viernes, 9 de diciembre de 2022

Luchadores de libre… ¡rozando la perfección!

Medallas de bronce de Yowlys Bonne y Liván López se unieron, en el Campeonato Mundial, a la plata de Reineris Salas...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 10/09/2014
0 comentarios

Los luchadores cubanos del estilo libre poseen una fuerza reconocida. Pero lo que acaban de protagonizar con solo cuatro exponentes en el Campeonato Mundial, en Tashkent, Uzbekistán, quizás rebasa los cálculos más optimistas. Este martes Liván López y Yowlys Bonne conquistaron medallas de bronce. Ellas se unieron a la de plata un día antes de Reineris Salas. Sí, todo ello rebasa cualquier pronóstico lógico…

El trabajo resultó tan asombroso que mereció el quinto lugar por países, con 31 puntos, lo cual asegura para los ocho primeros la asistencia a la próxima Copa del Mundo, derecho que en el caso de los cubanos se ha caído en el error de no utilizar. Bueno, ese punto pudiera ser replanteado.

Vamos a concentrarnos en lo más reciente. Es verdad que López , ahora en la división de los 74 kilogramos, ganó la presea de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, casi en el último segundo de una pelea inolvidable, y la de plata en el Campeonato Mundial de Budapest 2013.

Pero también lo es que después estuvo lesionado, debió pasar por el quirófano debido a una hernia discal, compitió muy poco, se perdió incluso en casa el tradicional torneo internacional Cerro Pelado, en febrero pasado, cuando estaba a punto ya de pasar por el quirófano. En fin, ni por asomo tenía esta vez todas las posibilidades a su favor.

DE ESO NADA

Pero como sentencia el dicho, el pinareño dijo: de eso nada…

Lo primero que hizo fue derrotar al alemán Andriy Shyyka, por 7-1.

Tras ese triunfo tuvo un traspié, y nada menos que por superioridad técnica, de 15-2, contra el japonés Sohsuke Takatani, quien no fue tan malo y lo arrastró a la repesca.

Allí nuestro compatriota derrotó al bielorruso Murad Gaidarov, 8-2, y, discutiendo bronce, cargó tanto las pilas que le ganó por superioridad técnica al georgiano Jumber Kvelashvili, por 11-1.

La de Bonne, en los 61 kilogramos, en cualquier caso, resultó la presea más sorpresiva. Y lo es en primer lugar porque se trata de la primera suya a ese altísimo nivel…

Se debe escribir más, pues es el premio a la constancia. El de ahora se trató de su segundo mundial, tras larga espera desde el de Estambul 2003, donde concluyó… décimoquinto.

Todo eso sin olvidar la forma en la que la consiguió. Solo perdió en la semifinal, ante el azerí Haji Aliyev, en definitiva campeón, con marcador de 2-4. Se sacudió de ese revés y salió sonriendo del colchón tras un 8-2 en su duelo por el bronce, con el moldavo Andrei Perpelita.

Antes de ese momento derrotó por descalificación al senegalés Jean Bernard Diadia, por superioridad técnica al indio Rahul Mann, 10-0, y hasta al ruso Aleksandr Bogomoev, por igual 10-0. No tiene un expediente que impresione, pero… es un ruso.

CORTINA PUSO LO SUYO

Este martes ni siquiera desentonó en ese concierto de un cuarteto encantado, Javier Cortina (97), pues se empinó en un muy buen quinto lugar para él, lo cual ayudó al ya citado quinto lugar por países. Sí, felicidades también para él…

Y felicidades también para todo el colectivo técnico, encabezado por Julio Mendieta, todos los cuales acaban de demostrar que el duro trabajo, casi sin las condiciones mínimas necesarias, de veras se encuentra bien enfocado.

De la grandeza de lo logrado por Reineris Salas ya hablamos en la nota anterior…

Los ocupantes de los escaños que antecedieron al de los cubanos resultaron Rusia (62), Irán (45), Turquía (41) y Azerbaiyán (36). Sí, y después, parece increíble, los cuatro muchachos de nuestra Isla…

Ahora les toca el turno a los tres cubanos del estilo grecorromano, entre los cuales se incluye el estelarísimo Mijaín López, pero la verdad es que los de la libre han dejado la varilla muy alta.


Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos