martes, 6 de diciembre de 2022

Nuevo oleaje

La federación internacional inaugura el primer año del ciclo con un enfático espectáculo en la clasificación masculina...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 05/11/2016
0 comentarios

Desde la pasada centuria, la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) debía la organización de un encuentro cuya magnitud provocara más altas pulsaciones en los aficionados, excitara los corazones de los escépticos a la misma cota de uno seducido; despertara sueños cual primer encuentro de enamorados, y estimulara niveles de opinión idénticos al de una persona honesta integra, plena y determinada.

En efecto, una nueva ola matizará el quehacer del más dinámico y creativo de los deportes de equipo en este primer trozo del cuatrienio que finalizará en Tokio, Japón, en el verano de 2020. Porque ocurrirá la celebración de la I Copa Mundial, clasificación masculina, con una concepción que certificará los avatares sobre los parqués, pues el baloncesto es la tercera especialidad más reclamada en el mundo. Y una de las dos que, por causa de sus emotivas jornadas, figura entre las más acompañadas en las lides multidisciplinarias que se organizan cada cuatro años en las diferentes esquinas del orbe.

El cónclave inaugurará su curso en septiembre de 2017 y culminará en 2019 en la República Popular China. Esa formulación es parecida a la concebida por la entidad mundial de fútbol, el más universal de los deportes. Distinguirá también a la magna festividad de la FIBA la notoria paridad entre los contendientes, pues, sencillamente, el mundo se parece a un balón…y viceversa.

El combinado de la mayor isla de Las Antillas puede optar por una plaza para la liza ecuménica. Una comisión —integrada por José Luis Sáez, miembro del Buró Central de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), Alberto García, director ejecutivo para las Américas, y su asistente Víctor Mansure— visitará Cuba a partir de este domingo para explicarle a los directivos del país, en detalle, todo lo relacionado con la competencia. Dos fechas después ofrecerán una conferencia de prensa en el salón de actos de la Ciudad Deportiva capitalina.

Hace algunas semanas el combinado del país enfrentó a equipos chinos en varias localidades de aquella nación asiática. Esa acción constituye una preparación aceptable para un elenco inmerso en una eliminatoria mundialista, porque antes de iniciar la brega en la duela universal deben adjudicarse la visa en el clasificatorio de América.

De los 20 equipos del hemisferio occidental previstos para esa competición, doce poseen ya el boleto. Ellos son los cinco primeros del Centrobasket, celebrado en Panamá del 19 al 25 de junio de 2016, y los del Sudamericano efectuado del 26 de junio al 2 de julio de 2016 en Caracas, Venezuela. Los de Centroamérica y el Caribe: Puerto Rico, México, Dominicana, Panamá e Islas Vírgenes estadounidenses. Las otras representaciones son las de Venezuela, Brasil, Uruguay, Argentina y Colombia. Las escuadras de Estados Unidos y Canadá también conforman el organigrama del certamen.

Los otros cuatro elencos surgirán de un clásico (repechaje) que se organizará del 21 al 25 de junio en una nación que se conocerá en breve. Además de la cubana, allí coincidirán las formaciones de Bahamas, Nicaragua, Chile, Paraguay y Perú.

El premundial de América sucederá en septiembre. Conferirá siete pasaportes para la ronda eliminatoria de la Copa. Los 16 colectivos involucrados se dividirán en cuatro apartados. La fase se desarrollará por el sistema de ida y vuelta. Como la fórmula competitiva estipula la salida de un contendiente de cada llave, luego surgirán dos agrupaciones de seis participantes. Los tres primeros de ese segmento y el mejor cuarto lugar asistirán al tramo inaugural del foro que constará de 32 equipos, y cuya definición total ocurrirá en la venidera temporada preolímpica.

FAVORITOS

Tampoco ahora Estados Unidos, campeón líder mundial y olímpico, lo tendrá fácil. Por eso la federación de Estados Unidos toma muy en serio los certámenes olímpicos y mundiales. Evita un fracaso similar al de los JJ. OO. 2004, lid escenificada en Atenas. Seguramente otra vez nominará jugadores capaces de formar una fornida escuadra y, por lo tanto, liderar la controversia. Las autoridades de aquella nación, doble titular en Londres y Río de Janeiro, sabe la trascendencia del suceso, pues, tras los avatares de la última cita olímpica sus analistas les anunciaron que los desafíos coperos tendrán notable glamour.

Entonces, será sui géneris el estreno de Gregg Popovich. El afamado técnico seguro tendrá mucho cuidado en la selección de la plantilla para los intercambios inmediatos y mediatos. Porque además de los adversarios de América existen otros como España, Rusia, Francia, Lituania, por citar algunos que resultaron considerables rivales en la duela de la ciudad maravillosa.

La especulación domina en las proximidades de la celebración de los eventos deportivos. La I Copa del Mundo de Baloncesto ya fijó el “líquido” que podrá verterse en su interior, por intermedio de un aliado de la naturaleza: El encuentro exhibirá una manifestación similar a la de un huracán. El campeón exteriorizará tres cualidades inherentes a ese sistema meteorológico, como son la lluvia (clara disposición para mantener el equilibrio ofensiva-defensiva); viento (invariable disposición para liderar la pugna por los rechazos); y penetraciones del mar (pericia para realizar y terminar eficazmente los contraataques).

PRESELECCIÓN CUBANA

La nómina antillana que enfrentará el primer compromiso del evento mundial la pudieran conformar los jugadores defensas: Osmel Oliva, Mario Troyano, Yasser Rodríguez, Yonisquel Molina, Karen Guzmán; aleros: Yoanqui Mencía, Carlos César Villegas, William Granda y Pedro Roque y Lisván Valdés; y los centros: Freddy Goicochea, Eliecer Quintana, Yoel Cubillas, Germán Clement, Orestes Torres y Abel Font. Ellos serán dirigidos por Yoanis Zaldívar y Rainier Panfe.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos