viernes, 9 de diciembre de 2022

Toronto 2015: Deportes colectivos, el eslabón perdido

La delegación cubana llevará un total de doce equipos pero casi ninguno tiene el oro como objetivo declarado...

Julio Batista Rodríguez en Exclusivo 01/07/2015
2 comentarios

A partir del próximo 10 de julio comenzarán los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, cita en la cual Cuba busca mantener el segundo puesto por países, escaño del cual no ha descendido desde hace cuatro décadas.

En tal empeño será necesaria cada medalla, pues la competencia con naciones como Brasil y los anfitriones canadienses será extrema, quizás como no lo ha sido nunca. En dicha batalla desempeñarán un rol vital las preseas individuales por su elevado número, sin embargo, los deportes colectivos serán foco de atención para Cuba.

Tradicionalmente, la Isla ha contado siempre con planteles de gran valía con los cuales ha dominado en estas especialidades, salvo en el hockey sobre césped para damas, donde las grandes vencedoras ha sido históricamente las Leonas de Argentina.

Mas, en otras disciplinas como el béisbol, voleibol, balonmano, baloncesto y polo acuático; los nuestros dominaron con frecuencia, pero hoy los tiempos han cambiado y las principales reservas a la hora de pronosticar medallas surgen precisamente en estos deportes.

En Toronto, la delegación cubana tendrá representación en siete de los nueve deportes colectivos convocados por los organizadores, solo dejará de intervenir en el fútbol y el rugby 7. En los otros siete, Cuba será representada en ambos sexos por los atletas de béisbol, balonmano, voleibol , polo acuático y hockey; equipos que consiguieron su boleto a los Juegos Centroamericanos y del Caribe de 2014. Además, también verán acción las selecciones nacionales femeninas de softbol y baloncesto, ambas con posibilidades de incluirse en el podio.

PRONÓSTICOS Y PRECAUCIONES

Seamos francos, pronosticar hoy el color de una medalla en deportes colectivos para Cuba, incluso en el sacrosanto béisbol, es una apuesta de alto riesgo. La constante migración —legal o no— de talento en los últimos años ha marcado un evidente descenso en la calidad de las plantillas que defienden al país en los diferentes eventos deportivos.

En el caso del voleibol, tanto en las mujeres como en los varones, las posibilidades de alcanzar la presea de oro son remotas, si no inexistentes. Contamos hoy con nóminas muy jóvenes y mayoritariamente inexpertas que han visto adelantadas sus inserciones en los planteles de mayores.

Los hombres tendrán rivales formidables en Brasil y Estados Unidos, además de incluirse los canadienses y argentinos, frente a quienes cedieron en la Liga Mundial. En realidad, para los chicos de Rodolfo Sánchez sería un verdadero logro subir al podio. Algo similar ocurre entre las chicas, cuya principal figura sigue siendo una niña de 15 años sobre la cual descansan todas las expectativas de las discípulas de Gala.

Para los balonmanistas las cosas han cambiado. Las féminas llegan con un equipo sólido, reinas centroamericanas y subcampeonas del continente, poseen una ofensiva respetable, actualmente solo superada en América por Brasil, actual monarca mundial y victimario de las cubanas en el recién concluido Campeonato Panamericano de la especialidad que tuvo como sede a La Habana.

Para los varones, la plata centroamericana obtenida en Veracruz 2014 supo a derrota. Veloces, fuertes, con gran defensa y potencia en el ataque, los balonmanistas de Cuba están entre los favoritos para acceder al título, mas tendrán que medirse con boricuas y anfitriones, dos de sus principales rivales en el certamen panamericano.

Entonces, no resulta descabellado suponer que ambas selecciones podrían discutir el título, o como mínimo aportar una medalla de bronce. Con las mujeres las esperanzas son menos —todo por culpa de Brasil—, pero entre los hombres un alegrón no debería tomarnos enteramente desprevenidos.

Casi en idénticas condiciones hallamos a los planteles de hockey sobre césped. Cuba se alzó con las dos medallas de oro en los Centroamericanos de 2014, tras mucho tiempo sin competir internacionalmente. No se descarta la posibilidad de medallas, y esta es la principal aspiración de ambas selecciones, pero entre las mujeres está Argentina —considerado uno de los equipos históricos de los Juegos Panamericanos— y eso parece aún un escollo insalvable.

Las nuestras estarán ubicadas en la llave B de la competencia, junto a Estados Unidos, Chile y Uruguay; de los cuatro, solo dos avanzarán a las semifinales y es preciso ocupar el primer lugar del grupo para evitar en las semis un presumible choque contra las Leonas gauchas.

Por su parte, los hombres fueron sorteados en el apartado A en compañía de argentinos, estadounidenses y trinitarios.

El polo acuático no tiene grandes perspectivas. Terceros en ambos sexos en los Juegos Centroamericanos, los cubanos han estado demasiado tiempo lejos de la élite de este deporte como para aspirar a una medalla, a lo cual se suman las complejas condiciones de entrenamiento dentro del país.

El baloncesto es harina de otro costal. Las dirigidas por Alberto Zabala ostentan el galardón de reinas en el pasado Campeonato de las Américas, por lo que todos los pronósticos las dan como aspirantes a la corona. Mas las predicciones de los federativos de este deporte en Cuba se centran más en alcanzar una medalla, no importa el color.

Las chicas del básquet jugarán en el apartado B contra Argentina, Venezuela y Canadá; en ese orden. Todo apunta a que canadienses y cubanas no deben tener demasiadas complicaciones para avanzar a los cruces. En el A las principales favoritas son las estadounidenses y brasileñas.

En tanto, las mujeres del softbol comenzarán su accionar el día 19 de julio, en un torneo para seis equipos en la modalidad de todos contra todos. Allí enfrentarán a República Dominicana, Canadá, Puerto Rico, Brasil y Estados Unidos; todos ellos rivales de gran calidad. Robar allí una medalla —no importa el color— sería suficiente.

BÉISBOL, SIEMPRE BÉISBOL…

Para último momento dejemos la pelota, pues en esta oportunidad la ocasión es atípica. Primero, Toronto marca el debut de selecciones femeninas de Cuba en el béisbol de los Juegos Panamericanos; segundo, Toronto verá el equipo cubano más débil que hemos reunido en los últimos 20 años, si no en medio siglo.

Para las chicas no hay presión alguna. Un torneo de cinco elencos junto a las anfitrionas, estadounidenses, venezolanas y puertorriqueñas; algo que no les es desconocido y a lo cual podrían hacer frente concentradas. Según declara Margarita Mayeta, a cargo de este frente en la Federación Cubana de Béisbol, la meta es una medalla. Para ello entrenan desde hace meses.

Mucho más complejo lo tienen los hombres, pues el paradigma del magnífico equipo Cuba —considerado a la misma altura histórica que las hockistas argentinas— persigue siempre a nuestras cada vez más menguadas tropas.

En una atípica estructura de siete equipos, también todos contra todos, Roger Machado dirigirá a los suyos contra Colombia, Estados Unidos, Puerto Rico, Canadá, República Dominicana y Nicaragua. A primera ojeada los universitarios estadounidenses y anfitriones deben ser los principales rivales de los nuestros, aunque nada debe descartarse pues este elenco podría ser, con la misma facilidad, capaz de la gloria o…

Resumiendo, la delegación cubana que asistirá a Toronto 2015 llevará en sus filas un total de doce equipos. Ninguno de ellos puede alardear en este momento de ser favorito absoluto. Casi ninguno tiene, como objetivo declarado, el oro.


Julio Batista Rodríguez

Se han publicado 2 comentarios


leonel
 2/7/15 19:41

Julio, Gala ya no es el director del Cuba voley femenino. saludos

nicki
 2/7/15 14:28

Julio Batista Rodriguez Pipo de donde tu eres nuestro deportista no aladean de nada, estamos seguros que muchos si van a traer el oro.

Deja tu comentario

Condición de protección de datos