes, 1 de marzo de 2024

Voleibol cubano: la peor Liga Mundial de su historia

La selección nacional cubana de voleibol concluyó en la última posición de su grupo, con el peor resultado de su historia: apenas un triunfo y nueve fracasos…

Miguel Ernesto Gómez Masjuán en Exclusivo 07/07/2013
5 comentarios
Liga Mundial voleibol
El experimentado director Samuels tuvo su peor resultado al frente de la selección nacional.

La selección nacional cubana de voleibol terminó su participación en la  XXIV edición de la Liga Mundial de la misma forma en que comenzó: con una derrota en el Coliseo de la Ciudad Deportiva. Cinco semanas atrás, los reveses frente a Serbia mostraron las enormes deficiencias del equipo; aunque, en ese momento, quedaba abierta alguna esperanza de recuperación; sin embargo, los fracasos ante Irán terminaron por sepultar al sexteto en la última posición del grupo B, con un pobrísimo récord de un triunfo y nueve derrotas. Esta ha sido la peor actuación cubana en sus 23 participaciones en el torneo.

Mucho antes de que se produjera el primer saque en la Liga Mundial 2013, las expectativas por la participación cubana en el certamen habían disminuido, debido a la ausencia en la nómina de su principal jugador, Wilfredo León, quien solicitó la baja. Además, el sorteo colocó a Cuba en la agrupación más difícil, la B, junto al campeón olímpico, Rusia y equipos con una gran tradición, como Serbia e Italia.

No obstante, los cubanos habían conquistado la medalla de bronce en la pasada edición de la Liga y, aunque pocos esperaban que concluyeran entre las dos primeras posiciones y, por tanto, alcanzaran un boleto a la final en Argentina, sí parecía posible luchar por sobrepasar a Irán y Alemania.

En el debut, la selección nacional cayó en los dos partidos frente a Serbia, en ambas ocasiones 3 sets por 1. Era un mal inicio; pero, al menos, hubo cierta resistencia ante un rival superior. Entonces vino el periplo europeo y allí la selección mostró su peor rostro. La primera parada fue en Italia y en los dos desafíos el dominio de los locales resultó absoluto; aunque lo peor estaba por venir. Una semana más tarde, los cubanos viajaron a Alemania y en el partido inaugural quedaron en ridículo, al ceder de una manera aplastante.

Nunca antes un equipo nacional—ni siquiera en la época gris entre 2002 y 2004—había perdido seis partidos consecutivos. En el regreso a la Ciudad Deportiva, la debacle continuó frente a Rusia que triunfó en tres parciales. Al día siguiente se produjo una agradable sorpresa: la selección jugó muy inspirada, cometió menos errores y aprovechó, quizás, la subestimación de los monarcas olímpicos para obtener su primera y única victoria en la Liga.

Quedaba solo un rival más y la esperanza era derrotar en los dos partidos a Irán y acumular los puntos suficientes para abandonar la última posición. En el desafío inaugural, los cubanos tuvieron una cómoda ventaja de 2 sets por 0; sin embargo, cedieron toda la iniciativa y los iraníes, conducidos por un entrenador tan exitoso como Julio Velasco, levantaron su nivel, hasta vencer en el quinto parcial.

En la despedida, nuevamente el equipo tomó la delantera; pero los visitantes volvieron a remontar y alcanzaron la victoria, en cuatro sets. Así concluyó la participación cubana en la Liga, con un récord de 1 y 9, con apenas 4 puntos, el peor balance en su historia, porque deja atrás el 2 y 10 de la edición de 2002. La sexta plaza también tendrá consecuencias para la ubicación en la próxima Liga, ya que Cuba jugaría en el grupo C, en el que compiten los sextetos de menos posibilidades.

Los resultados fueron decepcionantes; aunque, quizás, todos coincidan con un criterio recurrente a lo largo de todo el siglo XXI: la selección nacional tiene a jugadores muy talentosos, desde el central David Fiel quien todavía no cumple los 20 años, hasta el atacador opuesto Yordan Bisset, de 19. No sería arriesgado predecir que, con un poco más de tiempo, el director Orlando Samuels volvería a tener en sus manos a un equipo muy competitivo; pero, como también sabemos, esto se ha escrito en múltiples ocasiones durante la pasada década y las salidas de voleibolistas hacia diferentes partes del mundo han roto con la continuidad del trabajo.

¿Cómo mejorar la calidad del voleibol cubano y aprovechar todo el talento formado en el país? Esta es la pregunta que deben responder, cuanto antes, las autoridades deportivas.


Compartir

Miguel Ernesto Gómez Masjuán

Se han publicado 5 comentarios


Idira
 11/8/14 17:06

Es cierto que se pierden talentos por falta de juego, cuando los atletas son muy jóvenes como los tenemos hoy en día en nuestra selección nacional, se inspiran con el juego así ven donde están sus fallas técnicamente y se preparan para cualquier competencia nacional e internacional, pero sin fogueo, sin topes internacionales, no se eleva la calidad del voleibol, tanto en el femenino como en el masculino, claro que cuando tienen la oportunidad de salir al extranjero están como cohibidos porque no están preparados sicológicamente al nivel del voli internacional, a todos nos gusta ver los topes y competencias nacionales e internacionales, ver un buen partido, pero para ello hay que prepararlos como se debe y darles más atención para que alcancen un rendimiento optimo para alegría de todos los cubanos.

 

jerzy
 10/7/13 21:07

De traidoresa no tienen nada solo que los tiempos han cambiado y se niegan hacer lo que todos hacen,juegas en el equipo cualquiera pero regresan a sus selecciones a competir por su pais,eso se hace a nivel mundial,solo nosotros nos negamos a admitirlo,Gamoga compitindo en otro equipo pero en olimpiadas va al suyo,a su selecion nacional,si no entendemos esto y se sacan buenas decisiones estamos perdidos nunca vi distintos paises con atletas foraneo y nadie le dice traidor.

Javier
 8/7/13 14:02

Ya va siendo hora de analizar leyes y medidas arcaicas. Cada dia son mas frecuentes las deserciones y cada dia son mas los que se resisten a llamarles traidores a los muchachos que toman esas decisiones.

Iroh
 8/7/13 8:11

Buen comentario, pero el volibol cubana sera presa una y otra ves de las salidas del equipo por razones que lejos de ser politicas o deportivas nunca conoceremos, mucho silencio. Por otra parte en el lugar del mundo que quizas existan mas dudas sobre la calidad del voleibol cubano sea en nuestra isla, que solo vemos a la selecion derrotada en nuestro propio Coliseo por un Iran que ha mejorado enormemente su juego pero no debe ser rival de consideración para nuestros muchachos. Nuestro voleibol es grande, el otrora central cubano Roberlandi Simon fue subcampeon de la Champions Europea y adivinen quien fue campeon, Juantorena, y asi nombres de quienes integraron la selecion nacional y luego desaparecieron son de los mejores en los mejores clubs del mundo. Nada que ayer vimos a Despigne en Mexico, ojala ver algun dia un resumen de la MLB donde no quiten las exelentes actuaciones de los cubanos. nosotyros los fanaticos, o al menos uno de ellos, seguire(mos) pidiendo ver a NUESTROS atletas, esten donde esten seguiran siendo, como nosotros, CUBANOS

Pan con timba
 7/7/13 10:16

Cambiar TODO lo que debe ser cambiado es una de las frases que enuncia el concepto de REVOLUCIÓN. Me disculpan todos pero en ese bello concepto proclamado por el Cdte Fidel no se enuncia ni de manera implicita ni explícita a qúe velocidad deben hacerse esos "cambios". Mi preocupación es que cuando alguien se de cuenta de que hay que hacer cambios ya sea demasiado tarde.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos