sábado, 26 de noviembre de 2022

Un pestañazo y se fue un tercio

Aunque todavía se escuchan los ecos del play ball dado en el estadio Mártires de Barbados de Granma el 5 de agosto, ya la mayoría de los equipos han jugado sus primeros 15 partidos...

Norland Rosendo González en Exclusivo 28/08/2017
0 comentarios
Pedro Luis Lazo-pitcher del equipo pinareño

Con el formato actual de la Serie Nacional de la pelota cubana, “equipo que se duerme…”. Todavía se escuchan los ecos del play ball dado en el estadio Mártires de Barbados de Granma el cinco de agosto y en el torneo ya transcurrió el primer tercio de la primera fase, con un Pedro Luis Lazo más encendido que los tabacos que se fuma.

En su primera incursión como director, el “Rascacielos” pinareño ha tenido un inicio afortunado y pese a que la lluvia no lo dejó terminar el pulso con el elenco de otro que hizo historia en las selecciones nacionales, Orestes Kindelán, se mantiene en la cúspide de la tabla de posiciones, con excelente balance de 11 triunfos y solos dos reveses, media nariz por delante de unos Leñadores tuneros que vienen este año dispuestos “a rajar en dos” a quien se les atraviese en sus pretensiones de pasar a la segunda fase.

Del equipo pinareño se ha escrito y se ha hablado bastante; queda, sin embargo, sugerir que desde ya la más occidental de las provincias cubanas lanza su candidatura para ser la sede del Juego de las Estrellas, pactado, para los días 21 y 22 de octubre, una jornada después que los ocho elencos sobrevivientes de la primera ronda “se blinden” rumbo a la etapa crucial de la cual quedarán los cuatro semifinalistas.

Con ausencias que parecía iban a complicar el comportamiento de los Vegueros, como la de los lanzadores Liván Moinelo y Raidel Martínez, contratados en Japón, y Vladimir Baños, los suplentes han sacado la casta que ha llevado a los planteles de esa región a militar en el cuarteto de los históricos de la pelota cubana, y su staff de lanzadores trabaja para un loable 2.56 de efectividad, casi dos carreras por debajo de la media del torneo y es el que menos bases por bola otorga, solo 28, en una justa en la que lo que más abunda son los serpentineros sin comando.

Como muestra de que Lazo, pitcher al fin y al cabo, sabe lo que representa manejar con acierto ese renglón, y no dejar como lamentablemente sí hacen otros directores que bombardeen a los abridores, sus relevistas han salvado más juegos que nadie hasta ahora, 11, además de apuntarse tres éxitos.

Pero si los lanzadores han hecho sus deberes, y con creces, la ofensiva no se ha quedado detrás y con average colectivo de .309, más de 20 puntos por encima de la media del campeonato, ha contribuido al paso triunfal de los Verdes.

Si a la producción de hits se le añaden los boletos y pelotazos, el porcentaje de embasados se eleva hasta .408, uno de los cuatro mejores OBP de la campaña, 40 puntos por arriba de la media, lo cual garantiza que haya hombres en las almohadillas para remolcar.

A todo eso se suma que reina un gran ambiente en el equipo, que más que jugar, están disfrutando los juegos. No dudo de que Pinar del Río esté en la segunda ronda, y si Lazo sabe reforzarse bien, vaticino que también animará la postemporada.

CON EL HACHA AFILADA

Si hasta ahora lo que más ha llamado la atención es ver “cómo arde el tabaco de Lazo”, no menos alentador ha sido el paso de los Leñadores de Las Tunas, que el año pasado no salieron airosos del play off de comodines.

Once victorias en 14 salidas al terreno los colocan en una posición de privilegio en la carrera por los cuatro pasajes directos a la segunda fase, o por lo menos a la serie de comodines.

Aunque su ofensiva es lo que más los ha distinguido con un average de .318, líderes junto a sus vecinos de Granma, han tenido en el relevista Yosbel Alarcón a un lanzador exitoso, pues las cuatro veces que se ha encaramado en el box con ventaja ha podido preservarla y apuntarse el juego salvado, lo que le ha valido encabezar ese acápite junto al rey de los salvamentos en Cuba, José Ángel García, y al novel avileño Liomil González.

No solo los bateadores tuneros están de colíderes en el average, ningún otro equipo tiene mejor promedio de embasados que ellos (.414), pues están entre los que reciben más bases por bolas (71) y pelotazos (14), y son los segundos que menos se ponchan (41).

Así que si antes lo de ellos era hacerles swing a la pelota y ver qué salía, el tacto ahora es mayor, y tienen más paciencia y disciplina cuando se paran en el cajón de bateo.

Sin Roel Santos, Alfredo Despaigne y Lázaro Blanco no faltaba quienes auguraran que los Alazanes arrancarían medio cojos, pero el avezado director Carlos Martí ha sabido suplir las ausencias de los fichados en el exterior y su novena se ubica en un puesto de avanzada, gracias a su defensa, que no es noticia que sea la mejor del torneo (989), y su ofensiva. ¿Qué sería de esa artillería con Santos y Despaigne?

Industriales, con Víctor Mesa al frente, está haciendo lo que había pronosticado su director: ir paso a paso, buscar la clasificación primero; reforzarse después, y entonces irle para arriba hasta con los cañones de la Fortaleza de la Cabaña a los rivales que aspiren al título más codiciado del deporte cubano.

Mientras, Matanzas no se ha desinflado como pronosticaron algunos, y con otro Víctor (Figueroa) de guía de los Cocodrilos ha sorteado los escollos y tiene un balance positivo de victorias y derrotas.

A los Tigres avileños nadie los dejó fuera, ni siquiera en delirios, de la segunda ronda, y ellos, con el mejor cuerpo de serpentineros, al menos en números —que es lo que vale—, al promediar para 2.13 de efectividad y un defensa de 984, a la que nos tiene acostumbrados, están cumpliendo los pronósticos.

De la Serie queda mucho por decir. Pero habrá otras entregas, con otros análisis. Con números y con criterios. La pelota en Cuba, aunque no viva sus mejores momentos, nunca deja de estar en el centro del debate, para alabarla (los que lo hacen, que cada vez son menos) o para criticarla (que por estos días son más). Cubahora no estará fuera de la polémica.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos