lunes, 22 de abril de 2024

Una serie que nace en tres y dos

Más críticas que elogios ha recibido la serie especial de preparación de los peloteros preseleccionados para conformar el equipo que defenderá la corona de los Juegos Centroamericanos y del Caribe...

Norland Rosendo González en Exclusivo 27/03/2018
1 comentarios
Serie nacional de béisbol
Certamen preparatorio rumbo a los Centroamericanos de Barranquilla 2018.

Cuando quedan pocos días para que comience la V Serie Nacional sub-23, nadie se acuerda de ese torneo que desarrolla peloteros; todos los ojos están posados en otro, el de dos meses que ni es un campeonato oficial ni un buen espectáculo tampoco, pero que debe servir para escoger entre más de 70 candidatos a los representantes de Cuba en la justa beisbolera de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla en el verano próximo.

El entrenamiento jugando que ha diseñado la Comisión Nacional de Béisbol ha suscitado una avalancha de críticas, como cuando un lanzador está manso y todo el mundo le cae a palos sin que pueda sacar un out. Así y todo, la experiencia va, aunque la lluvia aplazó el inicio previsto para el pasado jueves en Santiago de Cuba.

Aunque el director nacional de ese deporte, Yosvani Aragón, haya querido justificar los desaguisados primigenios de alojarse una parte de la comitiva en Guantánamo y otra en Bayamo para jugar en Santiago de Cuba —(¿habrá tanto combustible?, ¿y los viajes de regreso de noche?), fórmula de “viajeteo” que se aplicará a lo largo de la justa también—, lo cierto es que las dudas siguen, sobre todo porque un grupo de esos muchachos deben estar pidiendo a gritos un descanso.

Quizá ahora no se den cuenta, pero su rendimiento sobre el terreno no podrá sostenerse en rangos elevados durante mucho tiempo, y me refiero, incluso, a después, pues apenas regresen de Colombia ya estarán enrolados en la próxima temporada cubana. La bola pica y se extiende, y los cuerpos y las mentes necesitan relajarse.

Pero bueno, ya se ha dicho y escrito bastante sobre eso. Queda esperar que los expertos y el colectivo técnico que dirige el avezado Carlos Martí saque a flote la nave en medio de esas tempestades.

Entre ese grupo de atletas y varios de los contratados en circuitos profesionales bajo el amparo de la Federación Cubana estarán los elegidos para Barranquilla, y a lo mejor hasta se puede sumar alguno que no está en ninguno de esos dos bandos. Pienso en Víctor Víctor Mesa, quien se restablece totalmente de su lesión, por ejemplo. ¿Le parece descabellado que lo llamen a última hora? A mí no.

Los lectores, inconformes siempre con cualquier preselección, querían que entre tantos convocados para esta serie especial estuvieran más jóvenes. Caso Leonel Segura, por ejemplo. El muchacho de Camagüey parece que no es de los elegidos, rinde, luce bien, pero no lo llaman.

Otros querían ver a Danel Castro, pero el hombre que más remolca el empate o la ventaja en las series cubanas de pelota optó por declinar. A fin de cuentas, si no lo llevaron a la Serie del Caribe ni a los topes contra Nicaragua y los equipos profesionales mexicanos, lo más probable es que ahora solo fuera a llenar un hueco y coger sol, sin muchas oportunidades de ir a Barranquilla.

También Yunior Paumier optó por no participar en esta triangular que hará historia —mala historia, según los capítulos previstos—, en su caso le dijo a este redactor que tiene problemas familiares, su mamá requiere de un tratamiento en La Habana, y además, el holguinero tampoco tenía muchas esperanzas de que sus números en la pasada temporada valieran de algo, y mira que su bate sonó. Si había corrido hasta ahora una suerte como la de Danel, ¿qué podría cambiar el rumbo?

Por último, Alexander Malleta también se bajó del carro. Asunto de familia, según el Comisionado Nacional.

Esperemos que al final esta serie deje un saldo no negativo. Que sirva para reflexionar sobre cuál es la mejor estrategia para entrenar al equipo Cuba, y que los posibles talentos aprendan, crezcan, se desarrollen y haya transformaciones en el pensamiento táctico.

Siempre se puede esperar algo bueno, porque hay gente buena ahí, que quiere lo mejor, como tantos que no están pero que aman igual la pelota cubana.

Ah, y la quinta Serie Nacional sub 23 empieza el primero de abril. Sigámosla, porque ahí está el futuro. Obviarlo nos alejaría aún más de lo que queremos, y ya basta con que ese certamen no tenga este año a los mejores, enrolados en la otra campaña, la larguísima… para jugar después poquísimos partidos en Barranquilla.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.

Se han publicado 1 comentarios


Carlos Fonceca
 27/3/18 15:49

Si fuera una serie COMPETITIVA  a lo mejor es de más interés entre  los aficionados, otra cosa muy de acuerdo con lo planteado por los peloteros Danel Castro, Yunior Paumier y Alexander Malleta, si no me llaman de un principio, luego no lo hagan, lo van a hacer por el reclamo del pueblo, otro punto no creo que la lesion de VVM sea tan FUERTE o tan GRAVE  que todavía este recuperandose y que estye listo para Barranquilla.....

 

Deja tu comentario

Condición de protección de datos