viernes, 9 de diciembre de 2022

Odisea para luchadores

Los cubanos quedaron cuartos en la Copa del Mundo, organizada y muy boicoteada por Estados Unidos...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 09/04/2018
0 comentarios
Reinier Salas-José Luis Anaya
Reineris Salas mantuvo las esperanzas de llegar a alcanzar las medallas de bronce.

Una Odisea, para muchos, ha quedado atrás. Nos referimos a la Copa del Mundo de lucha libre, la que, como explicaremos casi enseguida, fue organizada y también muy boicoteada por Estados Unidos. A pesar de los pesares… los cubanos terminaron cuartos. Ah, la Odisea para otros fue peor.

Nuestros compatriotas, para conseguir las visas, tuvieron que viajar antes para tramitarlas a México. Pero eso, valgan las comillas utilizadas en sentido burlesco, “no fue nada”.

Y afirmamos lo del párrafo anterior porque a los rusos la embajada estadounidense en Moscú no les hizo los trámites. Las comillas ahora son para recoger la frase exacta, y, de paso, vamos a seguir pensando en un estilo burlesco. La explicación que se dio fue "escasez de personal consular".

Y no es todo: les negaron las visas a algunos luchadores de Azerbaiyán y Kazajistán.

Claro que es una violación de los compromisos de un país que se compromete a acoger una competencia internacional (en ese caso en la ciudad de Iowa, sábado y domingo). Ello ha provocado cierto escándalo. Al cual volveremos después…

ENTRANDO A LOS COLCHONES

El equipo cubano, como ya escribimos, terminó en cuarto lugar. Sí, buena memoria la del lector. Ha logrado posiciones más encumbradas en otros momentos, como recordaremos después, pero al menos mejoraron el séptimo lugar de 2015.

La posibilidad de quedar con medallas de bronce no estuvo demasiado lejana. Lo impidieron los japoneses, ganadores de ese match con estrecha pizarra de 6-4. Y no es la primera vez que un nipón se mete en el camino de uno de nuestros libristas.

Un match de esos calificados como de rompecorazones…

Reineri Andreu (división de los 57 kilogramos) se batió duro, pero no pudo ante el campeón mundial, Yuki Takahashi, quien lo dominó tras pizarra de 7-5.

Los cubanos quedaron después abajó, 0-2, cuando Kazuya Koyanagi (61), venció a Yowlys Bonne, por 9-6.

Quizás la suerte quedó echada a continuación. Alejandro Valdés (65), medallista de bronce en los campeonatos mundiales de París 2017, e invicto en esta competencia hasta ese momento, llegó a tomar ventaja al parecer decisiva de 8-0 contra Daichi Takatani. Y… ¡perdió 8-10!

Franklin Marén (70) logró el primer éxito -entonces activó un marcador global de 1-3, al controlar por 8-4 a Keisuke Otoguro.

Luego vinieron patinazos de Liván López (74) y Yoan Zulueta (79). Los desenlaces de esas peleas incluso fueron holgados.

López cedió por superioridad técnica, 16-5, versus Yuhi Fujinami. Zulueta por la misma vía (10-0) ante Sohsuke Takatani.

Un respiro llegó con dos sonrisas. Yurieski Torreblanca (86) se desprendió de Shota Shirai, por 4-1. Lázaro Hernández (92) lo hizo ante Takashi Ishiguropor, por 4-4, gracias a haber realizado más proyecciones.

Reineris Salas mantuvo las esperanzas de llegar a alcanzar las medallas de bronce, pues le recetó superioridad técnica (12-0) a Taira Sonoda.

La tropa que dirige Julio Mendieta necesitaba a continuación una victoria que igualara el match. El súper completo Yudenny Alpajón(125) trató de conseguirla. Y perdió con un estrecho 5-6, ante Taiki Yamamoto, lo cual dejó definida esa disputa.

LO PENDIENTE

Nos habían quedado sueltos dos cabos…

Uno: El escándalo protagonizado por los organizadores, con la negativa de visas, llevo a que el presidente de la Unión Mundial de Luchas (UWW), el serbio Nenad Lalovic, ratificara el compromiso de su organización con el juego abierto y limpio.

“Al igual que muchas federaciones enfrentamos problemas con países que permiten que sus políticas interfieran en la competencia”, indicó.

“Si cada conflicto político internacional se transfiere al campo de juego y no respondemos, entonces todo el deporte estaría en peligro. Cada nación y deporte debe respetar la carta olímpica”.

Dos: En los archivos los cubanos han registrado, a lo largo de la historia, una corona, tres de plata, y siete de bronce.

La Odisea en la que se convirtió la Copa del Mundo vuelve a demostrar que Donald Trump, el presidente estadounidense, es como “un elefante dentro de una cristalería”. Y algunos elefantes se molestarán con el uso de esa vieja frase…


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos