viernes, 9 de diciembre de 2022

Un encuentro con la historia

Arribamos a otro aniversario del Día de la Cultura Física y el Deporte, instituido el 26 de enero de 1985 por el Consejo de Ministros...

en Radio Angulo 19/11/2015
0 comentarios

El nacimiento mismo del INDER, el 23 de febrero de 1961, sentó las bases de los Consejos Voluntarios Deportivos (CVD) gracias a la visión del líder histórico de la Revolución en torno a la masividad demandada por este sector.

La propia Ley 936 del Gobierno triunfante dos años antes dio igualmente origen a la Escuela Superior de Educación Física y fijó la obligatoriedad de esa materia en las escuelas del sistema nacional de enseñanza.

Fue un paso superior en la concepción impulsada antes por la Dirección General de Deportes y otorgó a los CVD la misión de erigirse centro de la labor comunitaria, aunando el empeño de cuantos se interesaran en aportar.

Se incrementaron las acciones en todo el archipiélago, fundamentalmente en sus rincones más apartados, y miles de hombres y mujeres respondieron al llamado que les convirtió en promotores de la actividad física y la recreación.

Momento de especial significado en medio de su consolidación resultó la celebración de la I Plenaria Nacional de ese “ejército”, clausurada por el Comandante en Jefe Fidel Castro el 19 de noviembre, cuando fijó conceptos claves para el trabajo.

Uno de ellos definió la trascendencia del deporte: «No solo ayuda a la salud física, no solo ayuda a formar el carácter, no solo ayuda a forjar hombres de espíritu y de cuerpos fuertes, sino que también alienta al pueblo, entretiene al pueblo, hace feliz al pueblo».

Y sentenció también, con mirada hacia el futuro: «En nuestro país está surgiendo un poderoso movimiento de educación física y deportes ¡Y no tardaremos muchos meses en apreciar los resultados de ese movimiento!

Cuentan sus protagonistas que aquel intercambio de experiencias y las orientaciones de Fidel dinamizaron aún más todo aquel “huracán” de trabajo. Y tal como él vaticinó, los saldos no tardaron en concretarse.

Pero más allá de la detección y el seguimiento a los talentos llegados a una élite que terminó por encumbrarse a nivel mundial, se labró la cultura de la ejercitación como un derecho que sustenta esos éxitos al tiempo que responde a más calidad de vida.

De ahí que sea este un buen momento para reconocer a quienes a lo largo de tantos años defendieron la bandera de un deporte para todos, y a los sumados después como lógico relevo de un movimiento imprescindible, cuyo alcance y significado se mantienen intactos.

Quien lo dude pregunte en Buey Arriba, en la Ciénaga de Zapata, en el Escambray o en Vicente, para que conozca a gente consagrada que además de protagonizar una labor merecedora de aplausos preparó a quienes ya dan seguimiento a la obra.

Incluso en los momentos más duros, cuando los recursos escasearon al máximo, la voluntad se sobrepuso y estos se forjaron con sus propias manos para que ningún niño viera frustrada sus aspiraciones y los abuelos continuaran encontrando calidad de vida en la actividad física.

Con ese empuje celebrarán ahora otro aniversario del esclarecedor contacto con Fidel, aquel 19 de noviembre de 1961, origen del Día de la Cultura Física y el Deporte, instituido el 26 de enero de 1985 por el Consejo de Ministros.

«Esta Revolución en la educación física y en el deporte va a arrojar frutos extraordinariamente beneficiosos para nuestro país», afirmó entonces el principal impulsor de lo conseguido hasta hoy, cuando crecen los retos y las motivaciones para enfrentarlos.

Sin triunfalismos, seguros de cuánto falta por hacer, pero con la sana satisfacción de formar parte de un sistema único llamado a seguir aportando alegrías al país al que se debe.



Deja tu comentario

Condición de protección de datos