viernes, 9 de diciembre de 2022

Repasando las medallas

Una de oro, y tres de bronce, incluida la primera de una luchadora cubana...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 28/10/2018
0 comentarios
Lianna de la Caridad Montero- 55 kg-bronce
Lianna de la Caridad Montero (rojo): primera luchadora cubana ganadora de una medalla en un campeonato mundial de adultos.

Los sucesos han llegado con una velocidad espectacular. Y por eso nos parece necesario realizar un balance. En el momento en que escribimos, la cuenta puede haber cambiado, los luchadores cubanos han ganado cuatro medallas en los Campeonatos Mundiales, en Budapest, repartidas en una de oro y tres de bronce. Ellos parecen tocados por una varita mágica. Pero todos sabemos que estas no existen…

La primera de ellas, como ya reflejamos en nuestra revista digital, fue de oro, gracias a la paciencia consagratoria del librista Yowlys Bonne (de la división de los 61 kilogramos), quien se superó con creces a sí mismo, pues hasta ahora lo mejor logrado por él habían sido las de de bronce en los de Tashkent 2014 y París 2017.

Bonne tuvo que hilar muy fino en el combate ya por la de oro, contra el ruso Gadzhimurad Rashidov, actual líder europeo y segundo del mundial 2017, pues terminó con estrecha pizarra de 6-5, en lo cual lo salvó haber logrado una acción de gran amplitud.

Ese desempeño bien temprano de Bowne le permitió a nuestros compatriotas, teniendo en cuenta tanto la modalidad libre como la grecorromana, mantener la casi increíble cadena, ya con 27 eslabones, de haber ganado al menos una medalla cada año desde los ya lejanos campeonatos mundiales de 1982.

Luego vino, en el mismo estilo, y también reflejada aquí en Cubahora, la de Alejandro “Calabaza” Valdés, quien repitió una de bronce como en el de París 2017 (su mejor resultado hasta ese momento). Quería más. Y ello parecía posible después de que debutó ganándole 2-0 al famoso azerí Haji Aliev, tres veces campeón mundial y medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Pero un poco más adelante se enredó con un rival a todas luces inferior, el indio Bajrang Bajrang, quien, como ya escribimos antes, le hizo la gracia, y lo venció por un 4-3 inolvidable.

HAY MÁS…

Nos faltan dos medallas por reseñar, y queremos empezar, por ser un suceso espectacular, por la primera ganada por una cubana: Lianna de la Caridad Montero (55 kg) terminó con un bronce que confirmó lo dicho por ella antes de viajar hacia la sede: “Estoy muy bien preparada. Voy a dar lo mejor de mí. No descarto una medalla”. Sí, es verdad que muchas veces, como es lógico, se dicen cosas así. Y que no siempre pueden cumplirse…

Tuvo que sacar a flote mucha voluntad. Es que comenzó perdiendo, y de forma abrumadora, por 6-16, contra la bielorrusa Zalina Sidakova, quien terminó como subcampeona, y la arrastró a un repechaje que la cubana aprovechó muy bien.

No se amilanó. Se sacudió. Y derrotó primero a la vietnamita Thi Ly Kieu (10-0). Entonces le llegó el todo o nada ante la estadounidense Jacarra Gwenisha Winchester. Fue un combate reñido, pero supo dejar en la pizarra un marcador favorable de 5-4.
La cubanita, siempre segura, se va forjando un expediente interesante: medalla de plata en el campeonato mundial juvenil de 2017, de oro hace unas semanas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

Y tiene planes ambiciosos, a los cuales después de lo realizado en Budapest habrá que darle más crédito, de cara a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, un camino de dos años todavía en el que pensamos se le apoyará con palabras y hechos.

Y en este momento de gloria no puede dejar de felicitarse al laureado entrenador Filiberto Delgado, quien en poco tiempo de trabajo con las muchachas les ha permitido dar un vigoroso salto.

Un par de apuntes más sobre la competencia femenina: esa división fue ganada por la japonesa Mayu Mukaida; la otra cubana en el mundial, Yudaris Sánchez (68), perdió en su debut y no fue arrastrada a la fase de repechaje.

Al principio hablamos de cuatro medallas. Nos falta la de Franklin Marén (70), la cual, de paso, unida a todo lo demás, ubicó a nuestro país en un destacadísimo cuarto lugar, con 67 puntos.

No le fue complicada la última pelea: superioridad técnica de 11-1 contra el ucraniano Andriy Kvyatkovskyy. Había perdido en su primera salida con el ruso Adam Batirov (compite por Bahrain), tras un marcador de 5-1. En la repesca derrotó al moldavo Mihail Sava (10-0), al armenio Devid Safaryan (12-2) y, como acabamos de escribir, al ucraniano Kvyatkovskyy.

Otros cubanos finalizaron así: Reineris Andreu (57) quinto; Yurieski (86), décimo.

Sí, hemos repasado cuatro medallas de los luchadores cubanos nada más y nada menos que en un campeonato mundial. Una cuenta que podría aumentar…


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos