martes, 6 de diciembre de 2022

Primero la sanción, luego, muy luego, el "crimen"

La Dirección Nacional de Béisbol perdió una valiosa oportunidad para demostrar transparencia en el abordaje de temas de alta repercusión mediática...

Norland Rosendo González en Exclusivo 02/11/2017
7 comentarios
Victor Mesa-Industriales-Sanción
Víctor Mesa, mánager del líder Industriales, sancionado por indisciplina en la segunda etapa de la LVII Serie Nacional.

La circular escueta desbocó los comentarios. Unos injuriaban, otros despotricaban. Todos querían saber qué pasó, pero la nota oficial, la primera, solo decía: “A partir de la segunda Sub Serie de la II Fase, el director del equipo Industriales Víctor Mesa Martínez queda suspendido por tres juegos por INDISCIPLINA”.

Así, olímpicamente el que redactó (o dictó) la Circular se pasó con fichas. Dejó la “data” abierta para que se pegara cualquiera, y desde que se hizo pública la medida no cesaron las especulaciones.

Unos decían que la causa fue un altercado con los dirigentes del béisbol cubano por cuestiones de los preseleccionados para el Panamericano sub-23 y algunos cambios que quería hacer en la nómina de sus Industriales.

Otros decían también que fue por emplear a un jugador no autorizado en el último juego contra Pinar del Río y que eso merecía ese “castigo”.

Y otros, los más, decían también que lo que se armó en el hotel donde se hospeda el equipo fue tremendo. La vox populi cuenta que aquello terminó en una trifulca que había empezado en el estadio, después que Yoasán Guillén no se tiró en home y la que debía ser la carrera del empate concluyó siendo el último out del tercer partido ante los Vegueros.

A Víctor se le vio muy molesto con su jugador después que el árbitro cantó el out. Pero eso es normal en él; nunca está quieto. Que se pasa en los gestos y los ademanes, tampoco es noticia.

Ahí no paraban los rumores, los chismes… Se decían más cosas y mientras no se les atajaba, los inventores de historias seguían produciendo historias de todos los colores y finales posibles. Había para dejar boquiabiertos a los guionistas de cine.

Y nadie de los que debía dar explicaciones se salía de una palabra: indisciplina. ¿Cuál?, ¿Dónde? ¿Cómo saber si la condena se corresponde con la envergadura de los hechos? ¿Por qué creer en alguien que esconde datos?

Mientras eso sucede en la liga cubana, en la Serie Mundial de las Grandes Ligas un gesto dentro del banco —detectado solo por un camarógrafo y publicado probablemente por lo curioso del hecho sin imaginar lo que vendría después— le costó a Yulieski Gurriel más de 300 000 dólares de multa y la suspensión de cinco juegos en la próxima temporada, porque el lanzador japonés Yu Darvish consideró el gesto un acto racista.

Ese estirón de la piel cerca de los ojos se volvió muy viral y casi es más noticia que la mano de palos en la que se liaron sus Astros y los Dodgers en el quinto juego por la más codiciada corona del béisbol rentado.

El propio Comisionado de las Grandes Ligas habló con Yulieski, y este, que de racista no tiene nada y de chistoso tampoco, se disculpó por el incidente y aceptó el castigo por lo que fue interpretado y no por lo que él pensó que sería.

Acá, en Cuba, un día después de la primera nota, cuando no había quien parara la avalancha de comentarios en las redes sociales, en las peñas deportivas, cuando los teléfonos de las redacciones deportivas de los medios de prensa estaban a punto de colapsar, apareció la otra nota, la que debió ser parte de la primera; la que hubiera evitado tantas especulaciones.

Aunque no da detalles y deja huecos por lo que se cuelan los detractores, la Dirección Nacional de Béisbol, supongo que apremiada por la opinión pública, dice, y cito textualmente para que usted valore:

“La Dirección Nacional de Béisbol (DNB) informa a nuestra afición que la sanción aplicada al director de Industriales, Víctor Mesa Martínez, se debió a una indisciplina cometida en el hotel Bella Habana, perteneciente a la cadena Islazul.

”El incidente, en el que se vio involucrado Mesa Martínez y uno de los encargados de seguridad de la instalación, se produjo en la noche del pasado jueves, tras concluir el primer partido de la subserie que Industriales jugó ante Pinar del Río en el estadio Latinoamericano.

”Autoridades de la capital, del INDER, del Ministerio de Turismo y de la cadena Islazul analizaron detalladamente lo sucedido, y una vez esclarecidos los hechos la DNB procedió a aplicar la medida correspondiente, en sintonía con el nivel de gravedad del suceso.

”La evaluación de lo ocurrido aconsejó aplicar la suspensión del mánager por una subserie, la que corresponde a la que los capitalinos disputan ante Granma en Bayamo.

”Se ratifica así el principio de que la disciplina es inviolable en todas las sedes de nuestra Serie Nacional, y que sobre quienes la violen caerá el peso del reglamento establecido.

”La DNB quiere expresar además que como norma no ofrece detalles de los eventos por los cuales son sancionados sus atletas, entrenadores, federativos y directivos, con el fin de proteger la integridad moral de los implicados y no afectar la dinámica interna de un equipo o colectivo de trabajo”.

¿Leyó bien? ¿Encontró algo que le parezca información de seguridad nacional? Claro que no, y eso deja espacio para otras lecturas…

Entonces, ¿por qué tanta demora, si se sabía que desde el momento en que se anunciara la sanción iba a formarse tremendo alboroto? No es la primera y ojalá fuera la última vez que Víctor se vea involucrado en un hecho de indisciplina, por el bien de él, del béisbol cubano y del espectáculo. Pero sea Víctor u otro el implicado no debe haber paños tibios que calienten las malas intenciones. Decir la verdad sin medias tintas corta de cuajo las especulaciones, poncha los “globos” de los mal pensados y los mal hablantes.

Quien sí perdió una valiosa oportunidad para demostrar transparencia en el abordaje de temas de alta repercusión mediática y confirmar que es enemigo de los chanchullos, fue la Dirección Nacional de Béisbol. Una vez más.

Que la lección sea aprendida.


Norland Rosendo González

Se han publicado 7 comentarios


Guillermo
 4/11/17 15:35

Estaremos de acuerdo bajo cualquier equivocación humana de que se cuide a los hombres y que con las medidas se logren las correcciones, pero  quien es reincidente en el tema y más aún demuestra y da valia de su impunidad, no es digno de mantener entre los hombres y dirigente que hay que cuidar para con sus defectos lograr las metas y el avance. No falta quienes se pregunta  Quien es el personaje con influencia que protege las malas influencias de este gran deportista?,  Que condiciones les daran a este en las provincia que abiertamente las publica?,  que les promete y que les da a los atletas que que arrastra con el equipo a equipo, sera que los compra con promesas y acaso las cumples!,  ojo con todo esto que si hay algo que nos ha hecho fuerte en todo este tiempo ha sido la transparencia y el caracter humano de nuestra sociedad, quizas este deportista pueda aportar desde otra posición, pero creo que demostrado esta que como director no reune los requisitos para lo que la afición y el pais necesita.

orlando
 3/11/17 7:32

El problema es que nos gusta el misterio y suspense. Con ello logramos que se hagan conjeturas varias y por lo general lejos de la realidad. Lloviendo sobre lo mojado. Hay que ser veraz y decir la verdad SIEMPRE. Como dijo Martí: La palabra está hecha para decir la verdad, no para encubrirla. Muy buenos los comentarios de Yada, Esperanza, Sachiel y Porto.

Arturo
 2/11/17 23:28

hermano, muy pero muy bueno su comentario , quisiera que supieras que gracias a estos comportamientos de VM32 es estimulado por la comisión nacional para dirigir el equipo Cuba y varios equipos de la serie nacional y juegos de las estrellas , sin comentarios.

yada
 2/11/17 15:42

estoy de acuerdo  100% de tu trabajo. Norland, ademas de k la DNB perdio la oportunidad de demostrar transparencia  en su procedimiento de sanción, crea, descontento en la afición beisbolera y mas importante .Qué ejemplo demuestra a las nuevas generaciones del Beisbol en CUBA?....

porto
 2/11/17 14:10

Ojalá aprendan la lección, no solo en la transparencia. Con el historial de indisiciplina del implicado, era para que no pudiera entrar a un estadium de pelota (¿recuerdan lo que le pasó a Luis Suarez?), pero siempre lo premian... y hasta lo llaman "profesor" como si esas fueran nuestras aspiraciones en los nuevos peloteros. recuerdo una epoca en que Industriales estaba en crisis y trajeron a un DT de una provincia...  ese año no jugó el mas indisciplinado y el equipo fue campeón.

Esperanza Bulguera Cárdenas
 2/11/17 13:43

El Comandante en Jefe nunca le escondió al pueblo los hechos que trataban de desacreditar a la Revolución Cubana, (léase traición de Del Pino, Lages, Ochoa, etc), entonces cuál es el misterio de no decir las cosas con su nombre y apellidos y más por un simple director de equipo de pelota, "proteger la integridad moral de los implicados", con el secretismo sí dañamos la integridad de los implicados, porque como dice el artículo nacen las especulaciones, los chismes, es como tratar de salvar lo insalvable, y VM es muy reconocido en el país y también conocemos sus características, y no es ningún secreto para nadie que siempre que haya un juego de pelota él va a dar la nota, sea positiva o negativa, pero como él se cree intocable, tenga o no tenga la razón va a querer estar en primera plana. Por lo tanto ya está bueno de secretos sean del sector que sean, vamos a acabar de rectificar los errores subjetivos que cometemos y esto solo se resuelve con la verdad en la mano y poniendo el nombre y apellido de las cosas, así el pueblo gana

sachiel
 2/11/17 13:42

Aún asi, sigue el secretismo: ¿lo ofendió verbalmente, fisicamente, o qué? El agredido ?¿?replicó a la agresión u ofensa? Tambien puede inferirse que el "involucramiento" pueda haber sido otra cosa, por ejemplo, llevarse sin permiso un cenicero, intentar introducir algo ajeno al hotel, tomar bebidas alcoholicas en lugar no dispuesto, una mala contesta... entonces¿qué?

Deja tu comentario

Condición de protección de datos