jueves, 1 de diciembre de 2022

Solenzal se empina sobre ruedas

Cuando el V Clásico Nacional de Ruta entra en su fase final, el veterano pedalista de Sancti Spíritus lidera la clasificación individual, ¿concretará el triunfo?...

Norland Rosendo González en Exclusivo 23/02/2018
0 comentarios
Joel Solesal- V Clásico Nacional de Ruta
Joel Solenzal tiene casi todas las papeletas para coronarse en esta V edición del Clásico Cubano de Ruta.

Sin el glamour de las vueltas a Cuba, consideradas en su momento entre los diez giros más importantes del mundo, la serpentina multicolor de pedalistas sigue atravesando año tras año la Isla desde Baracoa hasta La Habana, ahora con el nombre de Clásico Nacional de Ruta.

La V edición del giro insular cuenta con sextetas de las 15 provincias del país, que recorrerán 1 349 kilómetros, repartidos en 11 etapas, y arrancó el pasado 14 de febrero en la ciudad primada de Cuba, Baracoa. En la línea de arrancada estaba el campeón de 2017, el santiaguero Pedro Portuondo, uno de los aspirantes más fuertes al cetro esta vez, pero que al término de la séptima fecha iba tercero, a 5:59 minutos del puntero.

El primer segmento entre Baracoa y Guantánamo (153 km) fue dominado por el tunero Jans Carlos Arias con soberbio embalaje, tras 3 horas, 48 minutos y 21 segundos de pedaleo. Jans Carlos demostró una vez más sus habilidades para lanzarse al sprint y robarse las victorias sobre la misma raya de sentencia.

El segundo día fue jornada para los escaladores, pues empezó en la ciudad del Guaso y concluyó en la Gran Piedra. Un total de 115 kilómetros de mucha expectación, pues solo los hombres de piernas potentes para el ascenso podrían completar el tramo exitosamente.

A unos metros del cielo, en la Sierra Maestra, los dioses del ciclismo coronaron al artemiseño Yasmani Balmaseda (3:03:02), quien tomaba así la punta del pelotón. Un rato después ocurriría un momento de muchas tensiones, cuando un vehículo se volcó al bajar de la Gran Piedra, y hubo una veintena de lesionados, entre periodistas y grupo de apoyo a la competencia.

Para el tercer día, el calendario deparaba 150 kilómetros con arrancada en Santiago de Cuba y un recorrido novedoso por Baraguá, Alto Cedro, Caballería, Manguito y meta en Holguín (150).

Otro artemiseño, Félix Nodarse, entró primero en la ciudad de los Parques al rematar en el sprint al guantanamero Onel Santa Clara y al anfitrión Alejandro Carriles, todos con el mismo tiempo de 3:38.52 horas. Balmaseda seguía portando la camiseta de líder, pero la diferencia, que antes de la arrancada esa mañana era de cerca de siete minutos, pasó a ser de apenas 12 segundos sobre el experimentado Joel Solenzal (SSP).

Luego tocó a la contrarreloj por equipos, entre Cauto Cristo y Bayamo, un trazado de 40 kilómetros, que fue dominado por la sexteta de Santiago de Cuba y que aprovechó Solenzal para asumir el liderazgo de la clasificación individual.

Se ponía interesante la puja por el puesto de vanguardia, pues al espirituano apenas tenía tres segundos por delante, que es lo mismo que casi nada para una justa como esta.

Quedaba mucha carretera antes de vislumbrar las lomas del Escambray, un punto que tradicionalmente ha dejado bastante claro el orden definitivo de los ruteros.

Otra de las innovaciones al trayecto este año era la quinta etapa: 206 kilómetros entre Bayamo-Las Tunas-Guáimaro-Sibanicú-Camagüey, ganada por el avileño Fredy Buergo (4:36:15 horas), y que mantuvo a Solenzal como líder.

La sexta fecha, corrida entre Camagüey y Ciego de Ávila (110 kilómetros), fue una larga cinta, monótona por momentos y aprovechada tácticamente por una decena de pedalistas que se fugaron desde los inicios de la jornada. El habanero Alejandro Carriles se robó el show por primera vez en toda la competencia al detener los relojes en 2:10.39 horas, sin que peligrara el puesto de lujo de Solenzal, quien se iba acercando a su terruño natal de la mejor manera posible.

El miércoles fue fecha de descanso en Trinidad, tras el ascenso a Topes de Collantes, la última escalada exigente para los ciclistas que buscan la corona de la quinta edición de este torneo.

En ese empinado paraje del Escambray se impuso el cienfueguero Frank Sosa (4:16.31 horas), quien entró cuatro segundos por delante de Solenzal, un pedalista que conoce cada milímetro de ese trayecto y que de esa forma se ratificó en la punta. Durmió a piernas sueltas en la vetusta ciudad, una de las más visitadas en Cuba por turistas ávidos de conocer una urbe que recuerda los tiempos de la colonia española.

Bajo un fuerte aguacero llegó la caravana a Santa Clara, en otro periplo inédito que incluyó empinados parajes por el corazón del Escambray, con tránsitos por los poblados de Condado, Güinía de Miranda, Manicaragua y Mataguá, antes de llegar a la ciudad de Che. Le tocó al habanero Leandro Marcos el éxito en esa etapa con crono de 2:41.00, mientras, Solenzal sigue disfrutando de una cómoda ventaja de 5.43 minutos a Yasmani Balmaseda y 5.59 al rey vigente, Pedro Portuondo.

Las últimas tres etapas serán Santa Clara-Cárdenas (180 kilómetros), una contrarreloj individual entre varadero y Matanzas (30 kilómetros) y el cierre entre Matanzas y La Habana, con tres vueltas al paseo del Prado (120).

La prueba contrarreloj puede deparar algún cambio o un recorte sensacional que mantenga el suspenso hasta el circuito capitalino, aunque Solenzal tiene casi todas las papeletas para coronarse en esta V edición del Clásico Cubano de Ruta. Otra vez, la veteranía y la bicicleta parece que son buenos aliados.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos