jueves, 8 de diciembre de 2022

Los tuneros reparten leña con inteligencia

Pablo Civil habla con Cubahora de los proyectos de su equipo en el actual campeonato, del toque en sacrificio y de la zona de strike de los árbitros y sus consecuencias...

Norland Rosendo González en Exclusivo 26/09/2018
0 comentarios
Pablo Civil
La llegada de Pablo Civil al alto mando tunero ha marcado un antes y un después en la filosofía de juego de esta selección.

De aquellos leñadores tuneros que salían a batear para donde saliera el palo y sin embargo terminaban perdiendo más juegos de los que ganaban, queda poco. Siempre queda quien siga, al menos, la primera parte de esa filosofía, aunque el resultado final no sea, por fortuna para ellos, el mismo.

Con mayor dominio de los fundamentos de juego, esta legión de Leñadores llegó el año pasado a un inédito subtítulo y en esta campaña aspiran a superar la plata. Quieren, obvio, el oro. Se ubican entre los ocho delanteros y en casi todos los pronósticos aparecen como candidatos a seguir con vida en la segunda fase. Para su director, Pablo Alberto Civil, el paso actual del equipo es positivo: “Tuvimos un inicio incierto al perder las dos primeras subseries ante Santiago de Cuba y Guantánamo, pero después nos levantamos y empezamos a ganar hasta llegar al récord de 19 y 15. Somos uno de los pocos equipos que no han sido barridos, y eso es importante, porque como está de reñida la serie, perder dos o tres juegos seguidos te puede sacar incluso de la zona de comodines”.

Civil está satisfecho porque Las Tunas ha madurado mucho como equipo: “Sabemos ganar los juegos importantes, somos altamente competitivos, salimos a dar batalla en cada partido, en cada inning, en cada situación de juego, en cada acción. Hemos atravesado por momentos complejos. Ha habido juegos en los que salieron al campo algunos atletas lesionados. Jorge Yhonson con un tobillo afectado, Yosvani Alarcón tiene casi una fisura en la mano de recibir, Yordanis Alarcón sufre algo parecido a lo de Yhonson y Danel Castro tiene problemas en una mano, por eso ha participado poco en el campeonato.

”No habíamos logrado una alineación estable, debido también a que Yudier Rondón no comenzó de manera efectiva, como el año pasado, pero ya ha mejorado y es el segunda base titular. Afortunadamente, llevamos varios juegos sin modificar el line up".

Sobre el pitcheo, el mentor afirma que tampoco se ha comportado como en la temporada anterior. “Yoalkis Cruz empezó perdiendo los primeros cuatro partidos que lanzó y después ha tenido tres salidas positivas”.

En un final tan reñido como el de esta campaña, Pablo Alberto dice que la estrategia es enfocarse en el juego diario y después pensar en el de la jornada siguiente, y añade que hay un buen estado de ánimo en el colectivo, que se propuso dar un buen espectáculo siempre. Entre los atletas que mejor impresión están dejando aparece su hijo, Alberto Pablo Civil, uno de los lanzadores del bullpen que más trabajo tuvo en los dos primeros tercios del campeonato. Sobre él, aseveró que ha cumplido bien la encomienda de suplir el hueco dejado por Diego Granados, quien decidió emigrar. “Se preparó muy bien, incluso desde el punto de vista sicológico, para asumir la función de cerrador. Tiene tres ganados e igual cantidad de salvados”.

Aunque su equipo no es de los que más toque la bola en sacrificio, a Pablo Alberto le gusta esa jugada cuando el momento lo amerita, según dice: “Nosotros tenemos atletas que lo ejecutan muy bien, pero eso lo entrenamos, junto con el corrido y bateo, el robo de bases y otras acciones tácticas para avanzar corredores. Quien improvisa en el partido sin ensayar antes corre un gran riesgo de que no logre el propósito planteado”. A su criterio se debe utilizar a partir del cuarto o quinto innings, según sea la situación de juego, el rival, la importancia del partido y el pitcher tuyo.

Civil, quien jugó en 14 series nacionales, reconoce que uno de los problemas de nuestros peloteros es la poca disciplina en home. “No hay paciencia, no saben escoger el lanzamiento que lleva el turno al bate o la situación táctica del juego y le van a muchos pitcheos fuera de la zona de strike. Eso hay que entrenarlo fuerte, nosotros lo practicamos bastante, fíjate que somos uno de los equipos que más contacto hace con la bola. El pelotero cubano tiene calidad, pero debe mejorar en la disciplina en home”.

Sobre ese tema, el mentor de los subcampeones añadió que el arbitraje influye en que los bateadores a veces les hagan swing a pelotas malas, pues les cantan strike con pitcheos dos o tres pulgadas fuera la zona; si el ampaya lo ve bueno, el pitcher va a seguir colocando sus envíos en esa área y el bateador se ve obligado a tirarle para no poncharse.

“Es necesario seguir trabajando para uniformar la zona de strike en Cuba. Aunque existe una oficialmente definida, no todo el mundo la aprecia igual. Cuando se cante como debiera ser, los bateadores podrán hacer ajustes en cada turno y lograr contactos de más calidad”, concluye el mentor de los Leñadores.


Norland Rosendo González


Deja tu comentario

Condición de protección de datos