domingo, 27 de noviembre de 2022

Orlandito Ortega: “Londres fue un gran primer paso en mi carrera deportiva.”

El cubano Orlandito Ortega lideró el ranking nacional de 2012 en los 110 metros con vallas...

Lilian Cid Escalona en Exclusivo 06/11/2012
0 comentarios
Orlando Ortega

Orlando Ortega (hijo) lideró el ranking nacional de 2012 en los 110 metros con vallas gracias al registro de 13,09 (marca personal) hecho en La Habana durante la jornada de homenaje por el centenario de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo, IAAF (por sus siglas en inglés International Association of Athletics Federations) celebrada el 27 de mayo. El muchacho, bronceado en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, hilvanó una temporada de excelentes resultados, en la que logró estar en semifinales del Campeonato Mundial Indoor de Estambul 2012 (60mcV) y fue sexto en la final de los Juegos Olímpicos de Londres.

Por estos días, aún cuando quedan varias fechas de 2012 por gastar, el artemiseño ya se entrena con la mira puesta en la venidera campaña.

—¿Cómo valoras la temporada de 2012?

—Mi temporada de 2012 fue excelente porque logré muchas cosas que hasta ese momento eran solo sueños. Estuvimos en el mundial bajo techo y aunque no pudimos acceder a la final sí me sentí muy orgulloso porque era la primera gran competencia en pista cubierta a la que asistía. Luego me preparé muy fuerte y con la experiencia de varias competencias de la gira de verano pude llegar a la olimpiada en perfectas condiciones. Allí, con mente positiva todo el tiempo, trabajé sobre el objetivo que tenía planeado y logré cumplir al estar en la final.

—¿La final?

—El hecho de estar, el solo hecho de estar en la olimpiada ya era conquistar un sueño, tanto mío como de mi papá y toda mi familia. Sobre todo era el sueño de mi abuela y era mi promesa para ella. En esa carrera lo di todo, saqué el extra; mentiría si digo que no quería una medalla, pues aunque se sabía difícil, cuando uno está ahí hay que correr duro porque cualquier cosa puede suceder. Así lo hice, no salió la medalla pero estoy feliz con el resultado. Fue un gran primer paso en mi carrera deportiva.

—¿Qué tal el inicio de la preparación?

—Hace poco más de un mes que estamos entrenando y las cosas marchan bien, según lo planificado. Estamos haciendo un excelente trabajo, fuerte y muy ordenado.

—¿Objetivos?

—Tomar parte en algunas competencias bajo techo para fortalecer la preparación de cara al Campeonato Mundial de Moscú que es el objetivo de la temporada. No tengo la planificación exacta de dónde vamos a competir pero hemos conversado el tema con el entrenador y el equipo técnico, y la meta es competir. Correr bastante para mejorar defectos técnicos que debo pulir, sobre todo en la primera parte de la carrera. En cuanto a Moscú, voy a buscar la final, y ahí, que pase lo que tenga que pasar.

—Ser el relevo en una disciplina que ha mantenido la tradición de contar con atletas en el primer nivel mundial durante la última década, ¿qué significa?

—Creo que tengo el honor de entrenar con un colectivo que, para mí, es el mejor del mundo. La escuela cubana de vallas, como se le dice, está compuesta por entrenadores de mucho talento y ha dado grandes atletas como Anier García y Dayron Robles. Entrenarme aquí es una dicha, un orgullo y, por supuesto, un compromiso y una exigencia. Hay que trabajar bien y duro. Aquí somos como una familia y todos nos esforzamos al máximo. Hay que “echar el resto” todos los días en el entrenamiento porque hay un resultado que mantener.

—¿Qué te falta?

—Desde que regresé del Panamericano tenía fijación con el tema de ganar en masa muscular. Era una meta para mí, pero he desistido de eso porque no hay manera de que mi complexión física cambie mucho. Los resultados han salido así (se mira y hace un gesto como para sugerir que es un tanto más delgado y mucho menos musculoso que el resto de sus co-especializados a nivel mundial), y por eso me he enfocado en perfeccionar la técnica, que es un factor que define medallas. En ese sentido tengo que trabajar en la primera parte de la carrera, debo mejorar la técnica a la hora de atacar las primeras vallas. En base a esos errores estamos trabajando para lograr la estabilidad en la velocidad y perfeccionar todo lo que se pueda a la hora de hacer el pase sobre las vallas.

—¿Dayron Robles y Orlando Ortega?

—Nosotros somos excelentes compañeros, tanto dentro como fuera del ámbito deportivo. Somos amigos y para mí es un honor poder contar con sus consejos oportunos. Él siempre me ha ayudado y su influencia sobre mí ha sido bien importante. 


Lilian Cid Escalona

http://deporcuba.com/

Me gusta contar historias.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos