viernes, 9 de diciembre de 2022

Mujeres al cajón de bateo

La selección femenina cubana estará en el grupo A del VII Campeonato Mundial de Béisbol, previsto para celebrarse desde el 3 de septiembre en Gijang, Corea del Sur...

Joel García León en Exclusivo 01/09/2016
0 comentarios

Cuando aún no se han apagado los ecos de la reciente aprobación del softbol y el béisbol para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, desde esta semana 12 equipos disputarán en Gijang, Corea del Sur, la VII edición del Campeonato Mundial de Béisbol para damas, una lid a la que Cuba asistirá por cuarta ocasión.

Desde que se inaugurarán hace 12 años estos eventos, el principal incentivo es promover la práctica de esta disciplina entre las féminas, quienes lo más cercano que hacían era practicar softbol. “La fuerza de estos certámenes es seguir viendo las potencialidades de la mujer en el deporte”, dijeron entonces los organizadores de la primera lid en Canadá 2004.

Nuestro conjunto no aparecería por vez primera en estos eventos hasta el 2006, en Taipéi de China, donde concluyeron sextas, igual posición a la alcanzada en el 2010, cuando Venezuela sirvió de sede. Su última aparición ocurrió en tierra canadiense, en el 2012, en la cual finalizaron octavas bajo la dirección de Juan Padilla.

Para la venidera contienda universal, nuestro elenco fue ubicado en el grupo A, junto a las anfitriones sudcoreanas, la conocida Venezuela y la principiante Paquistán; mientras que en el B lidiarán las favoritas Japón (actuales monarcas), Canadá, así como Holanda y la debutante India en el B. Finalmente, en el C aparece la potente formación de Estados Unidos, con Australia, Taipéi de China y Hong Kong.

El sistema de competencia da cuenta que avanzarán a la siguiente ronda los dos primeros de cada llave. Entre esos seis equipos (7 al 10 de septiembre) se efectuará una ronda final de la que saldrán los dos aspirantes a la corona. Esta fórmula busca más espectáculo y mayores posibilidades, aunque para llegar a la misma habrá que ganar al menos dos juegos en la etapa inicial.

ASPIRACIONES REALES DE CUBA

A pesar del amplio apoyo brindado al desarrollo del béisbol femenino, un calendario nacional que poco a poco ha ido sumando certámenes en provincia y la medalla de bronce en los pasados Juegos Panamericanos de Toronto 2015, todavía nuestra selección femenina necesita mucho fogueo para pensar en un puesto más allá del sexto lugar en la venidera cita del orbe.

Su mentor, Julián Sarría, ha reiterado a la prensa que el objetivo fundamental es pasar la primera fase, aunque para ello necesitan ganar dos partidos. Uno es muy posible ante Paquistán, el otro habrá que pelearlo duro con las venezolanas, pues con las sudcoreanas la tarea suena sumamente imposible.

La nómina antillana es una mezcla de juventud y experiencia, liderada por su capitana Dayana Batista, única que ha participado en las tres versiones pasadas. Yordanka Rodríguez (receptora), Libia Duarte, Odrisleisis Peguero y Yesica Herrera estarán alrededor del diamante, mientras que la jardinera Nilsa Rodríguez, además de Mayumi Solano y Yadira Boffill —en el box— son las jugadoras base de nuestra selección.

No se puede pensar que por la preparación realizada, los deseos de las muchachas y los últimos resultados internacionalmente, Cuba tiene todas las de ganar y avanzar expeditamente a la segunda fase. Lo más difícil en la pelota siempre ha sido batear y la ofensiva del equipo antillano tiene deudas de oportunidad y producción de carreras, al tiempo que el pitcheo sufre con frecuencia de descontrol, lo cual a este nivel cuesta triunfos.

De cualquier manera, esta cuarta presencia en un mundial puede reafirmarnos como tercera potencia de América y abrir el camino hacia nuevos horizontes en una disciplina tan arraigada cultural y socialmente en nuestro país. El partido inaugural el día 3 de septiembre contra Venezuela será clave en las aspiraciones cubanas para este mundial. Lo demás, será historia para contar.


Joel García León


Deja tu comentario

Condición de protección de datos