jueves, 1 de diciembre de 2022

¿Qué pasó en el torneo Manuel Suárez?

Pesistas de varios países tuvieron un importante examen en la capital cubana...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 26/03/2017
0 comentarios
Marina Rodríguez
Marina Rodríguez vive un momento prometedor.

Cuando empezamos a escribir todavía se escuchan los ecos de la última pesa caída sobre la plataforma. Ocurrió el sábado, poco después de las seis de la tarde. Atrás había quedado, en La Habana, una edición más del tradicional Torneo Internacional Manuel Suárez. Las mentes de muchos, incluidos los de casa, estaban viajando un poco lejos. Sí, hacia los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Es que apenas se dan los primeros pasos.

Esta vez se reunieron alrededor de las barras competidores de Guatemala, Guyana, Honduras , Panamá, y, claro está, Cuba. La sede fue el centro de entrenamiento Cerro Pelado. Lo habitual es llevar el certamen fuera de esos predios, pero en esta ocasión no fue posible…

“En el 2015 fue en la provincia de Cienfuegos, y en 2016 en la de Matanzas. Este año iba a ser de nuevo en Matanzas, pero no se pudo por razones de presupuesto. El cambio de sede, y de fecha, atentó contra una mayor participación. En otras ediciones han venido competidores de Europa y hasta de Asia”, nos dijo Osniel Bernal Pulido, metodólogo de la comisión nacional de pesas.

PEQUEÑA RADIOGRAFÍA

“Se establecieron varios récords, pese a que nuestros atletas se encuentran en la última etapa del primer macrociclo de entrenamiento. Los cubanos, en sentido general, compitieron bien. Me refiero a las figuras que se preparan para los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018, o el clasificatorio. Hubo casos en los que no se logró lo esperado”, añadió.

Una noticia alentadora para las cuatro naciones visitantes: al menos uno de sus representantes pudieron subir al siempre ansiado podio de premiaciones. En ello ayuda, claro está, que el sistema de competencia propicia no concentrar las medallas en un solo país cuando ya ha logrado uno de los metales.

¿Recuerda el lector que todos los participantes compiten entre sí más allá de lo que pesa cada uno? Claro, nos referimos a la tabla Sinclair, que evalúa la trascendencia de cada alzada.

Y según ella los de mejores resultados fueron dos representantes de casa. Marina Rodríguez (división de los 63 kilogramos en el femenino) y Yoelmis Hernández (85 del masculino).

Marina, medallista de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, levantó 95 kilogramos en el arranque (récord nacional), 121 en el envión, para un total de 216 (también récord nacional). Y todo ello, como dijimos, sin estar en forma…

“No quiero adelantar mucho. Que esperen lo mejor de mí. Voy a guapear”, había dicho antes de levantar los hierros.

Yoelmis, tres veces medallista mundial (una de plata y dos de bronce), trabajó para 151-195=346, y se estima que todavía parece una figura para ser el número uno del área centroamericana e, incluso, de la panamericana.

“No hago pronósticos”, me ha dicho más de una vez Yoelmis.

¿Hace falta escribir que Marina Rodríguez es una de las que se encuentra pensando en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020?

ESPACIO OLÍMPICO

Lo dejamos con toda intención para este bloque final: ¿Quién fue Manuel Suárez, a quien se le dedica este torneo internacional? El entrenador, fallecido en accidente automovilístico, de nuestro primer campeón olímpico. Sí, de Daniel Núñez (56), en Moscú 1980. Allí estableció récords olímpicos en arranque y envión.

La última gran alegría en porfías montadas bajo el signo de los cinco aros nos la aportó el ya retirado Iván Cámbar (77), quien terminó con meritorio y sorprendente bronce en Londres 2012.

Y pendiente de una confirmación final hay rondando una buena noticia para la familia de las pesas cubanas. El nuevo análisis de las muestras recogidas en contra del doping, en la cita de Beijing 2008 pudiera aportarnos tres preseas de bronce. Ello sería, claro está, por la descalificación de hombres que consumieron sustancias prohibidas por el Comité Olímpico Internacional.

Los cubanos que podrían tener un metal olímpico son Yordanis Borrero (69), Jadiel Valladares (85) y Yoandris Hernández (94).

Y mientras tanto se confirma esa noticia… seguimos pensando en Tokio 2020.


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos