jueves, 18 de abril de 2024

Todas para uno y uno para todas

La Norceca hizo cambios y las dos duplas cubanas podrán aspirar a la única plaza olímpica que se disputará en Colima, México...

José Luis López Sado en Exclusivo 15/06/2021
0 comentarios
Voli-playa-Yanileydis Sánchez-Lidiannys Echeverría
Lidianny Echevarría y Yanileydis Sánchez, la llamada "pareja B" de Cuba, partirán este martes hacia Colima, México, para intervenir en el Torneo Preolímpico de Voleibol de Playa de Norte, Centroamérica y el Caribe (Norceca).

Con la venia del novelista y dramaturgo francés Alexandre Dumas, le acabo de "acomodar" el eslógan de sus ilustres Tres Mosqueteros para referirme a las dos duplas cubanas, que partirán este martes hacia Colima, México, para intervenir en el Torneo Preolímpico de Voleibol de Playa de Norte, Centroamérica y el Caribe (Norceca), del 24 al 27 del mes en curso. Y lo harán con excelente motivación, ya que ambas tienen ahora las mismas posibilidades de buscar la única plaza olímpica en disputa para Tokio 2020.

El ambiente de la esfera del músculo en la Isla se tensa y trae preocupación. Razones hay para ello. Tras la rápida eliminación del béisbol, el voleibol de playa es el único deporte colectivo que le resta con aspiraciones de asistir a la justa japonesa.

Entonces, luego de que el presidente de la federación cubana de voleibol, Ariel Sainz, revelara el dictamen de Norceca de que se redujo de 12 a seis la cantidad mínima de torneos internacionales indispensables para poder intervenir en los Juegos, se abrieron las puertas también a Lidianny Echevarría y Yanileydis Sánchez, la llamada "pareja B" de Cuba.

Esa dupla (con siete certámenes) se ha preparado junto a la que componen Leila Martínez-Maylén Delis, la cual había intervenido en 11 eventos y era la única que podía aspirar a alcanzar el ansiado boleto en Colima, en pos de hacer realidad el sueño olímpico y que Cuba se viera representada en Tokio, como ocurrió en Sídney 2000, Atenas 2004 y Beijing 2008.

Si como se espera Cuba llega a la fase final en este último preolímpico, de no existir cambios en el reglamento de competencia -todo puede ocurrir con el tema pandemia- discutiría la llamada Copa de Naciones con el otro finalista, enfrentándose ambas parejas de cada país. Entonces, de existir un empate, se decidiría el boleto olímpico con un último duelo entre una integrante de las parejas A y B de ambos conjuntos.

De cumplirse el pronóstico de ganar el Preolímpico con alguna de sus dos parejas, las cuatro atletas cubanas estarían en igualdad de opciones para integrar la dupla al evento bajo los cinco aros. Y creo que está en condiciones de hacerlo y no irse en blanco con sus deportes colectivos.

Vale citar que las cubanas solo tienen como rivales de preocupación a los binomios mexicanos, a los cuales han vencido tradicionalmente y sin grandes tribulaciones, porque las poderosas duplas de Canadá y Estados Unidos ya poseen sus cupos por estar incluidas entre las primeras 15 del ranking mundial.

Estas cuatro espigadas intervinieron en las tres paradas del Circuito Mundial de voly de playa disputadas en el balneario mexicano de Cancún.

El primer binomio (Leila-Daylén), cerró su participación en ese trío de torneo con cota de cinco victorias y cuatro derrotas, mientras que el B de Lidianny-Yanileydis) dio la gran sorpresa y terminó su actuación con saldo de 11 triunfos y seis fracasos, finalizando quintas en la tercera parada, en lo que constituyó la mejor faena de una dupla de la Isla en la historia de estos exigentes certámenes que se organizan anualmente.

De retorno a casa, el colectivo técnico trabajó fuerte en limar asperezas apreciadas en ambas parejas. Y en las dos últimas semanas, realizaron una provechosa base de entrenamiento en las arenas de la bella playa de Varadero.


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos