martes, 29 de noviembre de 2022

Manrique es un apreciable competidor

Pese a confrontar problemas físicos, el cubano volvió a enamorar a la familia de su deporte en un encuentro de alto relieve...

Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne en Exclusivo 11/08/2016
0 comentarios

Para ser un ferviente  amigo de las sonrisas, tanto en el plató olímpico como en otros es preciso respetar las máximas del deporte y estar en condiciones de promover variaciones sustanciales, espectaculares, que estremezcan a un recinto con un aforo superior a los 10 mil espectadores.

Justamente en la mayor isla de Las Antillas radica un deportista que ha cumplido con esa apreciación; y aunque una lesión en su pie lo distanció de la porfía correspondiente a los XXXI Juegos de la Era Moderna, disfruta de la estimación de los jueces y seguidores de  la gimnasia artística en las cuatro esquinas  del paneta.

Manriquet Larduet es uno de los recientes astros de la disciplina que ingresó en el programa olímpico tanpronto germinó la fiesta en 1896.  Porque en su debut en la versión de los Juegos Olímpicos que acogió Río de Janeiro, Brasil  dejó una sustancial huella en  la Arena Olímpica.

En el primer camino hacia la conquista total sufrió un imprevisto en la prueba caballo de salto. Inmediatamente olvidó el percance; y esa conducta ante una frustración parcial le permitió tutearse más tarde con sus adversarios en el trozo conclusivo. En la despedida de la competencia, su rostro exhibió la confianza, seguridad y decisión. Obtuvo buena calificación en las anillas (15.33 puntos) y 14 en caballo de salto. Precisamente en la exposición preparada para ese aparato se resintió el trauma y no compareció a ninguna de las otras lizas. Abandonó la competencia cuyos máximos acumuladores fueron el japonés Kohei Uchimura (92,365), el ucraniano Oleh Verniayev (92,266) y el británico Max Whitlock con 90.641 unidades.

REPRISSE

El debut de Larduet en JJ. OO. -a mi modo de ver- fue adecuado. El hijo de la Ciudad Héroe volvió a enamorar a la familia de su deporte en un encuentro de alto relieve y en una urbe especial como Río, uno de los principales destinos turísticos de América.

El jovencito nacido el 10 de julio de 1996 en Santiago de Cuba (1,58m/ 63kg/anunció sus intenciones de llegar a la cúspide desde los XXII Juegos Centroamericanos y del Caribe Veracruz 2014, al adjudicarse tres medallas.

En 2015 dejó de ser un desconocido a escala universal. En pos de conquistar a los públicos, desplegó un audaz quehacer en lides de varias alturas. Y lo consiguió. Encabezó la elección de Los Protagonistas 2015, realizada por la revista especializada Gimnasia Latina.

Además, se convirtió en el primer cubano en ganar dos medallas en un Campeonato Mundial. Arrancó por todo lo alto en el año de su debut obteniendo tres medallas de oro y dos plateadas en la Copa Mundial de Gimnasia Artística realizada en Anadia, Portugal. Las coronas las obtuvo en manos libres, salto y barras fijas, y quedó segundo en anillas y paralelas, en el regreso de Cuba a estas Copas, tras 11 años de ausencia.

Asimismo, consiguió un oro en el caballo de salto, la plata en el all around y un bronce en las anillas en los Juegos Deportivos Panamericanos de Toronto, Canadá.

Nunca antes un paisano había logrado una medalla de plata en torneos del orbe. Tampoco dos preseas en un mismo campeonato.

AÑO OLIMPICO

En este 2016 su nombre sonó con muchos decibeles, casi al mismo nivel que en la temporada preolímpica. Antes de llegar a Río de Janeiro, el alumno de Raúl Fernández pulsó en lides que reunieron a competidores también con notable aval. Los rendimientos en esas controversias, lo integraron al grupo de gimnastas cuyas exposiciones eran esperadas, reclamadas, por los brasileños y los visitantes a la Ciudad Maravillosa 

Entonces accedió a la medalla de plata en barras paralelas de la Copa del Mundo de Gimnasia Artística. Esa cita aconteció en mayo en la populosa ciudad croata de Osijek; y él resultó el único latinoamericano en subir al podio. Asimismo logró el cuarto puesto en la lid de anillas.   

Concluida la ceremonia de clausura en el estadio carioca Maracaná terminó el jolgorio deportivo cuatrienal Pero tanto los vencedores como vencidos en la Ciudad Maravillosa llevarán a Tokio 2020, una frase que forma parte de la experiencia humana: “Hay que hacer paisajes con buena técnica, lo suficientemente legítimos como para conquistar siempre el éxito.


Abelardo Gregorio Oviedo Duquesne


Deja tu comentario

Condición de protección de datos