viernes, 12 de abril de 2024

Londres 2012: Judoca brasileña llegó a oro

Fue el primer título de Latinoamérica...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 28/07/2012
0 comentarios
Sarah Menezes
Sarah Menezes tras el gran éxito

En definitiva la yudoca cubana Dayaris Rosa Mestre terminó novena en la división de los 48 kilogramos, de los Juegos Olímpicos de Londres 2012. ¿Y quién ganó un rato después en la final? Lo hizo brillantemente la brasileña Sarah Menezes.

La sudamericana, que aportó así el primer título de Latinoamérica, tuvo que enfrentarse en la final a la rumana Alina Dumitru, campeona de Beijing, China 2008, a quien vencía por 1-0 (yuko) antes de la llegada del definitivo waza-ari.

Menezes, 22 años de edad, aprovechó muy bien su segunda participación en citas de los cinco aros, y dio un salto gigantesco en su trayectoria, pues aunque en los últimos tiempos se había logrado colocar entre las ocho primeras del planeta, no era esperada hoy en lo más alto del podio.

Es justo recordar que la rumana, “verduga” de Mestre, y cuatro años atrás de su compatriota Yanet Bermoy discutiendo la corona, se vio obligada a realizar un esfuerzo gigantesco desde cuartos de final, aquejada primero de una lesión en una muñeca, y después en un codo, pese a lo cual no cejó en su empeño.

Las de bronce correspondieron a la belga Charline van Snick y la húngara Eva Csernovczki.

Y en el masculino, categoría de los 60 kilogramos, en la cual no hubo representación cubana, el desenlace resultó un tanto sorpresivo: en los primeros segundos de la final el japonés Hiroaki Hiraoka inició una acción contra el ruso Arsen Galstyan, campeón mundial juvenil de Tailandia 2008.

El europeo logró contrarrestar y proyectó al asiático, por lo cual inicialmente le otorgaron waza-ari, pero hubo una revisión de esa decisión por los árbitros y entonces le concedieron el definitivo ippón.

Los bronces se los repartieron el brasileño Felipe Kitadai (luego de vencer por yuko al italiano Elio Verde) y el uzbeko Rishod Sobirov (mejor por waza-ari al francés Sofiane Milous), con lo cual volvió a quedar en bronce, como en Beijing 2008.

Fue por eso que cuando miró a las cámaras saludó uniendo dos de sus dedos de la mano derecha, el índice y el del medio, este último, por cierto, entisado con esparadrapo.


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos