martes, 29 de noviembre de 2022

¿Teammate o teambate?, el nombre de la pelota

Si estos son los comienzos, prepárese para cuando los brazos estén agotados. Qué hay detrás de algunos resultados esta semana...

Norland Rosendo González en Exclusivo 18/09/2020
0 comentarios
Edilse Silva-Santiago de Cuba

De todo lo sucedido en la más reciente subserie, seguro que usted concuerda conmigo en que lo menos previsible era el 3-0 de Matanzas frente a Las Tunas; lo demás, incluida la cantidad de jonrones y que los ponches siguieran siendo menos que las bases por bolas estaba en algunos pronósticos. No lógicos, pero vaticinios al fin.

Estamos en una serie con desajustes en los tres componentes del juego. El bateo anda suelto, el pitcheo muy vapuleado y la defensa es inestable. La pelota Teammate podría llamarse Teambate y el montículo parece más un foso donde se hunden casi todos los lanzadores.

Así, hubo cuatro barridas entre semana. La del Mella fue, repito, la más sonada, porque se vio un equipo superior al otro. Vayamos a los números: Matanzas anotó 30 carreras, por seis Las Tunas. Los ganadores pegaron nueve jonrones, y de paso comandan ya ese ranking en la serie con 10, y ojo, que quizá lo más interesante viene ahora, en los dos primeros choques los lanzadores del equipo campeón nacional no regalaron ni un boleto. ¿Leyó bien?. Cero hombres en base gratis, cuando lo que más abunda en el campeonato, junto con los bambinazos, son las transferencias.

Dariel Góngora debutó con el traje de los Rojos con soberbia apertura ante el equipo con el cual fue rey en la temporada 58, y luego el veterano Jonder Martínez firmó su triunfo 192 en 25 campañas, para colocarse a dos de empatar con Ormari Romero y ocho de convertirse en el octavo con dos centenares de éxitos, escalafón comandado por Pedro Luis Lazo (257).

En el juego del adiós, los vaticinios se inclinaban por los Leñadores, quienes dependían de su líder en la rotación, Carlos Juan Viera, pero dos palos de vuelta entera en el inning de apertura fueron el augurio de lo que en realidad sucedería. Otro marcador abierto, y el plantel de Armando Ferrer reaccionando rápido, luego de caer dos veces ante los Toros de Camagüey.

Dos equipos deben haber terminado esta subserie exageradamente agotados, y uno es precisamente el que dirige Miguel Borroto. Sobre todo, por lo sucedido el miércoles en un juego selvático, de esos que uno viendo solo el marcador no sabe si es de béisbol o balonmano.

Terminó 19-17, y estuvo una vez cerca del nocaut. No lo voy a agobiar mucho, solo le diré que hubo un racimo de nueve carreras, dos de siete y uno de seis; que un cátcher entró de suplemente y pegó dos bambinazos en tres turnos. Antes en 163 viajes al plato, apenas había disparado tres vuelacercas.

En el partido de marras, los Toros golpearon 22 hits, se embasaron 13 veces por boletos y dos más por errores de la defensa de Mayabeque. Todo eso a partir de las diez de la mañana, porque era doble cartelera. El segundo juego terminó, por regla y por suerte, en siete inning.

Camagüey compila para .406 de average, casi cien puntos por encima de la media (.303), que a su vez está muy por encima de la media de cualquier liga en el mundo. Loidel Chapellí Jr, el Novato de la Serie pasada, comanda los bateadores de la temporada con .722, producto de 13 hits en 18 veces oficiales al cajón, y sumados cuatro boletos, su promedio de embasado se eleva a .773, también el más alto entre todos.

El otro conjunto que se aburrió de dar palos y recorrer el cuadro fue Holguín. Cerró la subserie con dos nocauts a Artemisa y en el duelo final amenazó el récord de más carreras en un inning; se quedó cuatro por debajo, pero 14 anotaciones, con 12 hits, entre ellos cuatro jonrones, es otro dato salvaje.

Cuarenta carreras marcaron los Cachorros en tres días con 46 imparables (7 HR), para dejar en .399 su average colectivo y dejar claro un mensaje a quienes no los dan (o daban) con opciones de llegar a la postemporada.

En Bayamo, las cosas fueron iguales y diferentes. Granma también ganó los tres choques, pero ellos conjugaron bateo oportuno con buen pitcheo y defensa impecable.

Si el lineup de Carlos Martí es uno de los más integrales con el mejor uno-dos del campeonato, integrado por los primos Roel y Raico Santos, y Guillermo Avilés y Carlos Benítez a continuación; su pitcheo es el único que lanza por debajo de 3.30 de efectividad (3.27) y su defensa solo ha pifiado una vez para sostener un .995 de realidad virtual.

Santiago de Cuba e Industriales se liaron en lo que muchos denominan, más por historia que otra cosa, el Clásico de clásicos; los choques dos y tres estuvieron a la altura de la rivalidad y en ambos las Avispas fueron mejores. En el juego táctico, Heriberto Rosales fue más afortunado, aunque debe tener cuidado con el uso del joven Yunior Tur, que viene de una lesión y acumula ya cuatro salidas del bullpen.

Del resto del programa de la semana, llama la atención que La Isla continúa sin ganar un juego; Sancti Spíritus logró vencer en una subserie que mostró a un Villa Clara sin mucha hambre, como si los Leopardos estuvieran enfocados solo en aprender, y Cienfuegos mantuvo su paso triunfal, pese a que no pudieron pasarle la escoba a Ciego de Ávila.

Ahora vienen compromisos muy interesantes, y damos nuestro pronóstico entre paréntesis. Denos el suyo, y ya que hablamos de opinión, recuerde que hasta el lunes al mediodía puede votar por el mejor de la semana en el sitio oficial del béisbol cubano www.beisbolcubano.cu. Sea justo.

CAV-MTZ (1-1)

MYB-SSP (1-1)

VCL-CMG (0-2)

CFG-LTU (1-1)

IJV-HOL (0-2)

IND-GRA (1-1)

PRI-SCU (1-1)

ART-GTM (1-1).

El lunes se sabrá el ganador de la primera votación popular para elegir el Jugador de la Semana.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos