viernes, 24 de mayo de 2024

Locuaces intenciones

Sancti Spíritus y Santiago de Cuba mantuvieron tensa la tabla de posiciones, siguen en pie de lucha, aún tienen tiempo para proezas, todavía la clasificación no está lista para sentencia...

Rafael Arzuaga Junco en Exclusivo 13/03/2012
0 comentarios
Equipo de Santiago de Cuba
Santiago de Cuba mira al futuro con esperanzas (Juan Moreno Hernández / Cubahora)

El fin de semana comenzó mal, muy mal para los dos: a Sancti Spíritus le confiscaron una victoria luego de utilizar un jugador reserva y Santiago de Cuba perdió. Pero el sábado les fue mejor y el domingo los dejó con chance de cubrirse de gloria y reafirmar sus prestigios.

Estas eran sus intenciones primeras y no se escondieron para hacerlas públicas.

Los Gallos, que ganaron 7x0 —aunque perdieron por forfeit, como es conocido—, 11x0 y 5x4, terminaron con 33-36, y se mantuvieron a uno y medio juego de Pinar del Río, que también tuvo marca de 2-1 en su última subserie y juega exactamente para .500 (35-35).

Frederich Cepeda resultó la bujía ofensiva de los espirituanos, al batear de 9-6 en los tres partidos, con doble, triple y jonrón incluidos, con seis impulsadas y cinco anotadas.

Eriel Sánchez, el cuarto de esa provincia con 200 o más jonrones, Yulieski Gourriel (cinco impulsadas en tres días), Yenier Bello y Orlando Acebey, indistintamente, fueron complementos de lujos en el ataque.

Fue autoritario el equipo del Yayabo. Hizo lo que debía. Aprovechó que los Guerreros dejaron sus armas —¿y sus almas?— en La Habana y los doblegó en cada salida.

Ahora solo tiene que ir juego a juego, pensando en sí mismo, porque la renta de 5-1 en el duelo particular contra Pinar del Río le garantizará el puesto en los play offs en caso de que empaten en victorias y derrotas con los vigentes campeones nacionales. 

Las Avispas cayeron 4x9 ante Granma, sellaron el sábado con empate a siete anotaciones un juego que finalmente perdieron, 7x10, y el domingo ganó 11x9.

No se agrietaron sus esperanzas entonces, porque su marca de 35-32 es solo dos escalones inferior al 38-31 de Granma, cuarto en la Liga Oriental. Y deben agradecerle sobremanera a Edilse Silva, que bateó un jonrón e impulsó tres carreras y completó un fin de semana bien productivo (dos jonrones, un doble, ocho impulsadas, tres anotaciones).

Mas lo importante de verdad es que recuperó a Rolando Meriño y Alexei Bell, sin los que Santiago de Cuba tiene poco que decir en el torneo. Aún les faltan Reutilio Hurtado, y también Luis Miguel Navas, que todavía es una pieza de valor para las Avispas.

Santiago cambió la perspectiva. Pasó de estar en la cima y postularse a candidato al título, a aferrarse a la supervivencia para superar la fase preliminar y no quedar fuera de la postemporada por segunda temporada a hilo. Y para conseguir este propósito, Meriño, Bell, Hurtado y Navas necesitan ponerse trajes de superhéroes por lo que resta de temporada.

Por lo pronto los dos, Sancti Spíritus y Santiago de Cuba, siguen en carrera. Los del DT Alcides Sánchez, porque no se dejaron rematar por los Alazanes, y los del DT Ruperto Zamora porque, al parecer, despertaron con el madero.

Aún son quintos de las ligas Occidental y Oriental, en ese orden, están fuera la postemporada en este minuto. Mas el camino aún les guarda metros para la resurrección. El pulso continúa. Es bueno que así sea.

Eso nos dejó el fin de semana, al margen del arribo a las 40 victorias de Ciego de Ávila, el regreso a la cima de Industriales, y que Las Tunas y Matanzas, las sorpresas del campeonato, están más cerca de los play offs que el campeón exponente, Pinar del Río.

Mientas no se alista en la agenda otra historia de equipo para rastrear, como ya viene sucediendo hace una semana, a partir de este martes, cuando comienzan nuevas subseries —y descansa Las Tunas— los rendimientos de Santiago de Cuba y Sancti Spíritus, sus luchas con los rivales directos camino a la postemporada, prometen ahuyentar los bostezos de las muchas jornadas que le restan a la competición.

Prometer no cuesta nada, otra cosa es cumplir. Veremos qué sucede.


Compartir

Rafael Arzuaga Junco


Deja tu comentario

Condición de protección de datos