lunes, 22 de abril de 2024

¿Un Capablanca decidido bien temprano?

Esa pregunta lleva a otra: ¿Podrá ganar, a pesar de lo ocurrido, el Gran Maestro cubano Lázaro Bruzón?...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 14/05/2018
0 comentarios
lazaro bruzon Abel PADRÓN PADILLA
La mejor carta de los de casa para la ocasión, el Gran Maestro Lázaro Bruzón

Vamos a empezar con una verdad de Perogrullo. El tradicional torneo internacional Capablanca, que por estos días se efectúa en el hotel Habana Libre, es mucho más que su Grupo Élite. Hay otros espacios para los ajedrecistas, incluso para los más bisoños. Eso es una gran verdad. Ahora dejaremos espacio para otra pregunta que viene siendo una segunda verdad de Perogrullo: ¿Puede negarse que los imaginarios reflectores se dirigen hacia ese apartado?

Y lo es así pese a que en esta oportunidad, algo lamentable, sea menor de lo acostumbrado el nivel de los coeficientes Elo de los seis encartados en la porfía, de vuelta a ese céntrico hotel, escenario de importantes momentos del ajedrez.

La mejor carta de los de casa para la ocasión, el Gran Maestro Lázaro Bruzón (2664), pues de nuevo no se presentó Leinier Domínguez, había dicho, antes de que se tocara el primer peón, que se encontraba esperanzado, en forma, estudiando a los rivales, y que era un grupo bastante parejo. Es decir, había espacio para que cualquiera del sexteto pudiera ser campeón.

Cuando lo vimos enfocado así crecieron nuestras esperanzas; pero casi enseguida llegó un resultado que nos preocupó.

Es verdad que escribimos apenas terminada la cuarta de las diez rondas; pero… ¡ese resultado nos preocupó!

¿Se habrán esfumado muy rápido, apenas en la segunda ronda, las posibilidades de Bruzón de terminar como campeón?

Vamos a reiterar una idea que acabamos de explicar: cuando en el título mencionamos “¿Un Capablanca decidido bien temprano?”, nos referíamos, de forma específica, a las posibilidades de Bruzón.

ESPERANDO CURIOSOS

Si hablamos de reflectores en el Grupo Élite, vamos a escribirlo sin chovinismo, la verdad es que la mayor parte del tiempo no deben en realidad estar enfocados hacia Bruzón.

Esos reflectores, teniendo en cuenta el Elo, y algo más que el Elo, es lógico persigan al estadounidense Samuel Shankland.

Y no solo por ser el de más alto coeficiente de este sexteto (2701), o haber superado hace poco la barrera de los 2700 (único aquí con esa categoría). Es que también el mes pasado logró el considerable mérito de convertirse en campeón nacional. Y para ello, entre otros resultados, consiguió dividir el punto ante rivales tan reconocidos, y de superiores Elo, como Fabiano Caruana (2822), Wesley So (2778) e Hiraku Nakamura (2769). Él, no olvidarlo, ahora con 2701…

Con esos datos en las manos nos pareció desde un inicio que el favorito en este Capablanca debía ser Shankland (¿bueno, y se nos olvidaron los rusos, y los demás? No se nos olvidaron, pero siempre que se pueda no hay que esconderse para no pronosticar, y al parecer el voto más sensato es para él)…

Por todo eso aguardamos con bastante curiosidad por la primera partida entre Shankland y Bruzón, quien llevaría la ventaja de jugar con blancas, propiciadoras, al realizar el primer movimiento, de tener un tiempo delante, de poder trazar el posible camino de ella.

ATERRIZANDO EN LA REALIDAD

Los deseos no bastaron. Bruzón se puso con un peón de menos. Shankland, desplegando desde el inicio un juego agresivo, supo aprovechar esa ventaja luego de 50 jugadas de una defensa Francesa.

Y… ¿habrá quedado echada ahí la suerte, apenas en la segunda ronda, de nuestro compatriota? Todavía falta ajedrez, como ya escribimos, pero a nuestro modo de ver ese desenlace disparó las alarmas.

En los tableros se encuentran también, además de Shankland y Bruzón, los rusos Aleksey Dreev (2 653) y Alekasandr Rakmanov (2635), el español David Antón (2646) y el cubano Yusnel Bacallao (2594), quien no estaba incluido en este apartado, al cual accedió cubriendo una ausencia casi de último momento.

Al principio escribimos que el 53 Capablanca era mucho más que el Grupo Élite. Los dejamos con un dato: en el apartado Abierto hay más de 200 competidores. Sí, es una fiesta del ajedrez…

En esa segunda ronda ya citada, en la del revés de Bruzón, quien cuando escribimos esta nota se encontraba en el sótano del Capablanca, se colocaron ya en la cima Shankland y Dreev, seguro muy dispuestos a no dejarse bajar de ella.

Pero, es hora de repetirlo, todavía queda ajedrez por delante…

POSICIONES

(Luego de cuatro rondas)

1.-Samuel Shankland (USA) y Aleksey Dreev (RUS), 2.5 puntos.

3.-Alekasandr Rakmanov (RUS) y Yusnel Bacallao (CUB), 2.

5.-Lázaro Bruzón (CUB) y David Antón (ESP), 1.5.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos