viernes, 12 de abril de 2024

Rebelión en el pantano (+Fotos)

Matanzas ha jugado con mucho enfoque: lleva tres juegos sin errores y produciendo las carreras claves después de dos outs...

Norland Rosendo González en Exclusivo 13/03/2021
0 comentarios
Juego Matanzas-Las Tunas
Matanzas ganó el tercer juego, repitió en el cuarto y volvió a hacerlo en el quinto para remontar en la serie.

Cuando muchos estaban alarmados por el curso que había tomado el play off entre Matanzas y Las Tunas tras los dos primeros juegos, el mentor de los Cocodrilos siempre se mostró ecuánime, tranquilo (será por aquello de la procesión se lleva por dentro), pero no dejó entrever jamás pesimismo, ni le buscó una explicación metafísica a los nueve errores cometidos por sus muchachos en las derrotas iniciales.

Su equipo salió al campo en el tercer duelo a jugar divirtiéndose, que en definitiva es la mejor manera de ganar; fue un choque tenso hasta el último out, pero ellos sabían que solo jugándolo impecablemente podían conseguir el éxito que rompiera la inercia.

Lograron la carrera del desequilibrio y con ella comenzaron a cambiar la historia real, que iba a contracorriente del guion previsto. Matanzas ganó el tercer juego, repitió en el cuarto y volvió a hacerlo en el quinto para remontar en la serie y colocarse a un solo triunfo de la final contra Granma.

Aunque en el banco se ve un equipo muy animado, que no se cansa de animar, bailar, cantar, bañarse, literalmente, con cubos de agua, en el terreno juegan con sangre fría, ejecutan cada acción con mucha exactitud. Le doy par de detalles: desde entonces no han cometido más errores, llevan tres partidos herméticos a la defensa, y el otro, las carreras más importantes siempre han sido con dos outs.

Esto último demuestra que están enfocados con profesionalidad en su propósito: revalidar la corona. En el duelo más complejo, que de perderlo se ponían prácticamente la soga al cuello, pues ningún equipo ha revertido un 0-3, jugaron con tal precisión que la primera vez que abrieron inning embasando hombre, ya en el tercer tercio del juego, lograron fabricar la carrera, pese a que había dos outs y el noveno bateador en turno, tocó a Eduardo Blanco pegar el hit.


(Oscar Antonio Sosa)

Al día siguiente tomaron rápida ventaja de siete carreras, pero sus adversarios emparejaron y llevaron el choque más allá de nueve tramos, igualmente con dos outs consiguieron los matanceros el hits desequilibrante y después par de ellos más para rematar.

Y en el quinto partido, fueron capaces de sacrificar a un hombre y entregar el segundo out, con dos carreras debajo en la pizarra, para que uno de sus mejores hombres en la postemporada, Yadil Mujica, tuviera turno al bate. Mujica sacudió el imparable que igualó el marcador e inspiró a sus compañeros para empujar dos más que a la postre decidieron el juego.

La jugada salió como quería a Ferrer, que además de ponerse encima en la serie, ya no tendrá más enfrente a Carlos Juan Viera, sin dudas uno de los pitchers más seguros y trabajadores del momento en Cuba.

Con semejante remontada, el beneficio de los vaticinios antes de comenzar la semifinal y el estado emocional del equipo, los tuneros, un conjunto con mucha maestría también, tendrán que jugar a tomar el mando de las acciones rápido, y aprovechar incluso la ansiedad de Noelvis Entenza, quien busca su victoria cien en series nacionales.

La figura más desequilibrante en la reacción de los Cocodrilos ha sido Yadir Drake. Impuso el jueves un récord de más hits en un choque de postemporada, con seis, y se quedó a una carrera de la marca de ocho empujadas; pero su protagonismo rebasa ampliamente su actuación con el madero, con el guante y dentro del banco ha sido pieza clave. No se desconcertó por haber sido movido del cuarto turno cuando no estaba produciendo bien, y su respuesta fue haciendo mejor lo que cada situación de juego dictaba, y eso, en buen béisbol, es profesionalidad, oficio, enfoque.

El domingo se reanuda la serie, un éxito de los matanceros pone punto final a la semifinal y repiten el triunfo del año pasado ante Las Tunas en esta misma instancia; si vencen los orientales habrá séptimo juego el lunes.

Los números dicen que en las 60 series de play off concluidas por 4-2 o 4-3, el ganador del quinto juego se ha llevado la victoria global en 34, o sea, que por ahí la diferencia no es tan amplia, pero Las Tunas sabe que ahora, después de desperdiciar una ventaja cómoda de 2-0, el escenario cambió drásticamente y pueden ser el primer equipo en perder cuatro juegos seguidos después de imponerse en los dos iniciales.

   


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos