domingo, 3 de marzo de 2024

Lucha cubana impone respeto (+Video)

Los gladiadores de la Mayor de las Antillas lograron un buen acumulado de medallas en el Campeonato Panamericano, disputado en Panamá...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 09/04/2013
0 comentarios
Yasmani Lugo (izquierda)
Yasmani Lugo (a la izquierda) durante un entrenamiento. (Calixto Nicomedes Llanes / Cubahora)

Hace ya muchos años que la lucha cubana ocupa un lugar de respeto en la arena internacional. ¿Lo recordamos en este primer párrafo?: En mundiales las dos primeras medallas de bronce llegaron en México 1978, y las de oro en Budapest 1985 y 1986. Son apuntes quizás necesarios, ahora que acaba de concluir el Campeonato Panamericano, en Panamá.

El desempeño volvió a ser relevante, pese a que no se pudo llevar equipos completos en las siete divisiones (se hizo con cinco competidores en cada uno de los tres estilos), por la conocida estrechez económica que afecta al planeta. Ello incidió en que, pese al amplio botín de metales alcanzados por los 15 integrantes, en cada modalidad se terminara en segundo lugar por naciones, entre las 18 inscriptas.

No se debe olvidar tampoco que algunas figuras ilustres, por diversos motivos estratégicos, quedaron en La Habana. Y, ya que tocamos el punto, es justo decir que lo mismo ocurrió en sus respectivos países con otros luchadores. Es algo lógico. Y más en el primer año del nuevo ciclo olímpico, en el cual muchos no aprietan todavía el acelerador.

Sí… gran desempeño el obtenido, desde el viernes hasta el domingo, en el salón Rommel Fernández, del Grand Hotel Panamá.

Allí no faltaron mensajes visuales mostrando el desacuerdo con la posible exclusión de este deporte del programa olímpico a partir de la edición del año 2020: “Salvemos la lucha olímpica” (decía un cartel portado por una de las figuras que participaron en la inauguración); “La lucha inició los Juegos Olímpicos” (mostraba una valla en las gradas).

ESCOBITA EN LA GRECORROMANA

El primer turno correspondió a los del estilo grecorromano, y nuestro quinteto resultó invencible: Ismael Borrero (división de los 60 kilogramos), Alexander Casals (66), Alexei Bell (74), Gilberto Piquet (84) y Yasmany Lugo (96). Es decir, pasaron una especie de “escobita” al lograr lo perfecto para ellos.

A pesar de esa faena, Estados Unidos terminó primero, con 57 puntos, aspecto decisivo, no su inferior acumulado, de una de oro, dos de plata y cuatro de bronce. Los cubanos archivaron 50. Y muy cerca quedaron los dominicanos: 49.

Uno de los casi debutantes fue Borrero (estuvo en su segundo panamericano), quien lógicamente se mostró muy feliz: “Hice lo que esperaba. Ahora lo que deseo es ser seleccionado para ir este año a los campeonatos mundiales”, le dijo en la sede al colega Milton Díaz, de la televisión cubana.

CHICAS SIGUEN PROGRESOS

Y medallas de los tres colores acapararon las muchachas de nuestro país, que se incorporó a la práctica de esta modalidad a la carrera, semanas antes de los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Cartagena de Indias, Colombia 2006, en lo que constituyó una alianza estratégica entre el judo y la lucha.

Las imbatibles fueron Yakelín Stornell (59) y Liseth Echevarría (72). En plata quedó Katerina Vidiaux (63). Y con bronces Yamilka del Valle (55) e Idirmis Acea (51).

Ese desempeño las dejó con 45 puntos, por detrás de las canadienses (59), y por delante de las estadounidenses (40).

No sorprende la labor de la experimentada Echevarría, monarca de los Juegos Panamericanos de Guadalajara, Ciudad de México 2011. Y sí, en alguna medida, la de la debutante Stornell: “Fue mi primera competencia de este tipo. Me he preparado muy fuerte, junto a todas mis compañeras”, indicó.

Vidiaux, también campeona en Guadalajara, quinta en los Campeonatos Mundiales de Moscú, Rusia 2010, olímpica en Londres 2012, cayó en peleado 1-2 (1-1, 0-2, 1-3) contra la canadiense Justine Bouchard, bronce del orbe, figura acostumbrada a estar en la elite.

CUATRO DORADAS EN LA LIBRE

En la modalidad de libre, nuestro país alineó a cinco competidores, los cuales terminaron en el segundo escaño (48 unidades), escoltando a Estados Unidos (61) y superando por dos rayitas a Canadá (46).

Y, de ellos, a cuatro le colgaron en sus cuellos el metal más valioso: Alejandro Valdés (60), Franklin Marén (66), Yunierky Blanco (74) y Javier Cortina (96). Hubo uno con bronce: Yunierky Torreblanca (84).

El que le rompió el paso doble a Torreblanca resultó ser el norteamericano Phillip Keddy (luego campeón).

¿Y AHORA?

La escena ha quedado casi lista para esperar —sudando mucho en los entrenamientos, realizando bases de entrenamientos, compitiendo de ser posible en el nivel más alto—, a los campeonatos mundiales, en Budapest, Hungría, entre el 16 y el 22 de septiembre.

Ah, un dato impostergable… los cubanos llevan 23 ediciones consecutivas ganando medallas en ellos, cadena que comenzó en el año 1982, a la cual debe sumársele otro eslabón en Budapest.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos