viernes, 9 de diciembre de 2022

Un parche bien puesto: ¡Rota la cadena mágica!

Repasemos los entretelones de una noticia triste: Los luchadores cubanos, luego de tejer una cadena de ganar al menos una medalla en los años de 28 campeonatos mundiales seguidos, no pudieron esta vez...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 20/09/2022
0 comentarios
Luis Orta
Luis Orta salió como el cubano de más posibilidades. (Foto: olympics.com)

En el periodismo deportivo se acostumbra a dar pronósticos. Y en el cubano muchas veces, cuando no se hizo, o se quiere justificar un pobre resultado, se ha querido pasar “gato por liebre”. ¿Voy a ser ahora demasiado romántico? Pudiera ser. Me parece se ha mejorado en comparación a décadas anteriores. Sí… ¡falta mucho!

La idea se nos dispara por el pobre resultado de nuestros luchadores en los Campeonatos Mundiales (de adultos), realizados ahora en Belgrado, Serbia, del 10 al 18 de septiembre, del cual, por suerte, habíamos alertado a los lectores de Cubahora. Sí, nos referimos al comentario ¿El parche antes de que salga el grano?

En realidad, para no apartarnos de la siempre tan necesaria modestia, debo escribir algo sin demora: No hacía falta tener una bola de cristal para poder anticiparles a los lectores, por el respeto que se merecen, que se vislumbraba un panorama muy gris.

¿Qué nos pasó en Serbia?

Para entenderlo, no hay otra forma, se impone recordar elementos que hacían pensar existían muchas posibilidades de que se redondeara, como sucedió, una noticia triste: ¡Ver rota una cadena mágica de haber ganado al menos una medalla cada año en mundiales! ¡Y eran 28!

Unas semanas antes el panorama no era gris, pues existían posibilidades reales de mantener esa racha mágica, pero por diversos motivos se fueron desvaneciendo.

REPASO MUY NECESARIO

Vale la pena este repaso…

1.-Quizás el hombre de mayores posibilidades de subir al podio era Oscar Pino (estilo grecorromano/división de los 130 kilogramos), el que como parte de una estrategia para darle un descanso muy bien pensado, ha sustituido en mundiales al insustituible Mijaín López, único luchador masculino con cuatro medallas de oro en Juegos Olímpicos. Y la verdad es que Pino ha sabido aprovechar muy bien sus oportunidades en los mundiales, en los cuales ha conquistado tres medallas (bronce en París 2017 y Budapest 2018, plata en Nursultán 2019).

Ahhh… pero el dengue le impidió asistir.

2.-El segundo de más chances era Luis Orta, de ese mismo estilo, campeón olímpico de la de los 60 en Tokio 2020, quien ahora lo iba a hacer en 63. Casi enseguida volvemos con él…

3.-Otros dos a seguir con atención serían el librista Alejandro “Calabaza” Valdés (65), y en la greco Daniel Gregórich (87), quien también quedó afectado por el dengue (¡cuidémonos del dengue y del Covid!). No se veían posibilidades en la libre femenina, con relativo poco tiempo de práctica en nuestro país, digamos desde 2006.

4.-Tampoco se podía olvidar la operación en una rodilla de Gabriel Rosillo.

Y, por si todo ello fuera poco, falta quizás lo más importante…

MISIÓN IMPOSIBLE

1.-No se pudieron concretar las bases de entrenamiento en Rusia (libre masculina) y Bulgaria (la grecorromana), según nos dijo el comisionado nacional, Martín Torres Peguero, por dificultades para conseguir los pasajes aéreos. Si se logró la de la femenina, dada como la de menos posibilidades de los nuestros, también en Serbia, solo un poco antes de la porfía.

La posibilidad de contar con bases previas ha sido digamos que decisivas para nuestros luchadores por varias razones (algunas de las cuales mencionaremos sin orden de importancia):

--Los encartados cambian de ambiente, se pueden concentrar más en la preparación (alejados de la solución de problemas cotidianos tanto de sus familias como de ellos).

--En ocasiones pueden topar con rivales que enfrentarán en el mundial.

--Pueden disfrutar de una alimentación no solo más balanceada, y de mayor calidad, sino que les permite con mayor facilidad mantenerse en el peso corporal necesario para la competencia, sin bajones de último momento contraproducentes.

--Encuentran en ellas un impulso psicológico.

Bueno, y tampoco puede olvidarse la remodelación todavía no concluida del gimnasio en la Escuela Superior de Atletas de Alto Rendimiento Cerro Pelado.

Una confesión. Y espero que el lector me crea. Me hubiera gustado equivocarme en este caso. Que no hubiera sido necesario “poner el parche antes de que saliera el grano”. Que, a pesar de todo lo aquí escrito, lográramos mantener la racha mágica.

Entonces volvemos a la misma pregunta de hace un rato:

¿Qué nos pasó en Serbia?

No queremos abusar hoy de los lectores con una pelea que es ya en este momento es más extensa de lo habitual (¡es decir: con un texto demasiado largo!). Volveremos muy pronto al colchón (¡es decir: ante la computadora..!).


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos