martes, 6 de diciembre de 2022

Mirada a ciertas marcas y una curiosidad sobre sedes neutrales

Ofrecemos un compendio de los récords impuestos en esta temporada para calendarios competitivos de 75 juegos...

Norland Rosendo González en Exclusivo 25/01/2021
0 comentarios
Lisbán Correa-Industriales
Lisbán Correa, cuarto bate de Industriales es candidato de lujo para el premio al Jugador Más Valioso.

Cuando quedan horas para que comiencen los play off dentro de dos burbujas vecinas, aunque no será la primera vez que se jueguen partidos de postemporada en sedes neutrales, pues ya hubo par de ocasiones en que sucedió así en la década de 70 del siglo pasado, volvamos la vista a números de la etapa regular que resultan récords para calendarios de 75 partidos.

Hurgando en sus archivos el acucioso estadístico Benigno Daquinta encontró los box score del par de choques efectuados hace unos cuantos años fuera de los estadios de los conjuntos involucrados para decidir campeonatos élites en Cuba.

Ambos tuvieron como escenario el estadio Latinoamericano. El primero fue el 9 de abril de 1972, en la oncena Serie Nacional, con el duelo empatado a un éxito por bando entre Mineros y Azucareros. Los del centro ganaron con pizarra de 2-0 con José Antonio Huelga trabajando completo y salió derrotado el también estelar Braudilio Vinent.

El segundo ocurrió el 25 de mayo de 1978, durante los juegos para decidir el campeón de la cuarta Serie Selectiva. Lo protagonizaron Pinar del Río y Las Villas y este último salió airoso con marcador de 3-2, triunfo para Servando Medina, fracaso de Rogelio García y salvamento de Roberto Ramos.

Después de esta pincelada histórica, recordemos que hubo también par de series nacionales jugadas a 75 partidos: la 23 (1983-1984) y la 24 (1984-1985). En esta se rompieron varias marcas de entonces, casi todas en bateo, y otras quedaron muy lejos del récord de aquellas ediciones.

Con sus .403 puntos de average, a César Prieto le faltaron seis unidades para llegar al promedio de Omar Linares en la campaña 24, vestido de Vegueros. Sin embargo, sí superó en 13 los 115 hits de Amado Zamora (VCL, SN 24).

Su colega de posición, Santiago Torres anotó 81 carreras, para dejar atrás las 65 de Linares e igualó con el mítico antesalista de Vueltabajo y el propio Zamora en triples (9).

El cuarto bate de Industriales, Lisbán Correa, candidato de lujo para el premio al Jugador Más Valioso, quitó dos primacías conseguidas por Lázaro Junco en la campaña 84-85, al disparar 28 palos de vuelta entera, cuatro más e impulsó 82 hombres para el home plate, diez por encima. También subió hasta .692 el Slugging, cuarenta puntos superior al firmado por el Niño Linares.

Si existiera otra justa con 75 juegos va a ser difícil que alguien iguale los 98 boletos conseguidos por Frederich Cepeda. Nada menos que 35 más que los recibidos por Antonio Muñoz (CFG, 84-85).

Y en una estadística que nadie quiere poner su nombre, el guantanamero Over Cremet tomó 73 ponches, para exceder en tres los digeridos por Luis Cuesta (HAB, 84-85) y Juan Carlos Luna (LTU, 83-84).

Pocos inscribieron mejores notas en el pitcheo y solo una es de destacar los 14 tapones de Yunior Tur (SCU) y David Mena (MTZ), que dejan chiquitos los ocho salvados de Lázaro Azcuy (FOR, 83-84), pero en aquella época los abridores caminaban todo lo que podían y el bullpen era empleado para apagar fuegos, a diferencia de ahora que existe cierta especialización en los relevos, especialmente la función de cerrador.

Distante quedó el promedio de carreras limpias conseguido por el villaclareño Pablo Luis Guillén (2.52), de la marca de 1.17 de Manuel Álvarez (CAV, 83-84), y también le picaron lejos a los 143 ponches de Faustino Corrales (Forestales, 83-84).

No soy de los que promueve las comparaciones entre épocas, pero en aquellos tiempos el pitcheo era mucho mejor que el de ahora. Y los bateadores, también.

Aquí le dejo los líderes de la temporada 60 (poner aquí las fotos con los líderes).


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos