martes, 29 de noviembre de 2022

Luis Carlos: el de los pies ligeros

El joven capitalino consiguió un récord mundial de dominio del balón, el cual espera le sea homologado como cota para el Libro de Récords Guinness...

José Luis López Sado en Exclusivo 11/02/2017
0 comentarios
Luis Carlos

No se podía fallar. Fueron dos meses y medio de férreo entrenamiento, muchas horas de trabajo intercalando ejercicios con pesas, bicicleta estática, y sobre todo, mucho trato con la esférica. Por eso, hoy se le nota pletórico de alegría al cubano Luis Carlos García, quien consiguió cota del orbe de dominio al balón, pegándole 306 toques durante un minuto en la posición de sentado en el suelo y solo con un pie –por cierto, el derecho- en el Salón de Protocolo del capitalino Hotel Palco.

Luis Carlos y sus seguidores, crearon todas las condiciones exigidas por los directivos del prestigioso Libro de Récords Guinness: lo hizo en la posición de sentado a ras de piso, sin silla ni mesa y sin alfombra que pudiera asegurar que las manos no se resbalaran. Además, estuvieron presentes árbitros de categoría internacional de la FIFA, y el joven recogió vídeos de TV, así como espera la publicación en medios de prensa.

«Todos los deportistas sueñan con ser campeones olímpicos o mundiales, además de intentar romper récords en sus respectivas modalidades. Nosotros, que practicamos estas pruebas de dominio del balón, vemos que lo más trascendental es que nuestros intentos sean homologados en los Guinness», explicó García a Cubahora.

El dominador capitalino efectuó los tres intentos que se tienen permitidos en estas pruebas, para luego quedarse con la mejor marca de todas. Entre cada uno de estos, tenía un minuto de receso, el cual le dedicó a realizar estiramientos, beber agua y trotar

«De los tres intentos, el segundo fue el mejor, porque siempre mantuve el ritmo y la pelota apenas oscilaba», acotó el dominador, quien se mostró en contra del uso de la música en el local donde intenta el récord, porque «mi música yo la pongo al ritmo del golpeo al balón. La de verdad, me causa disturbio y no me concentro bien», enfatizó.

«Estuve dos meses y medio entrenando para conseguir esta marca. Fueron muchas horas de trabajo, tanto en la mañana como en la tarde, a pesar de que la prueba solo dura un minuto. Hice muchos ejercicios con pesas, aunque con cargas muy bajas para trabajar más las repeticiones.

«Hice un circuito en el cual incluí tres trabajos: en el aparato de prensa, las cuclillas y las extensiones de piernas. Pero entre uno y otro, realizaba tandas de dominio del balón durante un minuto y 30 segundos, es decir, 30 segundos más del tiempo que incluye la prueba que voy a realizar. El objetivo era ganar en capacidad muscular y poder llegar sin agotamiento hasta el final», aseveró García.

Sin embargo, no todo fueron ejercicios de fuerza y técnicas de dominio del balón. 

«Para buscar mayor velocidad con mis piernas, utilicé la bicicleta fija, además de correr ocho kilómetros diarios en las esteras del gimnasio», finalizó García, quien entre sus récords mundiales ostenta el de subir los 458 escalones de la Loma de La Cruz, en Holguín, sin que el balón cayese al suelo.

García aseguró a la Cubahora que este año quiere proponerles a los federativos del Libro de Récords Guinness, la posibilidad de homologación de otro récord mundial, especialmente de breve tiempo de duración, además de ese de subir los 458 escalones de la Loma de La Cruz.


José Luis López Sado

Periodista


Deja tu comentario

Condición de protección de datos