martes, 21 de mayo de 2024

Sí hay quinto malo

Los Alazanes de Carlos Martí estuvieron con el control del choque durante cinco entradas, en las cuales gozaban de una ventaja de 3-0 sin embargo no pudieron materializar su pase a la final...

Oscar Sánchez Serra en Trabajadores 08/02/2018
2 comentarios
Aguilas vs Alazanes
Las aguilas dominicanas clasifican al vencer ayer a los alazanes cubanos

Tampoco pudo Granma llegar a la final de la Serie del Caribe al caer, por segundo año consecutivo, en la instancia semifinal en un cerrado duelo, esta vez frente a Águilas Cibaeñas, de República Dominicana.

Los Alazanes de Carlos Martí estuvieron con el control del choque durante cinco entradas, en las cuales gozaban de una ventaja de 3-0. Pero en el viraje del choque por los dominicanos, hay varios matices que hicieron que el traje del triunfo granmense se deshilachara.

Uno de ellos es que dejó hombres en bases en cinco innings, en tres de ellos los corredores estaban en posición anotadora, y en el quinto los ángulos repletos. Aquí, con el juego 3-0 y un out había que evitar a toda costa la doble jugada a la defensa.

En esa circunstancia el turno le correspondía a Frank Camilo Morejón, héroe del choque anterior, pero con menos probabilidades de impedir el dobleplay salvador para el oponente. Emergentes les sobran a este equipo, además con la ventaja de contar con otro receptor de clase defensiva, como Yulexis la Rosa. En este estadio, una ventaja de 3-0 es prácticamente mínima, siempre hay que buscar hacer carreras por cualquier vía, en aras de despejar amenazas rivales.

Debió ser el episodio clave, el mejor porque atenazaba al adversario, pero fue lo peor que le sucedió a los Alazanes.

No anotar en ese capítulo fue decisivo en el revés de la Mayor de las Antillas. Como también lo fue la anemia ofensiva con hombres en bases por la que pasó Yurisbel Gracial en el turno de tercer bate, en el que es obligatorio producir. Vino en tres ocasiones con compañeros en circulación, en dos con hombres para remolcar y ni los trajo ni los adelantó.

Muchos pensarán ahora que en el sexto inning con 94 lanzamientos, Blanco ya estaba al borde del colapso. Pero en defensa de la decisión de mantenerlo apuntaría el buen tratamiento táctico que le venía dando a su faena. Aunque comparto que el trabajo era ya excesivo; el jonrón que le pega el juego 3-2 fue con el envío 101.

El resto del análisis es más sencillo, el primer relevo, el de contención con Miguel Lahera, no funcionó y después el equipo que mejor defendió en todo el campeonato fue incapaz de resolver una situación clásica de sacrificio en la séptima entrada y llegó el empate a tres. La remontada, la exigencia sobre el relevo con bases llenas sin out y la elevación de la autoestima dominicana, terminaron por desinflar al equipo de Carlos Martí.

Estos torneos son así, en un juego de pelota te va la vida y se requiere de mucha precisión. De todas maneras el ser el conjunto más destacado en la ronda preliminar, le dio la posibilidad a los Alazanes de mejorar un escaño. En la anterior Serie del Caribe finalizaron en cuarto lugar y ahora llegaron a la tercera posición.

Frederich Cepeda había dado triple en el segundo episodio para remolcar a Guillermo Avilés y él mismo anotó en jugada continuada por error en tiro a la antesala. Raúl González lo remolcó y se redondeó el paquete granmense de ese acto.

Párrafo aparte para quienes dicen que Cepeda no tenía nada que hacer en este equipo, en una justa como la Serie del Caribe. El espirituano es, en estas circunstancias, como esos hombres que el dramaturgo alemán Bertolt Bretch llamó imprescindibles. En el juego de la verdad no le sacaron out, bateó de 3-3, anotó dos y empujó la misma cantidad.

Ah, la jugada de robo de base en el noveno, sin out con tres abajo, en este nivel, es una locura, pero la aplaudo. Ceo que era la mejor manera de caer: combatiendo.

Anotación por entradas

Estadio Panamericano

C

H

E

DOM

000 002 320

7

10

4

CUB

003 000 000

4

10

1

G: Ramón Ramírez (1-0). P: Miguel Lahera (0-1). Js. Josh Judy (2). Jrs: Ronny Rodríguez y Frederich Cepeda.


Compartir

Oscar Sánchez Serra

Se han publicado 2 comentarios


IGlez
 11/2/18 12:28

Me parece q el periodista q reseña el desastre de este partido semifinal es excesivamente paternalista con el equipo, principal problema subestimaron a un rival q ya nos había derrotado en la clasificatoria inobjetablemente y se pensó q con nuestro principal pitcher todo debería ser solucionado como por arte de magia, la vida te sorpresas sorpresas te da la vida -el árbitro principal del partido tenía una zona de strike muy estrecha q afecto más al nuestro q a los pitcher rivales, por lo cual, q a la altura del 6to inning ya había trabajado en exceso el nuestro-, no obstante el riguroso análisis q hace el periodista sobre el manejo del picheo de relevo y las dificultades de los bateadores q dejaron de empujar pese tener jugadores de cambio suficiente para haber sido llamados de emergente en el partido en esos momentos imprescindible, excepto el caso de Cepeda inconmensurable en un partido como ese definitorio, loas para los Roel (excepto su corrin suicida rumbo a segunda en el noveno perdiendo tres carreras abajo, q mato el rally q el mismo inicio), Benítez, y Raúl Gonzalez, al resto de los jugadores la presión del partido les paso la cuenta -evidentemente aún tenemos mucho camino q recorrer para alcanzar la excelencia en esos momento definitorios, como poseen nuestros rivales de turno-. En lo particular Manduley, Gracial y Frank Camilo debieron ser sustituidos porq no estaban dando la talla y se insistió en confiarles la titularidad a toda costa y ahí están los resultados, dejamos de producir las carreras q hubieran mejorado o cerrado el score. El partido se nos fue además, porq los pitchers cubanos no cuidaron a los corredores contrarios bien, la dirección del equipo y el cátcher en el line up no supieron apaciguar los robos de bases del equipo anfitrión con las señas correctas a los jugadores q tenían q hacer su trabajo, en fin malas decisiones y comunicación entre sus directivos  y los jugadores involucrados en esas jugadas, amén de q los dominicanos q robraron las bases, saben bien el abc de estas jugadas y nos cazaron nuestros errores y nos robaron cuatro bases con clases en este sentido para todos, q les abrieron las puertas del home a su equipo, ahí estuvo la diferencia, y se nos fue el partido.

Digo esto como aficionado apasionado a este deporte q vio al igual q el resto del pueblo q visiono este importante partido, y q sabia q el equipo cubano podía con la tarea cuándo picheará Blanco, y soñaba con vernos en la final ante los impresionantes puertorriqueños q las aprovechan todas las q tu les des, y q iban a luchar con denuedo y defender su título de la anterior SC, si lograban ganar el partido semifinal con todo lo q tuvieran a su alcance.

Buen regreso a la patria a todo el equipo, y a seguir luchando por seguir mejorando el accionar de nuestro equipo rumbo al principal reto del año, los juegos Centro Americanos y del Caribe, ahí se incluirán otros equipos q aquí no están -Colombia, Nicaragua, Panamá y Antillas Holandesas-, y q nos pueden dar también malos ratos, si nos dormimos en los laureles, e insistimos en q todo NO fue obra de la casualidad y de q NO pasó nada en la serie del Caribe, y q estamos bien y la preparación marcha acertadamente, seria engañarnos y continuar pensando q todo se circunscribe a q cualquiera puede ganar o perder un partido, eso SI puede ser, pero jugando la pelota sin cometer inexactitudes como las q he comentado. Animo y adelante, más se aprende de las derrotas q de los agasajos q otorgan las victorias inmerecidas.

 

Rogelio
 8/2/18 12:05

Un nuevo descubrimiento en esta S del C, los lanzadores cubanos no saben cuidar a los corredores y los receptores no tiene brazo. nada que todos los dias se aprende algo nuevo, pero no se rsuelve nada, seguimos acumulando deficiencias, claro si en la SN no se roba base, no hay que preocuparse por cuidar los corredores y fortalecer la fuerza de los brazos de los cacher

Deja tu comentario

Condición de protección de datos