jueves, 25 de abril de 2024

Londres 2012: Judo con idioma ruso

Llegaron a tres medallas de oro...

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 02/08/2012
0 comentarios
Khaibulaev y Putin.
Khaibulaev y Putin.

Japón, como todos sabemos, es la cuna del judo. Pero en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 las conversaciones con mayor alegría alrededor de los tatamis han sido en ruso. Y para demostrar que no hay casualidad sumaron su tercera corona…

La fiesta deportiva tuvo un matiz excepcional: la final masculina de los 100 kilogramos fue presenciada incluso por Vladimir Putin, presidente de la nación europea, y practicante desde niño de este bello arte marcial. El combate lo presenció sin saco; levantó los brazos con alegría cuando se produjo el desenlace. Y entonces se puso el citado saco y se dirigió a saludar al ganador y al resto del colectivo.

Un par de elementos adicionales: en la Excel North Arena 2 se encontraba también el primer ministro británico, David Cameron. Y es la primera visita en siete años de Putin al Reino Unido.

El duelo sobre el tapiz al que nos referimos era espectacular, entre el ruso Tagir Khaibulaev (oro mundial en París, Francia 2011) y el mongol Tuvshinbayar Naidan (campeón olímpico de Beijing, China 2008).

Y aunque muchos combates de esta cita han sido muy reñidos, sin un claro ganador, en este caso no sucedió así: el nuevo monarca olímpico, y también mundial, ganó con un impresionante ippón, cuando faltaban 2:46 minutos.

Las preseas de bronce correspondieron al alemán Dimitri Peters y el holandés Henk Grol.

Y en el femenino, división de los 78 kilogramos, la estadounidense Kayla Harrison dejó con un sabor agriduculce al público londinense, pues derrotó a la local Gemma Gibbons.

Brasil pudo hacer otra rayita en la tabla de medallas, cuando Mayra Aguilar quedó con una de las de bronce, en tanto la otra quedó en el cuello de la francesa Autrey Tcheumeo.

Los del gigante sudamericano, en buen desempeño, ahora acumulan tres metales: uno de oro y dos de bronce.

 


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos