jueves, 8 de diciembre de 2022

Reflectores hacia Mijaín López

La presencia del astro, dos veces campeón olímpico, atrajo la atención en los tradicionales torneos internacionales de lucha Granma-Cerro Pelado...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 14/02/2014
0 comentarios
López
Mijaín López no quiso apurar los combates.

 

No hacía falta haberlo vaticinado. Los imaginarios reflectores se dirigieron este jueves una y otra vez hacia el regreso del estelar luchador cubano Mijaín López, del estilo grecorromano, a las competencias internacionales. Era lógico dada la jerarquía del dos veces campeón olímpico de la división de los 120 kilogramos, sustituida ahora por la de los 130.

Lo anterior sucedió en el Coliseo de la Ciudad Deportiva, de La Habana, sede desde el pasado miércoles y hasta el sábado de los 45 torneos internacionales Granma-Cerro Pelado.

En ellos finalizaron ya sus acciones precisamente los de la modalidad grecorromana, en la cual solo son válidos los agarres de la cintura para arriba, y en la que existió dominio de los de casa en seis de las siete divisiones, aprovechando bien la ausencia de rivales más exigentes. Un año atrás, los polacos, ausentes esta vez, ensartaron dos de las coronas.

Sí, antes de que se conociera el nombre de los contrincantes de Mijaín López lo habíamos vaticinado en nota anterior publicada en Cubahora: a pesar de que no competía internacionalmente desde la cita de los cinco aros de Londres 2012, pues se acogió a una etapa de semidescanso, era difícil que encontrara oposición.

Y así mismo sucedió…

ENTRETELONES

“Sí, claro, llegar a la final siempre es mi meta. No quise trabajar para que las peleas terminaran pronto, pues deseaba luchar. Mis metas son otras: los Juegos Olímpicos y el Campeonato Mundial”, dijo enseguida en entrevista con la televisión local.

A continuación fue contestando algunas preguntas para los lectores de Cubahora…

“Me sentí más o menos igual que cuando gané el mes pasado el campeonato nacional. Lo que ahora me ha salido un poco es el cansancio. Todo ha sido muy rápido para mi. Sí, repito lo dicho antes: si finalmente se aprobaba la división de los 130 kilogramos, como se hizo, nadie me gana en los Juegos Olímpicos de Río 2016”.

En su primera presentación se impuso por 2-0, en el primer asalto, y luego finalmente 6-0, al estadounidense Robbie Smith. Luego por superioridad técnica al cubano Keidis Joseph. Y finalmente a Yasmani Acosta, también de casa, por 3-1.

Pero no olvidemos que el también cuatro veces monarca mundial lo que deseaba era no acabar rápido, sino aprovechar para luchar.

Y la ocasión, pese a la ausencia de rivales exigentes, puede ser buena para reafirmar un pronóstico: nadie se extrañe si en la capital brasileña logra su tercera medalla de oro en Juegos Olímpicos.

OTRO VISTAZO

En la nueva categoría de los 75 hubo una extraña final sin presencia de luchadores de casa, en la cual se vieron las caras el estadounidense Andy Bisek y el colombiano Carlos A. Muñoz, quien no pudo vender cara su derrota, y terminó cediendo ante la superioridad técnica, 9-0, de su oponente.

Bisek, 27 años de edad, subió por segunda vez este año a lo más alto de un podio, pues en enero lo hizo en el memorial Dave Schultz, el cual había ganado también en 2012.

Así de paso mejoró su quinto lugar aquí en 2012, y se recuerda que terminó decimoséptimo en el Campeonato Mundial de Budapest 2013.

Otros campeones, como ya dijimos, todos cubanos, fueron los siguientes: Maikel Anache, en 59; Alexei Bell, 71; Yasmani Lugo, 98; Miguel Martínez, 66, y Pablo Shorey, 85, quien pudiera marcar el punto más importante entre los mencionados en este párrafo.

Lo decimos porque se trata de un doble medallista mundial, de bronce en Herning 2009, y de plata en Moscú 2010, que estuvo lesionado y ha vuelto con intenciones de recuperar su plaza, ocupada, en el de Budapest 2013,  por Gilberto Piquet, quien terminó entonces en el lugar 29.

Shorey le ganó a Piquet el mes pasado en el nacional, y ayer repitió el éxito, tras un 5-1.

Sí, es un hombre para respetar…


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos