viernes, 1 de marzo de 2024

Reflectores otra vez hacia los luchadores

Tensa disputa por el primer lugar por países en los cercanos XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, Barranquilla 2018...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 31/03/2018
0 comentarios
Yasmany Daniel Lugo Cabrera-lucha grecorromana
Yasmany Lugo (98), lucha grecorromana.​

La escena quedó lista: atrás quedó ya la última pelea de lucha celebrada en el Coliseo de la Ciudad Deportiva de La Habana, correspondiente al clasificatorio para los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe, Barranquilla 2018, Colombia (del 19 de julio al 3 de agosto). Ello nos permite hoy colocar la cámara en otro ángulo…

Y es que hace unos meses los colombianos tiraron el guante: dijeron que van a ganar en casa esa porfía. Los cubanos lo recogieron: se ha anunciado de forma oficial el propósito de mantener una hegemonía que nació hace 48 años, es decir, casi medio siglo, en los juegos similares de Ciudad de Panamá 1970. ¡El interés se disparó!

La contienda por venir debe ser muy difícil. Los exponentes de los deportes fuertes en nuestro país casi no pueden fallar en el propósito de subir a lo más alto del podio (¡las medallas de oro son decisivas!). Y en esa disputa nuestros luchadores deben tener protagonismo. Es por eso que hoy les dirigimos los reflectores.

Y se imponen dos preguntas generales. Vayamos con ellas paso a paso. O, como sentencia uno de nuestros refranes favoritos, atrapando un conejo primero y otro después.

¿QUÉ PASÓ HACE CUATRO AÑOS?

La pregunta nos parece obligatoria… El torneo de lucha en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Veracruz 2014, valga el dato, se montó en el World Trade Center, del 25 al 29 de noviembre.

Los cubanos, como es tradición, lideraron con holgura en esta cita, gracias a su acumulado de 10 medallas de oro, 3 de plata y 1 de bronce (para un total de 14). Luego se ubicaron 2-México (4-2-6=12), 3-Colombia (2-2-5=9), 4-Venezuela (1-5-9=15), 5-Puerto Rico (1-2-5=8), por citar solo a los países que lograron al menos un título.

Y ese dominio fue liderado por los de la grecorromana, quienes alcanzaron entonces cinco doradas, gracias al aporte de Ismael Borrero (división de los 59 kilogramos), Miguel Martínez (66), Pablo Shorey (85), Yasmany Lugo (98) y Mijaín López (130). No hubo preseas para nuestra nación en la de 75, ganada por el mexicano Juan Ángel Escobar.

Los de la libre masculina finalizaron con cuatro doradas y una plateada. Al escalón más alto del podio subieron Liván López (74), Reineris Salas (86), Javier Cortina (97), Eduardo Mesa (125). Quedó en plata Alejandro Valdés (65), tras perder con el reconocido boricua Franklyn Gómez, medallista de plata en los Campeonatos Mundiales de Estambul 2011, campeón de los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2001, y bronce en los de Toronto 2015. No alcanzamos medallas en la de 57, dominada por el venezolano Pedro Mejías.

Las chicas lo hicieron para 1-2-1=4. Lisset Hechevarría resultó invencible en 75, como lo había sido en Cartagena de Indias 2006, ocasión para la cual se improvisó en el último momento un equipo femenino cubano de lucha, deporte que entre las damas entró en el programa de estas citas en Maracaibo 1998.

En la justa veracruzana finalizaron con plata Yusneylys Guzmán (48) y Yaquelin Estornell (58). La de bronce correspondió a Katerina Vidiaux (63), en una división liderada por la estelarísima colombiana Jackeline Rentería, también oro cuatro años antes en los de Mayagüez 2010, medallista de bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012, de oro en los Juegos Panamericanos de Río 2007, y más acá, de bronce en los campeonatos mundiales de París 2017.

¿QUÉ PUEDE OCURRIR?

Pero todo eso, aquí va una verdad de Perogrullo, es historia. Y la pregunta ahora, mientras se tensa la espera de la apertura, es qué puede ocurrir sobre los colchones en Barranquilla 2018.

Manuel Rodríguez, entusiasta metodólogo de la comisión nacional de este deporte y reconocido árbitro internacional de primer nivel, adelantó un pronóstico para los lectores de Cubahora: “Debemos estar con las doce de oro en el masculino. La grecorromana debe ir por una actuación perfecta, es decir, las seis de oro. La libre abogando también por las seis. Los países más difíciles deben ser Colombia, México y Venezuela. Me reservo un vaticinio en el femenino”.

Pero… se pueden tener esperanzas, en estos inevitables cálculos precompetencia, con dos de oro a cargo de las más bisoñas chicas, le replico.

“Sí, estamos hablando de oros. Medallas ganan todos”, agregó.

Como no existe una bola de cristal para adivinar, entonces debemos tener un poquito de paciencia, y esperar a ver qué sucede en definitiva sobre los colchones en Barranquilla 2018…


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos