jueves, 25 de abril de 2024

Los mejores del año en Cuba y las polémicas de su elección

Para elegir los atletas del año es necesario delimitar si se reconoce la trayectoria deportiva o el desempeño en el año que transcurre...

Lilian Cid Escalona en Exclusivo 20/12/2021
0 comentarios
Mejores atletas 2021
La elección de los atletas del año en Cuba ha generado polémica, aunque la mayoría de los nombramientos se movieron en el curso de lo esperado.

La elección de los atletas del año en Cuba ha generado polémica, aunque la mayoría de los nombramientos se movieron en el curso de lo esperado.

Mijaín López e Idalys Ortiz se erigieron como los más destacados del año, y en torno a ellos también se ha desatado el debate que discurre mayormente sobre las enormes posibilidades que tenía el boxeador Andy Cruz de haber sido premiado.

Andy Cruz tuvo un 2021 perfecto, con su doble campeonato. Ganó el título en los Juegos Olímpicos y repitió en lo más alto en el Campeonato Mundial, llevándose honores en ambos torneos. Sus méritos, siendo prácticos, le encumbran por encima del resto de sus compatriotas, incluido su compañero Julio César la Cruz que también transitó el año de manera infranqueable.

El premio, como se avizoraba, fue al pecho de Mijaín López, quien completó la hazaña de conseguir cuatro títulos olímpicos. Y no es que la figura más representativa e icónica del movimiento deportivo cubano no lo merezca, al contrario, pero su elección nos pone ante la necesidad de delimitar qué se reconoce: ¿la trayectoria deportiva o el desempeño en el año que transcurre?

Como también habrá que analizar por qué a Mijain le reconocen en Cuba, en América y hasta le otorgan el premio por rendimiento destacado de deportista en 2021 de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales (ANOC, por sus siglas en inglés), y en Pinar del Río no.

Una tremenda descoordinación cuya trascendencia pudiera tomar otros matices luego de que el Gigante de Herradura se ha expresado con toda su razón:

“Roniel hizo una cosa igual que yo, ese es un salvaje y mi hermano. No tengo nada en contra de lo que hagan ahora, pero me pregunto cómo tú vas a ser el mejor atleta de los Juegos Olímpicos, de América y de todo y que tu provincia no te reconozca”.

Obviamente, lo recomendable en estos casos es que la sangre no llegue al río y que se tomen providencias, aunque sea bastante tarde para enmendar la situación. Igual, entiendo, que Mijain López atesora la maestría suficiente para erigirse por encima de tales circunstancias.

Otro punto de referencia en el debate posterior a la anunciación ha sido el nombramiento de la dupla de voleibol de playa femenina como equipo más destacado. Lectores, internautas, aficionados y entendidos han llamado la atención sobre el relevo cubano de 4x400m, requiriendo que bien podrían haberse tenido en cuenta.

Personalmente entiendo que el atletismo es un deporte individual, pero las etiquetas nunca nos han favorecido y al final de la jornada lo que queda varado sobre la mesa es un conjunto que tuvo dos competencias fundamentales: ganó la primera, el campeonato mundial, y fue finalista en la segunda, los Juegos Olímpicos.

¿Qué su actuación en la final de Tokio quedó por debajo de las expectativas? Quizás, pero eso depende de los ojos con que se mire. Se colaron ahí auxiliándose del segundo mejor tiempo hecho por relevos cubanos en toda la historia. Solo superado por el récord nacional de 3:23.21 que les dio el cuarto lugar en Beijing 2008.

Y su presencia en la final olímpica es la cuarta que logra Cuba. Antes, sexto lugar en Atlanta 1996, octavas en Sídney 2000 y cuartas en Beijing 2009.

También ganaron en Silesia, y ausencias aparte, es la primera medalla que logra Cuba en todas sus participaciones en Campeonatos Mundiales de Relevos.

A la dupla de canoístas de Fernando Dayán Jorge y Serguey Torres se les otorgó el reconocimiento como mejores en evento no individual, con toda justeza, pero ello no mitiga la situación: es grosero que a las chicas del 4x400m se les escape el año sin ser, siquiera, mencionadas.

En ese mismo curso se mueve la ausencia de Arlen López en el listado de los reconocidos. No en vano también ha suscitado opiniones encontradas. Y es que se mencionan todos los medallistas olímpicos entre los premiados exceptuando al guantanamero. El entorno de Arlen yacía sombrío desde que quedó fuera del equipo cubano que viajó al Campeonato Mundial y ahora se ha vuelto tormentoso, matizado por el espantoso silencio que solo aviva la dañina flama de la especulación.

En Omara Durand no me detendré demasiado, ha ganado lo que se sabía que iba a ganar, pero quienes me leen saben que me habría encantado mandar a guardar los formalismos y poner en sus manos el premio absoluto a la mejor atleta del año en Cuba. Al fin y al cabo, son tres coronas en los Juegos Olímpicos y aunque los tildemos de no convencionales, no le resta ni un ápice de mérito. Ella también ha sido la mejor del mundo, y por partida triple. Su actuación en Tokio suma otro récord mundial para su categoría y ya son 8 las preseas que acumula en su historial bajo los cinco aros.

Las discrepancias son parte de todo proceso, máxime si este entraña votaciones o búsqueda de consenso. Igual, vale el llamado de atención, de la afición y de algunos colegas, que nada tiene que ver con poner en tela de juicio a Leila C. Martínez Ortega o Lidianny Echevarría Benítez, tampoco a Mijaín, Idalys y compañía. El asunto solo alerta sobre la necesidad de analizar cada detalle y explicarlos sin censuras. Es imposible lograr la unanimidad en el apoyo a una decisión de esta índole, pero la flexibilidad y la transparencia siempre comulgarán con la justeza. Cuando el río suena, es porque piedras trae.


Compartir

Lilian Cid Escalona

Me gusta contar historias.


Deja tu comentario

Condición de protección de datos