domingo, 27 de noviembre de 2022

¿Qué tiene La Isla que sigue ahí?

Sin tanto seguimiento mediático, los Piratas vuelven a demostrar que más que con nombres se gana con hombres...

Norland Rosendo González en Exclusivo 21/09/2019
0 comentarios
Alberto Calderon

En un final en el que nadie con algo de juicio se arriesga a hacer vaticinios, el equipo de La Isla, sin que muchos lo hayan dado a inicios de campeonato entre los de más opciones para avanzar a la segunda fase, sigue metido en zona de comodines con más juegos ganados que perdidos.

Después de aquel espectacular subtítulo en la temporada 54, en un play off que llegó al séptimo duelo frente a Ciego de Ávila, sin que ninguno de los dos equipos pudiera vencer en dos duelos seguidos, los Piratas no habían pasado del octavo puesto, aunque siempre rindiéndose solo en las postrimerías, como buenos guerreros de ultramar.

Ahora, sin una nómina que impresione por los nombres, apuestan por el juego en equipo y hurgando en sus números, exhiben dos fortalezas que les han asegurado flotar entre los primeros ocho en la tabla de posiciones: su bullpen y la defensa, que promedia .979, por encima de la media del campeonato (.972).

Los relevistas isleños han tenido (antes del juego de ayer) diez oportunidades de salvar y apenas han desperdiciado dos, con el veterano Danny Aguilera como el más efectivo, de 5-5, y un caso curioso, el líder en juegos ganados del campeonato es Miguel Ángel Lastra (7) como parte del bullpen, en las estadísticas del sitio oficial del torneo no le aparece ni una sola apertura.

En conjunto, los pitchers de atrás de La Isla tienen saldo de 10-4 y 8 rescates, con el segundo mejor promedio de efectividad de todos los cuerpos de relevistas de la serie (3.63), detrás de Sancti Spíritus, y los que menos hombres embasan por inning (WHIP de 1.30).

Los abridores apenas han alcanzado siete triunfos con  efectividad de 4.63, números que no ubican a su rotación entre las más efectivas del campeonato. Solo Jonathán Carbó ha aportado tres éxitos y de sus ocho aperturas, cinco han sido de calidad, pese a que archiva cuatro derrotas.

Campeones en la campaña antepasada en la Serie Nacional sub-23 y nuevamente semifinalistas en el más reciente certamen de esa categoría, casi todos los años los isleños tienen que apurar su reconstrucción natural, pues algunos jugadores vuelven a sus provincias de origen y les dejan vacíos que parecieran insalvables, pero José Luis Rodríguez Pantoja y su cuerpo técnico se las ingenian para suplir las vacantes y rearmar un equipo competitivo.

Y esa es otra de las grandes virtudes de los Piratas, su capacidad para rearmarse, y seguir jugando linealmente.

Con el madero, los pineros tienen línea de .282/.366/.385. No pegan muchos jonrones (14), pero sí son de los equipos que más dobletes conectan (52) y han impulsado 152 hombres para el home plate, los octavos que más remolcan, con bunas frecuencias de boletos (1 cada 11 CB) y ponches (1 cada 9.8), respectivamente, si tomamos como referente las medias del campeonato en esas métricas.

Si su bullpen ha sido exitoso con un pitcher ganando mucho y otro salvando todos los que ha podido, sus bateadores son también muy efectivos con corredores en base. De los 471 hombres en posición anotadora, 109 han llegado a darle la vuelta al cuadro, para 23.14 por ciento, y 47 veces han impulsado el empate o la ventaja, segundo conjunto que en más ocasiones lo ha logrado, y eso habla muy bien de la oportunidad de los pineros.

Solo Alberto Calderón y el veterano Luis Felipe Rivera promedian por encima de .300 y el camarero Dainier Gálvez ha sacudido cinco vuelacercas. Ninguno del lineup acumula 20 remolques.

¿Qué le queda a La Isla en el cierre del segmento preliminar? Después de su subserie con los campeones nacionales, enfrentarán a Mayabeque y Holguín, dos elencos virtualmente descartados, para concluir con dos que como ellos pujan por puestos en los play off de mediados de temporada: Industriales y Pinar del Río, un final muy fuerte para el equipo pinero, pero que a la vez es una oportunidad para ubicarse entre los ocho primeros.

Acceder a uno de los puestos de comodines sería un resultado loable para los Piratas, pero si no les alcanza el combustible para navegar hacia ese puerto su actuación hasta ahora, sin mucho acompañamiento mediático, los ratifica como un equipo que no cree nunca en imposibles.

Falta, para bien de nuestro campeonato, la mejor parte en esta fase inicial, en la que hay mucho en juego: boletos directos, comodines, refuerzos y hasta selección nacional para el Premier 12, y los isleños dando espectáculo y queriendo que las puertas de su Cristóbal Labra no se cierren tan temprano.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos