sábado, 20 de abril de 2024

Vives vivió el torneo Sub 21 de voleibol

El estratega prepara la formación de mayores en pos de obtener en la copa panamericana un visado para la Liga Mundial 2018...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 16/07/2017
0 comentarios
Sub 21 de voleibol
Nicolás Vives, Director Técnico del equipo.

El resultado del quehacer de la Federación Cubana de Voleibol  (FCV) responde a una frase evocada por Einstein y confirmada por la práctica: “La lógica te llevará de la letra A hasta al Z. Pero la imaginación te conducirá  hasta donde tú quieras. Y es así. Tras unas campañas de censurados alcances, tres seleccionados de varones clasificaron para las justas mundiales de sus respectivas categorías.

Los menores de 21 años (Sub-21) compitieron, del 23 al 3 de julio, en la República Checa y lograron la medalla de plata. Ahora una parte de esos jovencitos, unidos a otros de mayor edad, asistirán a la Copa Panamericana, cita que otorgará trasbordos para la Liga Mundial (LMV) de 2018. Y luego, entre el 18 y el 27 de agosto, concurrirán a sus respectivas lides las formaciones Sud-19 y 23. El primero evento tendrá como escenario a Bahréin. El segundo, a Egipto.

Nicolás Vives el estratega de la formación que ganó la medalla de plata en el evento celebrado en la nación centroeuropea, dirigirá al elenco que viajará a Canadá para garantizar la participación en el certamen instaurado; y en el cual nuestro país figura como uno de sus pocos campeones.

Vives, y un numeroso grupo de voleibolistas,  empezaron el ajetreo algunas horas de llegar a la capital cubana procedente del Viejo Continente, porque la justa que se aproxima exige un alto rigor. Allí coincidirán con los seleccionados de Estados Unidos, Brasil y los anfitriones, adversarios que demostraron, pese a cierta  restructuración de sus nóminas, su valía en la pasada LMV que lideró, por segunda vez, Francia. 

Luego de una ejercitación doble (la temperatura superaba los 40 grados en la sala) Vives aceptó detallar cómo vivió las jornadas en la nación checa.

-¿Buena vibra en el equipo?

-“Sí, los muchachos mostraban bastante alegría desde antes de partir. Y eso se reflejó muchísimo en los juegos. La adolescencia es complicada, pero la mejor fórmula es entender al chico que atraviesa por esa etapa. Yo jugué y me identifico con muchas cosas de su comportamiento. Conversamos y estamos de acuerdo en rescatar los altos niveles de agresividad de los voleibolistas cubanos de otros ciclos, porque esa  cualidad nos brindará constantemente triunfos y  el divorcio de las amarguras, situación que destruye a los equipos”.

-¿Por qué el buen desempeño en los tiek break?

-Por el momento, jugaremos pocos choques con una extensión de tres parciales. Eso responde a nuestra capacidad. Hasta las victorias ocurrirán en cinco sets. Por supuesto nos ayuda a vulnerar ese reto la preparación física. Pero solo evadiremos esa situación si  desarrollamos más los fundamentos técnicos. Solo así ganaremos con facilidad.

“En medio de la competencia nos percatamos que algunos muchachos crecieron en cuanto al control del saque, la calidad del ataque, el trabajo con las manos en el bloqueo. Y todos se convencieron de que pueden jugar con alta eficiencia ante rivales bien preparados. “Los pronósticos conservadores eran finalizar en el octavo lugar. En la conferencia de prensa inicial descubrí a la prensa internacional las intenciones del colectivo. les dije a los periodistas presentes que teníamos el propósito de obtener una medalla. Pese a las limitaciones, nuestra filosofía será ocupar uno de los tres destacados puestos”.

-¿Aumentó del nivel en la ejecución del k-2?

-“Claro que sí. Ya los jugadores entienden mejor nuestra exigencia en ese tema. Para nuestros alumnos es muy difícil defender con rigor. Pero allá observaron que marcaban cuando lograban un buen rendimiento en ese sentido la diferencia. Y se distanciaban, empataban u obteníamos la victoria”.

-¿Lo mejor a mejorar y los peor a erradicar?

-“Aumentar el nivel de la recepción y la defensa para lograr más resultados positivos en el ataque.  Lo peor, aprender a escuchar las orientaciones de los técnicos y las que se produzcan entre ellos durante el juego. Tienen que comunicarse también más dentro del terreno. Ese es un sagrado imperativo de los deportes colectivos, porque contribuye a mejorar técnicamente”.

-¿Miedo, preocupación en las jornadas?

-“Algunas veces. Y consulté varias cosas hasta con los muchachos. El choque contra Turquía representaba estar entre los ocho primeros. El de Irán, ubicarnos entre los cuatro. El cotejo contra Rusia tenía mayor connotación, pues habíamos perdido frente  ellos en la eliminatoria y sabíamos que nos habían escogido por esa razón. Además, se trataba de un contrario respetable. Pero los  alumnos me quitaron el estado de ansiedad que tenía, cuando se adjudicaron de forma arrolladora la victoria en el primer set. Ese tramo es importante en los desenlaces de nuestro deporte”.

-¿Que vaticina para los otros elencos mundialista?

-El triunfo del Sub 21 es la mecha que encendió un barril de pólvora. Con esto te quiero decir que la autoestima de ellos es notable. Y eso posibilita que los técnicos entrenen todos los detalles y tengan respuestas favorables en el escenario competitivo. En cuanto a los mayores, también está menos enfangado el camino no solo con vistas al boleto para la Liga, sino a batirnos para alcanzar una medalla. EL colectivo técnico está muy motivado por lograr ese nuevo premio”.


Compartir

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos