jueves, 1 de diciembre de 2022

Clásico Mundial: Pestano, única variable de una ecuación complicada

Más que la segunda base o el staff de lanzadores debiera ser la receptoría la preocupación primera de los técnicos que entrenan la preselección de Cuba con miras al III Clásico Mundial de Béisbol...

Rafael Arzuaga Junco en Exclusivo 26/09/2012
6 comentarios
Ariel Pestano en el Cuba
Ariel Pestano es el primer receptor de Cuba.

De una sola mirada, en la preselección nacional de béisbol que se prepara en el estadio Latinoamericano, bajo el mando del manager Víctor Mesa, hay de todo para conformar un equipo competitivo hasta en el máximo nivel internacional posible hoy.

En sus manos, Víctor Mesa y el director técnico Jorge Fuentes tienen incuso pitcheo, área que más preocupaciones provoca siempre, pese a los altos rendimientos en torneos IBAF (si bien porque tres o cuatro pitchers, indistintamente, cargan con las selecciones nacionales).

No digo que ahora es mejor, potencialmente —y siempre la valoración toca los lindes de lo hipotético—, que el staff de Cuba en el II Clásico. No lo digo porque no lo es.

En 2009, se contaba con Norge Luis Vera y Pedro Luis Lazo, dos imprescindibles, dos (cuantos adjetivos elogiosos quieran escribir) de la historia de la pelota cubana; más Yulieski González, Aroldis Chapman y Yunieski Maya, más Ismel Jiménez, Norberto González y Yolexis Ulacia.

Ahora algunos de esos hombres repiten en la preselección, mas no hay un grupo con la profundidad, variedad de repertorio, fortaleza y experiencia de que presumía aquel staff.

Por supuesto, mi opinión no le veta a Yadier Pedroso, Freddy Asiel Álvarez, Vladimir García, Odrisamer Despaigne y compañía la posibilidad de trabajar para menos del 3.81 de efectividad en sus seis partidos que ubicó a Cuba, entonces dirigida por el Comisionado Nacional Higinio Vélez, en la sexta posición de la estadística, detrás de República Dominicana (0.31 en tres juegos de pelota), Japón (1.71 en nueve desafíos, contadas dos lechadas a Cuba), Puerto Rico (1.75 en seis encuentros), Corea del Sur (3.00 en nueve duelos) y Holanda (3.46 en seis presentaciones).

También hay calidad en los jardines, parcela de la que florece el mejor talento cubano en los últimos años, muestra de lo cual es la inclusión de Frederich Cepeda y Yohenis Céspedes en el equipo Todos Estrellas del II Clásico.

Fuerza en las muñecas de Alfredo Despaigne y Yasmani Tomás, y maestría ofensiva en los turnos de Frederich Cepeda. Ello, más las herramientas de Rusney Castillo, Alexei Bell y Guillermo Heredia, son con distancia el punto más fuerte, y un ejemplo elocuente es la exclusión de Irait Chirino, Yoandry Urgellés, Giorvis Duvergel y Yuniet Flores, jardineros zurdos capaces de aportar lo mismo —incluso más— que William Luis, Ariel Sánchez y Edilse Silva, los otros preseleccionados.

Asimismo, pese a las ausencias de Héctor Olivera, por enfermedad; y por otras razones y decisiones técnicas, de Aledmis Díaz, Alexander Guerrero, Yoilan Cerce y Yorbis Borroto —integrantes de recientes team Cuba—, pese a la saturación de terceras bases, se puede armar un cuadro interior con solidez en cada posición.

(Y si hago esta disección es porque la convocatoria actual se antoja la última antes de febrero de 2013, cuando se formará una preselección —Serie Nacional mediante, supongo— lo más parecida posible al equipo definitivo).

Lo que me preocupa es la receptoría. Más que el pitcheo y la segunda base, que la escasa calidad y poca experiencia del talento zurdo, más que las calles de La Habana y la capa de ozono, más que la dilación, innecesaria me parece, del nombramiento del manager de la selección cubana al III Clásico Mundial de Béisbol.

Ariel Pestano, esto lo sabemos, es el primer receptor de Cuba hasta que Ariel Pestano demuestre lo contrario. No hay ningún catcher cubano integral como el villaclareño, y menos con la confianza de los lanzadores, uno de los argumentos, sino el primero, que le vale la condición de titular indiscutido.

El enmascarado, sin embargo, como cualquier mortal, puede vencer a quien se lo proponga, menos al retoño de Urano y Gea, el dios Crono de la mitología griega, capaz incluso de castrar a su propio padre.

Puede vencer a cuanto rival ose interponerse en su camino, menos al conductor del eterno paso del tiempo, que eso significa para nosotros Crono.

Para muestra un botón. En las últimas tres fases de clasificación de las Series Nacionales, de 276 juegos de pelota, Pestano ha jugado en 205, pero en menos de la mitad (134) ha actuado como receptor, exactamente en 1 136 entradas, unas 70 por debajo de las disputadas por su equipo en esos 134 desafíos (abierta algo más la muestra, jugó 338 partidos en las recientes cinco Series y en 243 se puso la careta).

En términos de rendimiento, lea a continuación otro indicador: en tres años pasó de abortar 16 de 25 intentos de robos en la Serie 49, a capturar a 13 de los 16 que le corrieron por las almohadillas en la Serie 51. Buenísimo es su porcentaje, pero debemos tener en cuenta, primero, la línea de declive y, segundo, que en Cuba, hace años ya, ni hay vocación por el robo de bases, ni abundan los buenos estafadores.

Puede entenderse, entonces, como pérdida de potencia en el brazo, menor dominio de las situaciones del juego y en la conducción del pitcheo, o mayor irrespeto de los peloteros contrarios. Puede y no. Mas los números, menos fríos en este caso, tañen campanas de advertencia.

Si el jugador, excepcional, único si alguien quiere decirlo, sin par si a muchos les parece, fenomenal, digo yo; si ha extendido su carrera en tan alto nivel es, además de por su talento y maestría, porque sus directores tuvieron una alternativa fiable detrás del home plate (Yulexis La Rosa desperdició su talento a la sombra de Pestano) y porque pudo alternar decenas de turnos al bate como designado en una novena carente de talento propicio para esa responsabilidad (Dian Toscano, el de más posibilidades, no ha contado con la confianza de los técnicos).

Eso lo ve… hasta el peor ciego.

No obstante, Pestano, con un postrer esfuerzo y hasta al 70 por ciento de la capacidad máxima que alguna vez tuvo, es, por mucho, el ideal para actuar como receptor titular en el III Clásico Mundial de Béisbol. La distancia que lo separa del resto de los convocados, duplica la distancia entre el home plate y la pared del jardín central en el estadio más grande del mundo. Es, repito, el primer receptor de Cuba hasta que él mismo demuestre lo contrario.

Con la observación —sucinta, breve, créanlo— del desgaste que opera el tiempo en su rendimiento, no pretendo un prólogo al retiro de Pestano. Reparo, claro, en que ya no es el mismo, pero (re) afirmo que aún es el mejor. Y, al escribir esto después de más de una década de su titularidad en el equipo Cuba, pues no hago más que explicar mi preocupación por la receptoría.

Una posición a la cual Yosvani Peraza y Yenier Bello solo aportan fuerza ofensiva, comprobadas como están sus carencias defensivas. Una posición a la cual Yulexis La Rosa y Frank Camilo Morejón solo aportan defensa, contrastadas como están sus nulidades con el madero en las muñecas.

Una posición a la que Yosvani Alarcón, mal que nos pese, solo aporta incertidumbre, evidente como es su incapacidad para ganarse la confianza de técnicos y lanzadores, y por tanto la titularidad, en las pocas oportunidades que ha tenido para demostrar sus aptitudes.

Una posición a la que el no convocado ahora, el receptor de Pinar del Río Lorenzo Quintana, puede aportar más defensa que Peraza y Bello, más ofensiva que La Rosa y Frank Camilo, y, quizás, más sosiego que Alarcón.

Una posición que debiera estar ciento por ciento garantizada, toda vez que las riquezas y exigencias estratégicas de los juegos en el Clásico, un torneo de muerte súbita prácticamente, obliga a contar con y utilizar a más de un catcher, si con características dispares, mejor.

Una posición a la que, por su precario estado actual y por la amplitud de la nómina al Clásico Mundial, con toda seguridad se elegirán tres receptores con una fórmula aritmética sencilla: Pestano + el de mejor momento ofensivo + el de mejor momento defensivo.

Eso creo yo, que no decido asunto alguno en nuestro béisbol.

Y quizás no sea una de las preocupaciones primeras de los técnicos, pero para saberlo debemos esperar a los días finales de octubre, cuando la selección parte a los topes por Asia y, por la nómina que se escoja, escogida, tengamos una perspectiva de cómo Víctor Mesa y Jorge Fuentes valoran y perfilan la posición.

O a lo mejor debamos esperar a comienzos de 2013, más cercano al III Clásico Mundial de Béisbol, fecha en que tienen menos oportunidad de vida las medias tintas, los amagos y artificios propios de las preselecciones.

Mientras llega uno u otro plazo, mucho tendrán que trabajar los técnicos, porque las falencias en la receptoría están ante los ojos de todos y, esto creo, no parecen con solución óptima a corto plazo.


Rafael Arzuaga Junco

Se han publicado 6 comentarios


renemsc
 9/2/13 22:57

a mi entender, que me disculpe el resto de la aficion, pero lo primero que hay que hacer para integrar el equipo Cuba de hoy, es caer bien a Victor mesa, y dsepues al comite de beisbol, poruqe ! oye el no llevar a Pestano !!!, eso es poner problemas personales delante del deporte revolucionariom, ademas que alguien me diga que a hecho Frank Camilo Morejon, ! pues nada ! realmente no puede ni vivir a la sombra de pestano, mira en mi opinion muy particular creo que Osvaldo Area es muchisimo mejor de Morejon, pero claro como el ¨gordito¨no ha caido bien a niveles mas alto, no integra el equipo cuba, y claro esta, un pelotero de rendimiento como Areas, que no le dan oportunidad en el equipo Cuba ni de salir a las arenas internacionales, esta mas que claro que el hombre por pura vergunza no se prepara mejor, es mas no tiene la voluntad porpia, pa que si al final, el rendimiento no lo es todo, ademas hay que tener nombres que caigan bien.... porque en Cuba se enamoran de los peloteros..... cree a mi opinion revolucionaria, que ojo con la pelota cuba, porque se esta alejando un poco al consepto del deporte revolucionario del pueblo y para todo el pueblo... miren bien, porque Virtor escojio a su forma, y si creen que miento hagan una encuesta de quien quiere el pueblo Cubano que integre la nomina al Clasico... ademas pa el clasico lo rpiemro que nesecitamos es un director de equipo.... ! disculpen mi sinceridad !!!!

el chino vergez
 31/1/13 12:54

yo creo que pestano sigue siendo el mejor y mas ceguro detras del plato y se deveria aver llebado por respeto que en unos cuantos anos se retira del beisbol y lo a dado todo por el beisbol en cuba no hay respeto al deporte en !!!!!!!

Frank
 7/10/12 14:35

Recuerdo los inicios de Pestano, no se fue colando en la selección por su defensa, sino más bien por las oportunidades que tubo de salir de bateador emergente y responder siendo oportuno al bate, entonces mientras no se le den otras posibilidades serias a los demás receptores, no se podrá comprobar si efectivamente Pestano tiene o no sustituto...

Rafael Arzuaga
 28/9/12 15:25

Ariel y Zabuza, saludos. Sus discrepancias respecto al comentario, ratifican la tesis del trabajo: Pestano es el titular indiscutido y detrás hay una incógnita grande, un hueco que, a mi modo de ver, hasta Víctor Mesa ha pensado llenarlo con ofensiva (Peraza o Bello) y defensa (Frank Camilo o La Rosa). Bello es prácticamente el titular de SS, no es el titular, ya usted lo ha dicho. Y Alarcón, sí, luce el más integral de todos, pero no es que haya convencido como para asegurarse un puesto entre los tres receptores que, suponemos nosotros, llevará Cuba al III Clásico. Que nuestros criterios no sean idénticos, ni siquiera parecidos, es señal de que los catchers son un tema preocupante. Ariel, después de Pestano y Bello, ¿cuál es el tercer receptor? Zabuza, detrás de Pestano y Alarcón, y sin Quintana disponible, ¿cuál sería su tercer receptor? Recuérdese que el III Clásico debe ser una exigencia superior a los últimos torneos internacionales, que es un torneo ko (cada partido vale el resultado en oro) y, por tanto, ha que contar con tres receptores de diferentes características, como los tenemos, pero sin las falencias, como las que tienen los presleccionados, que, dicho sea de paso, son (casi)los mejores del país.

Ariel
 27/9/12 10:50

No estoy de acuerdo con el Autor, en cuanto a comparar a Bello con Perasa, ya Bello es prácticamente el receptor titular de SS y Peraza casi no juega. Además no creo que quintana tenga mejor defensa que Bello sus números son muy similares y la diferencia en cogidos robados a favor de Bello es abismal, quintana tiene mucho que mejorar en ese aspecto, le robaron 36 y solo capturo a 14, todo lo contrario de Bello con mejor promedio hasta que el de Pestano. No demerito que Quintana es el mejor prospecto de la posición, pero es muy joven todavía y le falta carretera. Espero que en los topes le den juego a todos los que se puedan porque Pestano no tiene nada que demostrar y lo ponen a jugar hasta en los Centroamericanos

Zabuza
 26/9/12 14:38

No estoy de acuerdo con el autor creo que alarcon si posee las caracteristicas necesarias para adueñarse con un tercer puesto en la receptoria , por otra parte de acuerdo con que falta quintana para mi despues de pestano el 2do receptor de cuba

Deja tu comentario

Condición de protección de datos