domingo, 21 de abril de 2024

Sorpresas y barridas abren los estadios

Mayabeque e Isla de la Juventud se ganaron los primeros titulares de la recién iniciada temporada cubana de béisbol, en la que la defensa anduvo agujereada y el bateo demasiado silencioso...

Joel García León en Exclusivo 30/11/2012
0 comentarios
Yulieski Gourriel 0001
Yulieski Gourriel durante el tercer juego frente al equipo de Cienfuegos.

La 52 Serie Nacional de Béisbol tuvo una primera semana de acción con dos protagonistas increíbles: Mayabeque e Isla de la Juventud, equipos que ni el más arriesgado pronóstico los hubiera dado vencedor en los enfrentamientos iniciales ante los campeones nacionales de Ciego de Ávila y los siempre aguerridos villaclareños, respectivamente.

En el estadio Nelson Fernández, de la capital mayabequense, los locales aprovecharon su condición de anfitriones para dominar tres veces (4-3, 2-0 y 6-5) a unos “tigres” avileños que han comenzado sueltos con el madero, pero con algunas jugadas tácticas bien polémicas, como la de no tocar bolas cuando es elemental y correr suicidamente las bases, con apenas cuatro intentos de robo, todos infructuosos.

Para que se tenga una idea de la hazaña histórica de la tropa que dirige Rigoberto Madera, en la pasada campaña esta escuadra compiló 33 éxitos en 96 juegos y solo a siete equipos pudieron ganarle tres veces, lo cual han conseguido ahora con jóvenes peloteros que no tienen nada que perder y sí mucho que aprender.

En buen cubano, arrancaron con el pie derecho y aunque ese ímpetu no debe durarle mucho, ya tuvieron su papel principal aunque fueran por tres días, algo que agradecen los pocos aficionados que poco a poco se fueron sumando al graderío de la principal instalación deportiva en San José de las Lajas.

Algo muy parecido hicieron los pineros del mentor Armando Jonhson, al doblegar en un trío de salidas a unos villaclareños de los que seguimos extrañando el buen juego y la gallardía de años atrás, cuando llegaban siempre a la discusión del banderín nacional.

La diferencia de la “barrida” de Isla de la Juventud es que su pitcheo le respondió a la hora buena, gracias a sus dos mejores cartas, Wilber Pérez y Danni Aguilera, el primero en función de relevo intermedio, el segundo como el mejor cerrador en la actualidad de la pelota cubana. Por cierto, Danni es ya el tercer lanzador en la historia de nuestro béisbol con más juegos salvados (101), solo superado por José Ángel García (143) y Yolexis Ulacia (122).

Antes de empezar la serie, el mánager más veterano de cuantos dirigen en esta temporada, había vaticinado que intentarían arrancar delante en pos de lograr una clasificación a la segunda fase que sabían difícil, pero no imposible. Viajarán ahora hasta el extremo oriental para enfrentar a unos santiagueros que viven el peor momento de su béisbol y dos victorias en esos predios harían soñar a Michel Enríquez y compañía con figurar entre los ocho primeros.

Del resto resultó igualmente sorpresivo “el escobazo” de Las Tunas a Pinar del Río, a pesar de que los vueltabajeros contaron con mejores lanzadores. Matanzas administró muy bien sus fuerzas en las tres sonrisas frente a Holguín, en especial ese pitcheo que no es tan  profundo como el pasado año tras la salida de Jorge Alberto Martínez del staff.

Este fin de semana debemos esperar que de los cinco invictos —a los ya mencionados hay que sumar Granma, victimario de Santiago de Cuba— solo queden si acaso dos cuando concluya la segunda subserie particular de esta 52 Serie, en la que 12 jonrones en 25 desafíos va resultando pobre, al tiempo que 59 errores es espantoso, con los guantes más agujereados en Holguín, con siete.

 

PRONÓSTICOS: (SEMANA DEL 2 AL 4 DICIEMBRE)

Artemisa-Pinar del Río (2-1 para PRI)
Matanzas-Las Tunas (2-1 para MTZ)
Sancti Spíritus-Ciego de Ávila (2-1 para CAV)
Villa Clara-Mayabeque (2-1 para VCL)
Camagüey-Cienfuegos (2-1 para CFG)
Holguín-Industriales (2-1 para IND)
Santiago de Cuba-Isla de la Juventud (2-1 para SCU)
Guantánamo-Granma (2-1 para GRA)

 


Compartir

Joel García León


Deja tu comentario

Condición de protección de datos