domingo, 21 de abril de 2024

Tiro y canotaje, los motores de Cuba (+Fotos)

Cuba sumó otras 14 preseas doradas entre lunes y martes en los Juegos Centroamericanos y del Caribe...

Julio Batista Rodríguez en Exclusivo 19/11/2014
0 comentarios

Otras 14 preseas doradas sumó Cuba entre lunes y martes en los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, resultado en el que fue esencial el aporte del tiro deportivo y el canotaje con cuatro metales de oro en cada deporte. Así, tras cuatro días de competición la delegación cubana acumula 26 medallas de oro, 14 de plata y 17 de bronce.

Justo como había sucedido en los días anteriores, los piragüistas cubanos abrieron la senda y consiguieron en la última jornada de competencias cuatro de los cinco primados en disputa al coronarse en el kayak monoplaza a 200 metros —en ambos sexos— por intermedio de Yusmari Mengana y Fidel Vargas, así como en el kayak biplaza (Vargas y Reinier Torres) y en la canoa individual para damas (Amalia Obregón).

A estos cetros se unió una plata del canoista Roleysi Báez, quien arribó segundo en la distancia de 200 metros. Con semejante cosecha los cubanos aseguraron dominar esta disciplina, que en la edición anterior quedó en manos de los aztecas.

Y si extraordinarias fueron las paletadas de los cubanos, el tiro deportivo también estuvo de lujo con las coronas en la pistola de aire a 10 metros en los certámenes por equipos (F y M), el oro de Jorge Grau en el individual de esta modalidad y el conseguido por el plantel femenino de rifle de tres posiciones a 50 metros de distancia. Laureles aderezados por la plata de Laina Pérez en la pistola y el bronce de los varones en el rifle de tres posiciones.

Sin duda, estas han sido las dos disciplinas en cargadas de tirar del carro cubano en los inicios de la competencia, y evitar que México tome excesiva distancia en el medallero que hoy comandan.

Sin embargo, sería injusto desconocer el papel de otros deportes que han dado su aporte en esta cruzada, tales son los casos del taekwondo y el pentatlón moderno, que han sumado al menos dos metales de oro per cápita.

Los practicantes de esa arte marcial consiguieron dos de oro por intermedio del monarca mundial Rafael Alba (87 kg) y el bronce olímpico Robelis Despaigne (+87), a las cuales añadieron cuatro de plata a través de la campeona del orbe Glehnis Hernández (73), Yamicel Núñez (53), Yislena Lastre (57) y Lisbeilys Ferrán (+73). Con lo cual engrosaron el palmarés del taekwondo en esta cita a las cifras de tres doradas, cuatro argentadas y una de bronce.

Si bien esta podría considerarse una buena actuación, lo cierto es que se queda por debajo del pronóstico precompetencia que situaba en cinco las posibilidades de títulos para sus atletas.

Por su parte, el pentatlón ocupó el lunes los sitios dos y tres de los relevos masculino y femenino, respectivamente; y el martes se alzó con el oro en el relevo mixto, de la mano de los estelares Leidy Laura Moya —oro individual F— y José Ricardo Figueroa —plata—. Así, los pentatletas cerraron el medallero con dos metales de cada color y comandaron la tabla de la disciplina junto a los anfitriones aztecas, dueños de idéntica cosecha.

Pero si se habla de actuaciones fulgurantes por Cuba resulta imposible obviar el desempeño del ciclismo de pista, disciplina encarnada en la figura de una inmensa Lisandra Guerra que ha participado en las tres coronas conseguidas por Cuba en el espectacular velódromo de Xalapa.

Lisandra se coronó el lunes en la velocidad por equipos junto a Marlies Mejías, a lo cual sumó ayer martes el oro en los 500 metros contrarreloj, prueba en la que impuso récord para los juegos (RJ) de 33.697; y por si fuese poco, la muchacha de Matanzas integró también la cuarteta que ascendió a lo más alto del podio en la persecución por equipo, con RJ incluido de 4:31.235. Con tales galardones, Guerra es por el momento la máxima campeona de Cuba. A las tres de oro se unió también en el ciclismo el bronce de Arlenis Sierra en la complejísima prueba del scratch entre las damas.

Una más de bronce se colgaron al cuello los jugadores de tenis de mesa Andy Pereira y Leisy Jiménez, ahora en la modalidad de doble mixto tras caer en semifinales a manos del dueto compuesto por Brian Afanador y Leisy Jiménez, a la postre reyes de la prueba.

Cerrando el cuadro de medallas cubanas en estos dos días está la esgrima, deporte que no ha podido completar los resultados que se esperaban en esta edición de los juegos regionales. Apenas tres de bronce, conseguidas por los equipos de sable (F) y espada (M), y en lo individual por la floretista Ángela Winter.

Cuando restan las pruebas colectivas de florete —en los dos sexos—, sable (M) y espada (F), las miradas se centran en el conjunto de las espadistas, quienes contarán con los servicios de Seily Mendoza, ganadora del oro en el certamen individual de esta arma en la presente edición de los Juegos.

Otros deportes destacados son el béisbol, el balonmano y el hockey, los cuales aún no ofrecen medallas, pero prometen recuperar en todos los casos la supremacía centroamericana cedida con la ausencia en 2010.

El béisbol no tendrá, no puede tener rivales; porque ese es demasiado equipo para un torneo sin brillo en el cual son exhibidos como fenómenos de feria. Mientras, baste decir que en el balonmano las mujeres han anotado 144 goles en tres partidos y solo permiten 35; ellas son el espejo femenino de nuestros peloteros y está claro que la liga local y este tipo de torneos —casi domésticos— no son suficiente para una generación llamada a deslumbrar.

Las piletas, luego del oro de Hánser y el bronce de Gámez, han resultado estériles para nuestros nadadores, alejados en su mayoría, incluso, del nivel mostrado por sus rivales del área.

Las muchachas del voly cumplieron con el libreto, cayeron 0-3 ante el favorito Dominicana y más tarde consiguieron su pase a las semifinales al barrer a Costa Rica en tres parciales lideradas una vez más por Melissa Vargas, dueña de 22 cartones. Las de Gala alcanzaron así el boleto a los Panamericanos de 2015, pero eso es todo: Dominicana será la reina del voly femenino en Veracruz, soñar con otra cosa es pecar de ilusos.

Para finalizar, todos nuestros tenistas de mesa y arqueros (en ambos sexos) se incluyeron en el camino para la discusión de las medallas, aunque conseguirlas —sin importar el color— será toda una proeza.


Compartir

Julio Batista Rodríguez


Deja tu comentario

Condición de protección de datos