jueves, 1 de diciembre de 2022

Una radiografía oportuna

Hora del Campeonato Panamericano de Lucha...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 07/05/2017
0 comentarios
Mijail Lopez
Mijaín López también se ha destacado en panamericanos.

Como todos sabemos, una radiografía oportuna puede salvar una vida. Pero hoy no vamos a escribir de ese útil descubrimiento, surgido en la ya lejana noche del viernes 8 de noviembre de 1895, gracias a las investigaciones del alemán Wilhelm Röntgen (luego Primer Premio Nobel de Física). Lo utilizamos en el título solo para ver si logramos el objetivo de atraer a los lectores…

Hoy en realidad queremos acercarnos a las medallas ganadas por los luchadores a lo largo de toda la historia de los campeonatos panamericanos. Y lo hacemos, como se recuerda, porque ahora llegó la hora de una nueva edición, esta vez en la ciudad brasileña de Salvador de la Bahía. ¡Allí aterrizaron también 14 “gladiadores” cubanos!

En lo que vamos preparando “las placas”, vamos a seguir jugando un poco con esa idea, adelantamos unos datos. La que llega es la versión número 27. Desde el año 2000 se han celebrado sin interrupciones (17 ocasiones). El telón se abrió por primera vez en 1984, en México DF. Y la más reciente se disputó en el 2016 en la ciudad estadounidense de Frisco.

La edición anterior tuvo espacio para que nuestros compatriotas lograran una cosecha de 15 preseas, divididas en seis de oro, igual cantidad de plata y tres de bronce. Los de la modalidad grecorromana aportaron cinco de los seis títulos, gracias al aporte de Javier Duménigo (división de los 59 kilogramos), Miguel Martínez (66), Ernesto Vera (85), Yasmany Lugo (98) y Oscar Pino (130), un sustituto de lujo del insustituible Mijaín López, tres veces campeón olímpico, además de cinco de oro y tres de plata en campeonatos mundiales. La otra corona la aportó el librista Liván López (compitiendo en 86), bronce olímpico en Londres 2012.
Ah… Martínez y Pino defenderán ahora sus títulos de campeones.

¿Y, QUÉ MÁS?

No queremos que los lectores se desesperen. Apenas estamos empezando a interpretar la “radiografía”…
Lo primero que hicimos fue llamar por teléfono a Gustavo Rolle, considerado el padre de la lucha cubana, también autor de libros. La verdad es que lo capturamos fuera de bases (por usar un término del béisbol). Y… no tenía los datos de las medallas de nuestros compatriotas en Campeonatos Panamericanos.

“Sí tengo las de los Juegos Panamericanos”, me dijo.

Pero eso no es lo que yo estaba buscando en esta ocasión.

La vía que escogí fue zambullirme en la excelente base de datos de la unión internacional. Pero en ella, según lo que fui capaz de analizar, solo aparecen los resultados a lo largo de la historia, si acaso con la opción también de organizarlos por lugares. Nada de resumen ya acumulado de medallas por países. Ni tampoco, claro está, de los “gladiadores” con mejor desempeño. ¡No!

A partir de ese punto tuve que jugar un poco a imitar a Pitágoras, el filósofo y matemático griego (considerado el primer matemático puro). Los resultados fueron sorprendentes…

Rolle y yo pensábamos, en esa conversación improvisada, que Estados Unidos debía tener más presencia en los siempre ambicionados podios: “Sí, debe tener más”, me dijo.

Lo que pensamos los dos era tan solo una verdad a medias. Los cubanos tienen mejor acumulado en cuanto a oros tanto en la grecorromana (180 por 49) como en la libre masculina (109 por 108, ¡una sola más!), no así, como es lógico, en la femenina (seis contra 45), especialidad que apenas vio la luz entre nosotros en el año 2006. Quiere decir que los cubanos han subido un mayor número de veces a lo más alto del podio (295 a 202). Los del norte, eso sí, poseen un total mayor (510 por 448). Sí… ¿números medio sorprendentes?

¿Cómo es de forma exacta esta radiografía?, tras haber jugado a ser Pitágoras. Cuba ha merecido en la grecorromana 180-27-16=223 (los estadounidenses archivan 49-83-74=206); en la libre masculina 109-49-37=195 (los norteños 108-55-44=207), y en la femenina 6-10-14=30 (45-27-25=97), situándose entonces los totales en 295-86-67=448 (202-165-143=510). Ufff… ¡cuántos números!

¿LOS MÁS DESTACADOS?

Bueno, por respeto a la jerarquía histórica, empecemos por la greco. ¿Queda sorprendido alguien porque el rey es Juan Luis Marén?, multi medallista olímpico, quien tiene… ¡10! Héctor Milián, campeón a ese nivel en los de Barcelona 1992, consiguió nueve (junto a tres de plata). Mijaín le sigue con 9 (y una de plata). Filiberto Azcuy, doble campeón olímpico en Atlanta 1996 y Sídney 2000 se llevó ocho doradas.

Los de la libre tienen a la cabeza a Iván Fundora, medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, quien en los campeonatos continentales resultó invencible en ocho asistencias. En cinco lo fueron Aldo Martínez y Geandry Garzón.

Llegó la hora de reseñar a las bisoñas mujeres. La única que ha podido imponerse en par de ocasiones es Lisset Hechevarría.
Bueno… ¡se acabó la interpretación de la radiografía! Lo que falta por escribir es que cuando en Salvador de la Bahía se baje el telón del Campeonato Panamericano estos números habrán cambiado. Pero entonces será más fácil jugar a ser Pitágoras.


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos