domingo, 27 de noviembre de 2022

Se me secó el kimono

Una pregunta pendiente: ¿Cómo les ha ido a los judocas cubanos en los mundiales celebrados en Japón?...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 15/04/2020
0 comentarios
Driulis González-judoca

Cuando se me secó el kimono, tras un reciente trabajo de judo, no salí a la carrera para la computadora. Es que me puse a cocinar a fuego lento una idea. Luego les cuento…

Vamos a aterrizar ya sin demora. En nuestro anterior material hablamos, entre otros puntos, de que el aplazamiento para el 2021 de los Juegos Olímpicos de Tokio obliga a demorar la entrada en el célebre escenario Nippon Budokan, considerado el templo del judo. Y que en él a los cubanos no les fue de acuerdo a lo deseado el año pasado durante los campeonatos mundiales. Una sola medalla, de plata, gracias a la muy segura Idalys Ortiz, en la división de más de 78 kilogramos.

¡A RESPETAR!

Los dos primeros campeonatos mundiales se disputaron en Tokio, durante los años 1956 y 1958, en ambos casos sin participación de cubanos. La historia cambiaría más tarde.

Y, como es muy lógico pensar sí tuvimos ya representantes cuando se efectuó, muchísimo tiempo después, un nuevo certamen del orbe en la llamada tierra del Sol Naciente. Nos referimos a la edición de Chiba 1995. ¡Nos dimos a respetar!

En Chiba, sede de la edición número 22, los judocas cubanos lograron empinarse hasta un muy meritorio cuarto lugar (dos medallas de oro-una de plata-cuatro de bronce; siete en total).

Los tres primeros fueron Japón (3-2-5=10), Sudcorea (3-2-3=8) y Francia (3-0-3=6).

En lo más alto del podio se colocaron la fenomenal Driulis González (56) y Diadenis Luna (72). Allá… ¡en la cuna del judo!

Las de plata correspondió a Odalis Revé (66), quien tres años antes había sido campeona en los inolvidables Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, en los cuales la delegación cubana terminó en quinto lugar con 14 medallas de oro.

Las de bronce en Chiba correspondieron a Amarilis Savón (48), Legna Verdecia (52), Daima Beltrán (72), Estela Rodríguez (categoría Abierta).

Y unas curiosidades saltan a la vista cuando revisamos estos archivos.

Los siete metales los aportaron nuestras chicas.

En la contienda femenina hubo tres naciones que pudieron ensartar dos medallas de oro: Sudcorea, Países Bajos y… ¡Cuba! A buen entendedor: no lo consiguió Japón, con un solo título esa vez. Lo mereció la multilaureada  Ryoko Tamura (48), toda una leyenda del judo mundial.
Hubo muchos elogios para nuestra delegación allá en el pabellón de eventos Makuhari Messe.

¿INCREíBLE?

Vuelve a sonar como algo increíble: cuando se disputó en Japón el siguiente mundial, el de Osaka 2003, los judocas cubanos… ¡volvieron a terminar en el cuarto lugar!

Hubo entonces, para tener un primer acercamiento, un título menos, y dos medallas más en el total: 1-3-5=9, según refleja el sitio Wikipedia.

Las tres primeras naciones fueron Japón (6-1-2=9), Sudcorea (3-0-0=3) y China (2-0-0=2).

Amarilis Savón se presentó invencible en la división de los 52 kilogramos

Allí rozaron las coronas, pues se incluyeron en el combate final, tres cubanas: Driulis González (63), tan acostumbrada a los podios quedó con medalla de plata, al igual que Regla Leyén Zulueta (70) y Yurisel Laborde (78).

Y sobre el de Tokio 2019, quinto de los cinco celebrados en Japón, ya escribimos que solo la gran Idalys Ortiz pudo echar una medalla en su maletín a la hora de regresar para La Habana.

Bueno… ¿y cuáles son esas ideas de las que prometí hablar después? Se encierra en otra pregunta: ¿Cómo les ha ido a los judocas cubanos en otros campeonatos mundiales?

Nos pasó lo mismo que la otra vez en la cual terminamos así: Ésa pregunta queda pendiente para un próximo trabajo. Y tenemos una razón poderosa. Exigidos por la computadora ya tenemos muy sudado nuestro kimono…


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos