jueves, 1 de diciembre de 2022

Miércoles de remontadas de todo tipo

Camagüey sostiene la punta por puro milagro y también con susto ganaron Industriales y Matanzas...

Norland Rosendo González en Exclusivo 08/10/2020
0 comentarios
Isla de ls Juventud-vs-Industriales
Industriales dejó sensacionalmente al campo a La Isla.

De los cuatro equipos que llegaron ayer a 13 victorias, solo uno, Santiago de Cuba, lo hizo cómodamente. Los demás estuvieron con la soga al cuello hasta casi el último minuto, cuando hubo remontadas épicas y algunas con visos de surrealismo.

Condenada a seguir en el último lugar, la nave de los Piratas estuvo a un out de ganar en el Latino, pero ese maldito fantasma que se llama descontrol fue el caño por el que se le esfumó la victoria al abridor pinero Jonathan Carbó, quien solo había regalado un boleto durante todo el trayecto y había sido intencional.

Él mismo firmó su sentencia regalándole una base por bolas a Roberto Acevedo, luego de dominarlo tres veces con un ponche y las otras obligándolo a conectar rodados por el cuadro, pero cuando tenía que atacar la zona de strike, lo caminó para la inicial y dejó que batearan los Leones más hambrientos: Jorge Enrique Alomá, el segundo de más average en el campeonato (.429), le pegó doblete y Lisbán Correa, hasta hace poco colíder jonronero (6), empujó empate y victoria con cohete.

Con esa victoria, los Azules ganaron el doble juego contra los isleños y aseguraron no moverse del segundo lugar de la tabla de posiciones junto con Matanzas y Santiago de Cuba.

Los Cocodrilos llegaron al octavo capítulo con desventaja de tres y los Huracanes estaban muy dispuestos a dejar en siete la racha de derrotas seguidas cuando hubo rebelión en el pantano ante uno de los muchachos más corajudos del pitcheo cubano actual, Yadián Martínez, quien estuvo muy cerca de controlar la situación.

Después de un out, par de hits y un boleto, ponchó a William Luis, pero no pudo poner el tapón y Yariel Duque le pegó imparable que mandó dos para el home plate. A esas alturas era tiempo de bullpen, sin embargo, los mentores se lo piensan mucho antes de tomar la decisión porque saben que el remedio suele ser peor que la enfermedad. Ariel Sánchez terminó por voltear la pizarra con un doblete que redondeó las cuatro anotaciones del inning y con ellas casi sentenció la quinta victoria seguida de los Cocodrilos.

Casi de manera surrealista el equipo de Camagüey conservó el puesto de mando de la temporada en una novena entrada en la que concedieron seis oportunidades de out y los tuneros desaprovecharon tres para dejar escapar un éxito casi seguro.


Camagüey está a punto de barrer a los Leñadores. (István Ojeda)

Como en el segundo juego del Latino, ya había dos hombres fuera en el último inning y ambos cargabates recogían lo poco que quedaba afuera, pues los Leñadores tenían dos carreras encima cuando sucedió lo que en Las Tunas están calificando como una maldición de no se sabe quién.

Dos rolling por la zona de las paradas cortas no sirvieron para rematar el inning, después como casi siempre sucede en estos casos, hubo un imparable, pero Alexander Ayala volvió a batear por el cuadro y la defensa cometió el tercer error de la entrada. Con tantos agujeros, unos Toros muy bateadores no desaprovecharon el momento e hilvanaron otro imparable con boleto y un doblete con bases llenas para dejar boquiabiertos a los seguidores de Las Tunas.

Ni el mismísimo Miguel Borroto, un mentor que peca por excesos de optimismo, imaginó cuando Humberto Bravo cedió el segundo out del noveno con elevado al jardín izquierdo, que hoy iba a amanecer en la cima de la tabla de posiciones. Pero así es el béisbol, el out que no es out, no pocas veces es carrera.

Cómodamente, sin exigirse emocionalmente, las Avispas indómitas doblegaron a los Indios del guaso, quienes suman nueve fracasos en sus últimas diez presentaciones, que si no son la peor racha se debe a que Artemisa lleva de 10-10, luego de que Pinar del Río les encajara par de derrotas más este miércoles.

Son los Vegueros, junto a Camagüey y Matanzas, los de mejor balance en sus diez choques más recientes, con ocho triunfos, y esa buena actuación los ha metido en zona de clasificación, aunque aún la temporada es joven.

Ningún contratiempo tuvieron los Elefantes de Cienfuegos para aplastar a Villa Clara con el primer bambinazo de César Prieto y el quinto de Juan Miguel Soriano y una labor exitosa del pitcher Adrián Bueno, quien dejó en dos hits a los Leopardos en toda la ruta.

Y Lázaro Blanco no quiere irse a cumplir su contrato en la Liga profesional de Nicaragua sin dejar en buena posición a sus Alazanes. Este miércoles blanqueó a Holguín, pese a que en siete inning concedió más base por bolas (5) que hits (3) a un lineup que llegó a Bayamo con notas sobresalientes al ataque y en dos juegos solo ha podido pisar una vez el plato.

Hoy concluyen estas subseries que están decididas todas, y en Sancti Spíritus habrá doble programa, pues la lluvia no dejó jugar ayer.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos