miércoles, 24 de abril de 2024

Lucha + Destino

Los medallistas olímpicos Ismael Borrero (oro) y Yasmany Lugo (plata) volverán a competir ahora en Brasil, y los buenos recuerdos ya se dispararan...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 03/05/2017
0 comentarios
Ismael Borrero-lucha greco
Ismael Borrero (59) participará en el Campeonato Panamericano que se celebrará próximamente en San Salvador de la Bahía de Todos los Santos.

Hace todavía menos de un año, es muy necesario recordarlo, se disputaron los Juegos Olímpicos de Río 2016 (5 al 21 de agosto). En ellos los cubanos de la lucha grecorromana tuvieron una actuación espectacular, con medallas de oro del superpesado Mijaín López (división de los 130 kilogramos) e Ismael Borrero (59), y una de plata a cargo de Yasmany Lugo (98). Ello, por cierto, colocó a nuestro país como el mejor allí en ese estilo. Lo hemos traído a la memoria por una curiosidad del destino: ¡los dos últimos volverán a competir ahora en Brasil!

Los tackles, desbalances, pases atrás… se trasladarán esta vez para Salvador de Bahía, la cual se suele llamar solo Salvador, y cuyo nombre es incluso mucho más largo: San Salvador de la Bahía de Todos los Santos. Allí, desde el tres y hasta el siete de mayo, tendrá lugar el Campeonato Panamericano. Y asistir, más allá de los resultados, es decisivo para poder viajar más adelante hacia los Campeonatos Mundiales, en París, del 21 al 26 de agosto.

No quiero salirme del tema, pero adelanto que para nuestros compatriotas no será fácil en cuanto a medallas en la capital francesa decir la frase célebre de que “París bien vale una misa” (Paris vaut bien une messe). Quizás sea oportuno volver en otro trabajo a lo que ahora solo hemos adelantado…

PRIMEROS PORMENORES

La comitiva cubana se encuentra integrada por 14 atletas, divididos en siete de la lucha libre, seis de la grecorromana, y una de la libre femenina.

“El equipo de la grecorromana es de lujo, con Borrero y Lugo”, nos dijo muy confiado hace unas pocas horas Luis de la Portilla, comisionado nacional. “Hay que tener en cuenta a Oscar Pino, de los 130, la división de Mijaín López, pues hace un año terminó tercero en el Gran Premio de Azerbaiyán. Y hace unos meses, aquí en los torneos Granma-Cerro Pelado, le ganó al estonio Heiki Nabi, un luchador con experiencia y resultados, como el de haber sido medallista olímpico de plata en Londres 2012, o incluso campeón mundial, en los 96, en Guangzhou 2006”.

En la modalidad clásica también lidiarán por nuestro país Miguel Martínez (66), Yurisandi Hernández (75) y Daniel Gregorich (85).

Ellos serán conducidos por los entrenadores Raúl Trujillo, y Filiberto Azcuy, doble campeón olímpico en Atlanta 1996 y Sídney 2000, miembro del Salón de la Fama, de la Unión Internacional de Luchas, al que también pertenece el cubano Héctor Milián, quien se coronó en los de Barcelona 1992.

UN POCO MÁS

“El propósito de los de la libre es ubicarse por naciones entre las tres primeras”, nos adelantó Portilla.

A ese objetivo tratarán de aportar Reinier Andreu (57), Davián Quintana (61), Franklin Marén (65), Luis Quintana (74), Yuniesky Torreblanca (86), Andrés Ramos (97) y Yudenis Alpajón (125), todos guiados por la batuta del entrenador Julio Mendieta, siempre según los datos aportados por el federativo.

“Hay cierta renovación en este equipo. Alpajón puede luchar por una medalla. También Marén. Hay juveniles, todavía sin experiencia, por lo que tendrán una posibilidad de foguearse. Davián ha sido un caso más longevo, tiene calidad”.

En la femenina lo hará Jacqueline Estornell (63), plata en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz 2014, ahora conducida por primera vez por el destacado entrenador Filiberto Delgado, llamado otra vez a filas a finales del año pasado.

Es casi seguro que el lector haya notado la ausencia en la libre de figuras muy conocidas, como las de Liván López, Reineris Salas, Yowlys Bonne o Alejandro Valdés…

“Ellos se encuentran dentro de los planes para los Campeonatos Mundiales”, agregó Portilla.

Y en ellos, como ya escribimos, no queda muy claro que los cubanos puedan hacer cumplir, en cuanto a medallas, la célebre frase de “París bien vale una misa” (Paris vaut bien une messe)…


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos