jueves, 22 de febrero de 2024

Sanción a Rusia: Los atletas se rebelan

Atletas rusos exigen a su federación garantizar el entendimiento con los organismos internacionales para no ser privados de contender en los Juegos Olímpicos...

Lilian Cid Escalona en Exclusivo 11/06/2020
0 comentarios
Saltador Alexander Shustov-Campeón Europeo
Alexander Shustov Campeón Europeo del salto alto que enfrenta 4 años de suspensión según el reporte de la propia Federación Rusa ha logrado rebajar las tensiones.

El atletismo ruso, como sabemos, se enfrenta a la suspensión de toda competición internacional desde 2015. La decisión tomada luego de que se hicieran públicas pruebas sobre diversas violaciones del código antidopaje a nivel de país se ha mantenido pese a los intentos de llegar a un entendimiento.

Por esta causa los rusos —todos— se perdieron los Juegos Olímpicos de Río en 2016, y aunque han tenido la oportunidad de competir como atletas neutrales (bajo los atributos del Comité Olímpico Internacional), ahora se vuelven a enfrentar a la posibilidad de estar nuevamente ausentes de una cita olímpica.

Pasa porque la World Athletics (antes IAAF) no está convencida de la eficacia y veracidad del plan de “saneamiento” que se ejecuta sobre el atletismo del gigante euroasiático, como tampoco la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) ha dado su visto bueno a los procederes de la entidad antidopaje en aquel país.

Las últimas informaciones difundidas por la máxima entidad atlética dan cuenta que las sanciones se sostienen y el proceso de entendimiento mostró síntomas sólidos de retroceso a finales de 2019, cuando la federación rusa fue acusada de haber ayudado al subcampeón del mundo de altura de 2017, Danil Lysenko, a escapar a una sanción por faltar a sus obligaciones de localización para controles inopinados.

Ni siquiera la salida a la luz de nuevas víctimas, como el saltador Alexander Shustov, Campeón Europeo del salto alto que enfrenta cuatro años de suspensión, según el reporte de la propia Federación Rusa, ha logrado rebajar las tensiones. Y es que la falta de consenso entre las entidades locales y los organismos mundiales del deporte han disparado las alarmas y provocado el rechazo de la comunidad de atletas, que pretenden cumplir el sueño de estar en los Juegos Olímpicos.

El caso más notable y difundido es el de la saltadora de altura Mariya Lasitskene, quien ha dominado su prueba a placer, pero ha sido espectadora en primera fila de un proceso que la ha dejado sin tener, siquiera, la oportunidad de contender bajo los Cinco Aros.

Lasitskene ha liderado fuertes críticas para con los directivos e instituciones del deporte en su país, porque siente que no se ha hecho todo lo necesario para devolverles el estatus como país a nivel global. Ella se ha enfrentado al podio bajo las crudas condiciones que silencian todo tipo de conducta que pueda ponderar su nacionalidad.

Así, su nombre hoy se une al de Sergey Shuvenkov (110 m con vallas) y Anzhelika Sidorova (pértiga), las mejores cartas del atletismo ruso contemporáneo, en un llamamiento para exigir a su Federación tomar acciones inmediatas para resolver las diferencias.

El comunicado difundido este miércoles alienta a sus dirigentes para que paguen la multa debida a la federación internacional, World Athletics, ya que sin ese paso serían privados de participar en todas competiciones bajo bandera neutra.

La Federación Rusa de Atletismo (WFLA, por sus siglas en ruso) tiene hasta el 1.o julio para pagar una multa de cinco millones de dólares a la que fue condenada en marzo por sus incumplimientos de las reglas antidopaje. Si no lo hace, su cuota de diez atletas rusos autorizados a competir con bandera neutra será suspendida.

“Pedimos a los dirigentes de la federación que hablen abiertamente, en un plazo razonable, sobre la realidad de la capacidad de los atletas para participar en la escena internacional y un plan claro de salida de la crisis”, escriben en su carta abierta los campeones mundiales Lasitskene, Shubenkov y Sidorova.

“Tres semanas antes de la fecha límite, parece que los atletas rusos se perderán de nuevo la próxima temporada internacional, pero también los Juegos Olímpicos de Tokio”, añaden, explicando que “el no respeto de las obligaciones contraídas par la WFLA llevará a la exclusión definitiva de los atletas rusos de la federación internacional”.

“No queremos arriesgar nuestras carreras de nuevo, así que esperamos que el WFLA encuentre una salida, y no tendremos que ir directamente a las autoridades superiores para ayudar a resolver este problema” —sentenciaron.

COMIENZA JUICIO A LAMINE DIACK

Esta semana comenzó en París el juicio contra el expresidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) —en la actualidad World Athletics— Lamine Diack, quien es juzgado por presunto cobro de comisiones ilegales para mantener ocultos los casos de dopaje de atletas rusos.

Según reseña EFE, el hombre que dirigió el atletismo mundial entre 1999 y 2015 llegó al Tribunal Correccional de París visiblemente debilitado, un día después de haber cumplido 87 años.

Francia le puso bajo arresto domiciliario hace cuatro años, acusado de haber creado, junto a otras cinco personas, una trama corrupta para embolsarse millones de euros por ocultar los controles positivos de atletas rusos, además de haber organizado un entramado empresarial junto a su hijo para desviar fondos de la Federación.

A la vista del pasado lunes en el Tribunal Correccional de París también asistió el médico francés Gabriel Dollé, responsable de la lucha contra el dopaje en la IAAF entre 1999 y 2014, y Habib Cissé, abogado de Diack, imputado por haber contribuido al sistema de corrupción.

Pero faltaron a la cita su hijo Papa Massata Diack, refugiado en Senegal, que no extradita a sus nacionales, y los rusos Valentín Balájnichev y Alexéi Mélnikov, a cuya entrega se ha opuesto Moscú.


Compartir

Lilian Cid Escalona

Me gusta contar historias.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos