sábado, 20 de abril de 2024

Un Bruzón invencible

Ganó el Abierto Spice Cup, celebrado en San Luis...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 27/10/2017
0 comentarios
Cubanos en continental de ajedrez
Bruzón se corona en el Abierto Spice Cup de ajedrez

En los últimos días el ajedrez unió los caminos de Susan Polgar, ¡ya sabemos que ese apellido suena a mítico!, y el de los cubanos Lázaro Bruzón y Yuniesky Quesada, quienes también, como ella, ostentan la categoría de Gran Maestro.

La historia más reciente, todavía calientica, pues el desenlace llegó hace unas horas, es que Bruzón (coeficiente Elo de 2660) y Quesada (2619) ocuparon los dos primeros puestos en el Abierto Spice Cup, desarrollado durante nueve rondas en la ciudad estadounidense de San Luis.

Y cuando escribimos esa ciudad recordamos un par de curiosidades, pero no es el momento de teclearlas.

Bueno… ¿y por qué dijimos que los caminos de Polgar se unieron durante estos días con los de Bruzón y Quesada (quien ya no compite por la Federación Cubana)?

No vamos a demorar la respuesta: el torneo, desarrollado desde el pasado sábado (21 de octubre) hasta este jueves (día 26), es auspiciado por la Universidad De Webster, de San Luis, y la Fundación Susan Polgar.

Como se recuerda, las tres hermanas Polgar (las otras dos son Judit, posiblemente la mejor de todos los tiempos, y Zsófia), tienen la categoría de Gran Maestro.

La piezas fueron movidas por  61 jugadores, de ellos 21 con títulos de Gran Maestro, provenientes de 19 países, y se exigía poseer un coeficiente Elo superior a los dos mil cien puntos.

FINAL TRANQUILO

Cuando se sentaron ante los tableros en la última jornada, este jueves, Bruzón y Quesada lo hicieron con bastante comodidad, como si las butacas ese día resultaran más cómodas: es que llegaron a ella ocupando la cima, con medio punto de ventaja.

Bueno había otro hombre empatado con ellos: el polaco Dariusz Swiercz (2639), pero… (casi siempre hay un “pero”) inferior a ellos a la hora del desempate, el cual lo ubicaba tercero.

El posible obstáculo en esa última fecha era Ah, otro “pero”: Yuniesky Quesada tendría que enfrentarse en la jornada del adiós con el polaco Swiercz.

Y al bajar el telón Bruzón quedó como campeón, Quesada concluyó segundo, y Swiercz tercero.

Los dos cubanos, quienes no perdieron ninguna partida, llegaron así a 6,5 puntos de nueve posibles, igual acumulado al de Swiercz.

Bruzón, cuatro victorias y cinco tablas, quien esta vez sí supo rematar un resultado, hizo tablas con el peruano Jorge Cori (2657), en 29 jugadas de un Gambito de Dama, y se desquitó así de un revés en este mismo año. El sudamericano, que había patinado en la fecha anterior contra Swiercz, quedó cuarto.

Yuniesky, decidido a mantener su segundo lugar, dividió el punto con Swiercz, en 19 de una Apertura Española

Y, como sentencia el estribillo de aquella canción, ¡chirrín chirrán, que ya se acabó!

Quiere decir que los tres jugaron tan parecidos como gotas de agua…

¿QUÉ PASÓ ANTES?

Esa comodidad al sentarse el último día en las butacas se había logrado, en buena medida, gracias un “miércoles provechoso”.

Bruzón arrancó la mañana del “miércoles provechoso”, que no fue en este caso “el día atravesado de la semana”, como a veces se le dice, venciendo al italiano Francesco Rambaldi (2754).

No se demoró mucho: el desenlace llegó en 34 jugadas de una Apertura Italiana.

Y después… ¡todo fue incluso más rápido! Tablas solo 21, luego de transitar por una Apertura Española, ante Yuniesky Quesada.

El “miércoles provechoso” les permitió a Bruzón y Quesada acumular 1.5 puntos, y llegar a seis rayitas de ocho posibles.

¿La suerte estaba echada, como sentenció Julio César? No tanto: faltaban los desenlaces de la última jornada. Y en ella, como ya apuntamos, el cuartico se mantuvo igualito.

COSAS PENDIENTES

Quedan por escribir algunas cosas…

La primera tiene que ver también con San Luis y con el ajedrez cubano: en esa ciudad se efectuará, del 9 al 14 de noviembre, el Champions Showdonw, que tendrá características especiales, y la presencia de nuestro estelar Leinier Domínguez (2739).

Vamos a adelantar, antes de llegar a noviembre, cómo se jugará: cuatro duelos con 30 partidas, las que se encuentran pactadas con diferentes números de minutos.

Domínguez tendrá del lado de allá del tablero a un rival con Elo superior: Wesley So (2788), un filipino ahora estadounidense.

Quedan por escribir otras cosas… Un poco más sobre el torneo que viene con Leinier. Y sobre unas historias de cubanos en San Luis. Ah, no podemos olvidar a Polgar. Pero no queremos cansar a los lectores. Esos apuntes quedaron pendientes en el tintero.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos