jueves, 8 de diciembre de 2022

SNB sub-23: Dos escobas y buen picheo

Pinar del Río y Villa Clara, únicos invictos. Cinco lechadas y tres de ellas por 1-0 en la primera subserie...

Norland Rosendo González en Exclusivo 06/08/2022
0 comentarios

La brevísima temporada cubana de béisbol sub-23 comenzó esta semana con par de limpiezas, pocos jonrones y demasiados errores de los que van a las hojas de anotación.

Solo Pinar del Río y Villa Clara consiguieron ganar los tres juegos en la subserie inaugural, y en el caso de los Leopardos maniataron a los Elefantes con soberbio picheo que apenas admitió una carrera en 21 innings.

Pero no solo el staff de los villaclareños firmó loables actuaciones entre martes y jueves. La mayoría de los primeros en cada rotación tuvieron experiencia en la pasada serie nacional de mayores, por lo que hubo diez aperturas de calidad.

Individualmente, el avileño Yadier Batista dejó en cero carrera, cero jit a Camagüey el miércoles en el sexto juego decidido así en los torneos nacionales de esta categoría, aunque ahora se jueguen a siete entradas.

Se produjeron cinco blanqueadas, tres de ellas por marcador de 1-0, y solo seis veces un equipo logró diez o más carreras y en ocho ocasiones alguno ligó una decena de jits como mínimo.

Resultó baja la producción de palos de vuelta completa (17), con Habana como líder con cinco, mientras siete conjuntos andan buscando su primer bambinazo.

Al campo la defensa registró un pobre .948 de average, resultado de 77 errores en 1492 lances. Artemisa, el primer campeón de estas lides, pifió 13 veces contra los capitalinos y es el único conjunto con doble dígitos en la casilla de las máculas. En el lado opuesto, Mayabeque jugó impecable ante Matanzas.

Bajo el mando de Donal Duarte, debutante en el puesto de mando, los pinareños lanzaron rápido su candidatura a su primer podio en series nacionales para menores de 23 años, pero en su grupo el A, tendrá un fuerte contendiente en Habana, cuyo picheo de relevo se desplomó en el segundo duelo ante Artemisa y no pudo consumar la barrida.

Para muchos, La Isla, con 15 jugadores que estuvieron en la Serie Nacional, tiene muchas credenciales para dominar esa llave, pero arrancar con 0-3 en un certamen de solo 15 partidos los obliga a una reacción vigorosa.

Los habaneros tienen un elenco en el que descuella su bullpen con Andy Vargas y Erick Cristian González, y sus cinco jonrones muestran potencial en la fuerza.

Aquí se concentran tres campeones de las seis ediciones precedentes (Artemisa, Habana y La Isla), o sea, el cincuenta por ciento de las medallas de oro.

En el apartado B, Villa Clara, que se ha quedado con una plata y par de bronces, exhibe un plantel muy balanceado, cuya rotación la integran varios de sus abridores en la liga de mayores, encabezados por el zurdo Oscar Sánchez.

Su lineup también tiene regulares del equipo de Pedro Jova, entre ellos Yuri Fernández y Cristian Rodríguez, miembros además de la selección nacional sub-23.

Sus tres triunfos sobre Cienfuegos dejan claras sus pretensiones de buscar su primer oro en este tipo de competencias, aunque el suyo parece un grupo parejo.

Mayabeque, inspirado en sus hermanos mayores, doblegó par de veces a Matanzas, una subserie en la que dos choques terminaron con ajustadísima pizarra de 1-0, un resultado poco usual en la pelota nuestra de los últimos tiempos.

Por el oriente, Las Tunas estuvo cerca de pasar la escoba como visitadores en predios de los vigentes campeones, los Gallos espirituanos, pero estos se soltaron a batear en el duelo de jueves para frenar las intenciones de los dirigidos por Osmani Urrutia.

Y Camagüey, único sin repitentes de la serie nacional sub-23 de 2019, dirigidos ahora por Marino Luis, sacó dos éxitos de su enfrentamiento con los Tigres avileños, y solo entregó el partido en que no pudieron ligar ni un imparable.

Por la llave D, ojo con Guantánamo, y qué agradable es escribir esto. Los Indios se habían vuelto tradicionales ocupantes de los últimos peldaños en los torneos cubanos, pero su trabajo paciente desde las categorías formativas los han llevado a armar un conjunto que podría dar sus primeros frutos en esta edición del sub-23.

Sus abridores trabajaron mucho en la Nacional de mayores y dejaron grata impresión en los técnicos por sus herramientas y condiciones físicas. Ahora casi barren a su eterno verdugo de Santiago de Cuba, único con dos títulos en el sub-23.

Holguín, como anfitrión, también sacó dos triunfos ante Granma, aunque el jueves, en ocho innings, cometieron cinco errores por bando, la mayor cifra de pifias en un choque hasta ahora, e igual las 21 vueltas entre ambos (11-10) resultaron el carreja más grande de la primera subserie.

Aunque estamos en período de vacaciones las cifras de público por juegos son bajas. El jueves, por ejemplo, según las estadísticas oficiales solo reportaron mil asistentes los estadios Capitán San Luis y Guillermón Moncada, y en el otro extremo, dos plazas muy concurridas históricamente como el Victoria de Girón y el Calixto García apenas informaron cien espectadores.

Este sábado se reanuda la justa con los duelos en subserie corta (dos juegos) entre ART-PRI, IJV-HAB, CFG-MTZ, MAY-VCL, SSP-CMG, CAV-LTU, SCU-HOL, GRA-GTM.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos