martes, 21 de marzo de 2023

¿Olímpico con 61 años de edad?

Ha disparado en seis juegos, y Guillermo Alfredo Torres quiere hacerlo en los de Tokio 2020...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 27/09/2016
0 comentarios

Es el deportista cubano que ha participado en más Juegos Olímpicos (seis que podrían haber sido ocho). Hoy tiene 57 años de edad. Guillermo Alfredo Torres no pudo clasificar para los de Río 2016. Pero muy seguro, como siempre, nos dice que aspirará a llegar a los de Tokio 2020, y buscar allí una medalla. Ah… ¡entonces tendría 61 años de edad! Él dispara en el skeet, también conocido como tiro al plato, tiro al platillo o tiro al vuelo.

Si no me falla la memoria, lo habíamos entrevistado ya una vez para Cubahora, hace algunos años, y ahora nos parece que hay motivos importantes para hacerlo otra vez.

—Atrás quedaron los juegos de Río, a los que no pudiste clasificar. Y continúas siendo el único cubano con seis participaciones olímpicas. ¿Qué piensas de ello?

—Ha sido el premio a la constancia que he tenido. Seis Juegos Olímpicos. Y eso que Cuba no asistió, por razones políticas, ni a los de Los Ángeles 1984 ni Seúl 1988, a los que yo hubiera podido ir. Entonces hoy tendría ocho.

—Tu constancia nos inspira a muchos.

—Hace muy pocos días, el primero de septiembre, cumplí 40 años en el equipo nacional de tiro”.

—Una duda que me surgió cuando preparaba las preguntas: No estuviste en los de Beijing 2008, con ellos tendrías siete.

—La preparación para ellos no fue buena, por carencia de municiones. Ni Juan Miguel Rodríguez ni yo clasificamos.

—¿Podías haber llegado a siete ahora en Río 2016?

—Sí, pero la gran posibilidad de conseguir la clasificación fue en los Juegos Panamericanos de Toronto 2015. Se permiten solo dos tiradores por cada país. La consiguieron Juan Miguel, medallista de bronce, y un estadounidense.

SIN PARPADEAR

—¿Estás conforme no solo con las participaciones, sino también con tus resultados en Juegos Olímpicos?

—No. La de ellos es la única medalla que me falta. Quizás cuando más cerca hubiera estado era en Los Ángeles 1984. Había sido séptimo en el Preolímpico, en el que estuvieron todos los estelares.

—¿Queda muy lejos para ti en el almanaque los de Tokio 2020?

“Me siento con fuerza para seguir, lograr la clasificación, e ir a buscar la medalla”.

—¿Cuál es tu momento más alegre en el deporte?

—Hay varios. La primera medalla del tiro cubano en general en un mundial, bronce en Valencia 1987. En 1986 gané, en México, la primera Copa del Mundo que se efectuó. Fui el primer tirador en clasificar para los Juegos Olímpicos de Seúl 1988. Logré medalla de oro en la Copa del Mundo de El Cairo 2000. En esas competencias tengo seis medallas: dos de oro, una de plata y tres de bronce. Y también la de bronce por equipos en el Mundial de Montecatini 1989.

“Antes mencioné los récords mundiales. Y en cuanto a los Juegos Panamericanos de La Habana 1991, fue una de las competencias en las que sentí mayor presión, por ser en mi país, con mi público”.

—¿Y el más triste?

—El Campeonato Mundial de Lima 1997. Yo cerraba el equipo, y teníamos la posibilidad de llevarnos el oro. No lo hice bien. Ese fue un momento triste.
—¿Has llegado a récords mundiales?

—Tengo uno igualado, 125 de 125, en los Juegos Panamericanos de Santo Domingo 2003. Y uno impuesto, 224 de 225, en los de La Habana 1991.

ÚLTIMOS DISPAROS

—¿Nos explicas el truco para darle a los platos?

—Uno va adquiriendo cierta maestría. Yo fui cazador, adquirí habilidades. La paloma es más difícil que el platillo. Por ejemplo, si le disparas a 100 palomas y le das a 70 es buenísimo el resultado. En cambio si lo haces con 100 platos y le das a 90 es malo. Como mínimo hay que darle a 90 de 100.

—Háblanos de tu padre.

—Vamos a empezar por mi abuelo: fue un gran cazador. Mi padre estuvo durante 12 años en el equipo nacional de skeet. Es el que me enseñó la cosa de la cacería, a tirar. Adquirí cierta habilidad, para matar palomas. Primero me enseñó a tirar. Me hicieron una prueba para la Escuela Superior de Perfeccionamiento Atlético (ESPA). De 25 tiros rompí 14, en disparos de posición, de la 1 a la 4, es difícil. En septiembre de 1974 entro a la ESPA. Y el primero de septiembre de 1976, con 17 años de edad, al equipo nacional.

—¿Cómo está el skeet cubano?

—No solo el skeet, el tiro cubano en general sufre de carencias de armas, de municiones. Hay buenos tiradores, como Leuris Pupo, Eglys Cruz, Reynier Estopiñán… En el skeet somos nada más que cinco. Puldón, Juan Miguel, otros dos, y yo. No hay relevo. Cuando nos retiremos nosotros no habrá skeet.

Ojalá pueda resolverse esta situación con las armas y las municiones. Ojalá Guillermo Alfredo Torres pueda disparar en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 (más allá de si gana o no una medalla). Entonces, como ya escribimos, tendría 61 años de edad…


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos