jueves, 23 de mayo de 2024

Londres 2012: Ortiz no creyó en la superchina

Aseguró medalla de plata y va por la de oro...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 03/08/2012
0 comentarios
Idalis Ortiz
Idalys Ortiz entró en semifinales

La corpulenta china parecía realmente invencible. Por eso… ¡qué victoria la de judoca cubana Idalys Ortiz (división de más de 78 kilogramos) en las semifinales de los Juegos Olímpicos de Londres 2012! Aseguró medalla de plata y va por oro.

Weng Ton (227 libras) había terminado con bronce en el mundial de Munich 2011, pero ganó todos los posteriores, uno anual, excepto la no celebración en el 2008, por efectuarse los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, donde terminó campeona.

Ortiz (209 libras), bronce en Beijing 2008, acompañando en el podio a la asiática, no creyó en la “guapa” de la película, ni que en sus combates anteriores ahora, en la Excel North Arena, había ganado siempre por la vía del ippon antes del primer minuto.

Llegando a los 4:00 minutos por pelear Ortiz intenta sin éxito una proyección.

A 3:14 la cubana logra escaparse del tatami cuando su rival trabaja en el newaza (en el piso).

“La manga… mano derecha”, le grita Ronaldo Veitía, jefe de entrenadores.

Hace un nuevo intento.

“Ya le toca”, vocea ahora Veitía.

2:22: Trabaja sin éxito en el newaza.

2:04: Proyección.

Idalis dando pelea.

1:46: ¡shido (por pasividad) contra la china!

1:27: Tong inicia un ataque, pierde el agarre. Ortiz continúa la acción y… ¡yuko!

Queda más de un minuto.

Queda menos de un minuto.

Ahora 0:53 segundos.

La entrenadora de la china se ve muy preocupada.

“Sigue así”, grita Veitía.

0:23: La china al ataque.

Idalys arriba de ella, a la ofensiva.

0:03: La china inicia la última acción.

¡Victoria por yuko!

La ceremonia para dar a conocer oficialmente a la ganadora: la perdedora no hace la reverencia tradicional de inclinar la cabeza a modo de saludo.

Veitía felicita a Idalys Ortiz.

Las dos chinas se retiran tristes.

Ortiz y Veitía se marchan muy felices.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos