jueves, 25 de abril de 2024

Marlies, la otra cubana que le saca chispa al pedal

Entre Arlenis Sierra y Marlies Mejías puede estar la reina del ciclismo de los Juegos Centroamericanos y del Caribe...

Norland Rosendo González en Exclusivo 25/07/2018
0 comentarios
Maerlis Mejías
Marlies Mejías, la esperanza cubana.

Ahora mismo si me ponen a escoger no sé qué decir. Una y otra tienen todos los atributos para ceñirse la corona de reina del ciclismo de los Juegos. Reina por partida doble, por la belleza y por los oros que pueden colgarse. Cuba tiene ese privilegio, contar con las dos.

De Arlenis ya escribimos cuando ganó la primera presea dorada de estos Juegos. La contrarreloj individual no es su fuerte, pero ella, a regañadientes, aceptó competir. Como no le gusta perder, salió a quemar el pedal, y se encaramó en el puesto más alto del podio.

Después repitió ese escaño con Marlies, Yudelmis Domínguez y Maylín Sánchez en la persecución por equipos, y todavía le quedan más opciones de oro, en la ruta y en la pista.

Marlies también tiene par de metales dorados adornando su pecho. Uno en el scratch y el de la persecución. Su entrenador consideró que no debía lanzarse en el ómnium, la prueba más integral, donde ella es la actual reina de Veracruz y no creo que haya rival que la hubiera destronado en Barranquilla, pero esa competencia es muy agotadora y a Marlies le queda la ruta, la carrera por puntos y la persecución individual.

Huelga preguntarle cuál ganará. Así como es, dirá que las tres. Marlies nunca sale por una plata o un bronce. Siempre va por el oro. Y no lo esconde, lo dice, aunque sea el pronóstico más aventurero del mundo. Ella, muerta de risa, te suelta en la cara que no le gusta que duden de ella.

Será interesante ver qué sucede en la ruta femenina el día 28. Estarán Marlies y Arlenis. La segunda tiene mejores resultados internacionales en la carretera, forma parte de un club europeo de linaje, y en los pasados juegos Olímpicos quedó en el puesto 28, el mejor logrado por una cubana en esa especialidad; pero Marlies cree más en sus piernas que en la fuerza de las rivales, aunque sea la mismísima Arlenis.

Recuerden la segunda edición de la Titan Tropic de Mountain Bike en el occidente de Cuba. Marlies no había practicado jamás esa modalidad del ciclismo y se lanzó. Desde el principio demostró que ella no era una competidora más, se enfangó, se cayó, cruzó ríos como quien hubiera desandado montañas la vida entera y al final ganó la justa. Dejó boquiabiertos a muchos.

En los campeonatos panamericanos de ruta tiene un oro (2015) y este año fue bronce detrás de Arlenis (oro) y de Iraida García, quien se lesionó pocos días antes de empezar los Centrocaribes. Hubieran podido copar nuevamente el podio ahora.

Marlies, la estelar cubana del ómnium, aunque no intente revalidar su título en Cali (sede del ciclismo de estos Juegos); la misma muchacha que sobresale lo mismo en la pista que en la carretera, y hasta en el Mountain Bike, la que corrió con el Shimano Weber Ladies Power Team y Sho-Air Twenty20, puede llegar a la ruta con dos o tres oros más en el pecho y una última en la mira que la podrían convertir en la reina de esta cita.

Pero tendrá en su compañera Arlenis una rival dificilísima. De hecho, para ser justos, Arlenis es la favorita. Pero las dos pueden ganar, lo merecen; tienen todo para lograrlo, y yo, que las conozco a ambas y sé de qué están hechas, quisiera que entraran juntas a la meta y no hubiera forma de desempate.

¿Y los varones? Hay una plata de Leandro Marcos (el novio de Arlenis) en scratch. Ojalá caiga algún otro metalito. Lo demás es aplaudir a las chicas.


Compartir

Norland Rosendo González

Vivo de aprender todos los días a contar historias. Ya voy por el prescolar en la escuela de la vida. Me escapo del mundo para ver un juego de béisbol.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos