jueves, 25 de abril de 2024

Londres 2012: Dos victorias difíciles en taekwondo

Las consiguieron y Robelis Despaigne…

Rafael Norberto Pérez Valdés en Exclusivo 11/08/2012
0 comentarios
Glenhis Hernández 0002
Glenhis Hernández en un combate de Guadalajara 2007.

Eran par de combates muy difíciles, este sábado, los del debut para los taekwondocas cubanos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Sí, en algún momento hicieron pensar en que se podrían perder. Pero encontraron el camino al éxito…

LA MUCHACHA

La primera en entrar a la Excel South Arena 1 resultó Glenhis Hernández, 21 años de edad, de la división de más de 67 kilogramos, oro en los Juegos Panamericanos de Guadalajara, México  2011.

¿Su rival? La marroquí Wiam Dislam, con el aval de haber estado en dos campeonatos mundiales. En el de 2009 quedó eliminada en primera ronda. Y en el de 2011llegó a cuartos de final. Sí, una rival con experiencia como para tener en cuenta. Ah, es también dos veces campeona africana. O sea, tiene cierta carretera recorrida.

En los primeros compases, apenas comenzada la pelea, Dislmam marcó con una patada al peto (0-1).

En el segundo, a los 1:16 minutos, Glenhis devolvió de igual forma la moneda, o en este caso la acción (1-1).

Casi enseguida le hicieron una advertencia.

Van al tercero…

Siguen empatadas.

No se marcan.

Hay que ir a decidir entonces en un cuarto tiempo (o Punto de la Muerte).

A los 1:13 minutos Glenhis logra inicial dos ataques con los pies, y… uno de ellos llega al cuerpo de su contraria (1-0).

¡Qué victoria!

EL MUCHACHO

Robelis Despaigne posee 24 años de edad, cumplidos el jueves, mismo día en que el clavadista José Antonio Guerra llegó a 33.

Es campeón de Guadalajara, y del mundial universitario 2010.

Pero esos avales eran pequeños al lado de los de su contrario, el nigeriano Chika Yagazie Chukwumerije… ¡bronce en los Juegos Olímpicos de Beijing, China 2008!

Comenzó el primer asalto…

Se estudian.

No consiguen marcarse.

Al segundo…

Casi un minuto ya; no se han marcado.

Robelis inicia un ataque. No.

Robelis inicia otro ataque. No.

Al tercer asalto…

Robelis consigue, a los 0.15, un golpe con uno de los pies.

El entrenador del nigeriano, que parece ser nada más y nada menos que surcoreano, inicia una reclamación.

El suspense…

Le devuelven la tarjeta azul, en señal de que prosperó; pero ella no cambió el 1-0 (tuvo que ver con que el cronómetro no descontó tres segundos cuando atendieron al cubano de una molestia).

¿Entonces? ¡Victoria de Robelis ante el bronce olímpico!


Compartir

Rafael Norberto Pérez Valdés


Deja tu comentario

Condición de protección de datos