jueves, 20 de junio de 2024

Tarjeta roja a la inactividad física

El tema de las clases de Educación Física en las escuelas cubanas, fue debatido con fuerza por los delegados...

José Luis López Sado en Exclusivo 10/07/2016
0 comentarios

Voy a ser sincero: realmente, me complacieron los debates relacionados con el tema Deporte, y en especial el acápite de las clases de Educación Física en las escuelas cubanas, inherentes a la Comisión Salud y Deporte de la Asamblea Nacional de Poder Popular.

Los delegados y directivos del Inder, el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) y el Ministerio de Educación (MINED), discutieron “a camisa quitada” aspectos bien escabrosos, e hicieron llamados a evaluar la cantidad de alumnos que actualmente están eximidos de las clases de Educación Física, sin dudas, asignatura básica y de obligada aprobación para avanzar de grado en todos los niveles de enseñanza.

Todos los diputados solicitaron al Inder, Minsap y Mined, un trabajo más cerrado y fuerte para aclarar bien la situación de casi 45 000 alumnos que actualmente no desarrollan esta asignatura, avalados por certificados médicos, a partir de enfermedades no justificables como obesidad o diabetes, entre otras.

Además, fue un criterio casi unánime que los profesores de Educación Física de cada escuela o combinado deportivo, preparados en los centros universitarios de la Revolución, tienen el arsenal apropiado para determinar qué tipo de ejercicio le puede corresponder a cada alumno que padezca determinada enfermedad.

Es cierto que algunos no tienen ninguna posibilidad de hacer ejercicios físicos, pues poseen impedimentos severos para correr, saltar o lanzar. Pero existen otros a quienes sus padres los escudan detrás de un certificado médico y no liberan ningún tipo de energías, algo bien dañino para su salud. Si a eso le sumamos que en la época actual, los juegos tecnológicos también atraen más la atención de niños y jóvenes, entonces estamos hablando de otro “enemigo” en potencia.

Por demás, es válido citar la escasez patente en la base material para desarrollar las clases de Educación Física, incluida la mala calidad del aún escaso arsenal que se entrega a las escuelas, especialmente en los deportes con pelota. De ahí que se solicite la ayuda de las industrias artesanales locales de cada territorio para crear esos implementos de trabajo.   

Las clases de Educación Física son la “semilla” de la cual emergerán más tarde los futuros talentos deportivos. Por eso, y por su incidencia en la salud de los jóvenes, también se precisa encontrar a corto plazo alternativas para las 4 238 escuelas que no cuentan con área deportiva para realizar Educación Física. Pero hay más. Se debe ser más exigente con los profesores que, teniendo áreas en sus escuelas, apenas las utilizan.


Compartir

José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos